fbpx

Daniella Álvarez aprendió a ser la Mujer Maravilla

Un ejemplo de fortaleza muy valioso en estos tiempos desafiantes
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Fotógrafo: Giorgio Del Vecchio, Asistente de Fotografía: Jack Barón, Maquillaje: Malejo Cangrejo, Asistente Maquillaje: Estefanía Ospina, Styling: Evelyn Montoya.

Como dice el adagio popular, “nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde”. Muchos vivimos nuestras vidas dando por hecho que lo que tenemos siempre se va a mantener sin cambio. Sin embargo, lo único predecible de la vida es que es impredecible y esto fue algo que a Daniella Álvarez, Señorita Colombia entre 2011 – 2012, se le grabaría a fuego en un año especialmente duro para ella. A la barranquillera de 32 años le habían encontrado una pequeña masa en su abdomen, y tuvo que someterse a una operación. Sin embargo, que esta malformación estuviera pegada a una aorta le generó una isquemia que la llevó a una amputación de su pie izquierdo. Más allá de la pérdida importante de un miembro del cuerpo, la presentadora, empresaria y modelo, sabía que este no era el final de su vida sino el comienzo de nuevas oportunidades con las que probaría su fuerza y ese positivismo inacabable que es la que la mantiene a flote.

“Mi familia fue la que me sacó del hueco”, confiesa sobre el recibimiento de la noticia que la impactó profundamente. En ese momento le mostró a todos su súper poder y empezó a apoyarse en el positivismo que aprendió en libros de autoayuda que leía desde pequeña; logró encontrar la fuerza para enfrentarse al nuevo reto que la vida le puso. “Ha sido súper difícil volver a aprender a hacer todo de nuevo, tengo la suerte de tener la mejor prótesis que hay, pero no hay nada como la rodilla humana”.

MODELO A SEGUIR: Daniella ha demostrado que es posible superar las adversidades cuando se tiene disciplina y determinación.

Este duro golpe no le impediría lograr sus objetivos, tampoco le ha impedido manejar o montar bicicleta. “Una Mujer Maravilla es la que puede con todo”, señala Daniella.

Su amputación le enseñó a valorar lo que tiene y lo que no puede hacer ahora. Pero también le ha hecho encontrar unas ganas infinitas de vivir y seguir adelante, una buena vibra que logra transmitir a cada persona con la que habla.

Tras el video en el que anunciaba su operación, por medio de sus redes sociales, podría pensarse que era una noticia devastadora para alguien que vive de su imagen y además es deportista. La realidad es que, si bien logró calar en su interior, este impacto no duró mucho. “La depresión me duró como tres horas, de ahí para adelante tuve la mejor actitud”, comenta, e insiste en la importancia de su familia y de las personas que la han acompañado en este proceso. No tiene un lazo de la verdad, un escudo o una espada, pero tiene a su gente, y vive armada con un positivismo que ni el mismo Superman podría tumbar.

Daniella encontró en Reebok un aliado inseparable que ha estado a su lado a través de este proceso. “Se han portado muy bien conmigo”, comenta. “Apenas salí de la operación me hicieron llegar botines de todos los colores”. El uso de este tipo de zapato se debe a que debe evitar una posible lesión en su pie derecho, pero más allá de un aliado ha complementado su estilo deportivo con una marca que ha plasmado su personalidad alegre y su gusto por hacer ejercicio. “Soy a la embajadora que más llaman, creo que tiene que ver con la energía”, comenta Álvarez describiendo el vínculo que la une con Reebok, una marca que hoy la acompaña cuando baila, hace ejercicio o comparte los mejores momentos de su vida en las redes sociales.

Ella demuestra que, aunque la pérdida fue dura, no fue el final de todo. Si bien una parte de ella se fue, la modelo barranquillera dice que esta situación le ha traído oportunidades que siempre quiso, como volver a la televisión. El futuro es prometedor mientras se mantiene con la cabeza en alto sorteando los problemas un día a la vez.

Ha tenido que volver a dar sus primeros pasos, acompañada por un equipo de fisioterapeutas y con una fuerza de voluntad que la mismísima Gal Gadot envidiaría. “Lo que más me ha enseñado todo esto es la resiliencia”. Su vida se ha convertido en una historia de superación, de ver la adversidad a la cara y caminar hacia ella sin titubear, con valentía y fuerza de voluntad, aprendiendo el valor de cada momento y de cada cosa que puede lograr. Su popularidad ha crecido de forma exponencial y así su mensaje se difunde con cada salida al público. Su visión optimista y esperanzadora la han convertido en un referente para todas las personas que pasan por situaciones difíciles de su vida y ven a Daniella Álvarez como una mujer ejemplar que logró convertir una situación adversa en una perspectiva diferente de la cual puede aprender.

Ella es hoy protagonista de una historia que inspira a millones de personas porque ha superado la adversidad para convertirse en un ejemplo de vida.

PASO A PASO: Reebok ha apoyado a Daniella desde el primer momento, encontrando en ella una influenciadora capaz de inspirar profundamente a sus seguidores, mostrándoles el camino para alcanzar sus metas a pesar de los desafíos que la vida nos impone.