fbpx

Highland Park, el verdadero orgullo vikingo

Este whisky tiene el carácter y el impacto necesario para darle justicia a su herencia
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Cortesía Highland Park

“Todos podemos ser vikingos”, dice el experto en whiskys Julio Oñate. Un vikingo no solamente era aquel nórdico que conquistaba tierras y superaba todas las adversidades de la naturaleza, un vikingo es una persona luchadora, dispuesta a afrontar cualquier reto y con la certeza de que por más difícil que sea, siempre saldrá vencedor. Ese mismo deseo de perseverancia fue el que hizo que Magnus Euson, uno de los descendientes modernos de los vikingos, fundara Highland Park en 1798 en las tormentosas Islas Orcadas, al norte de Escocia.

Así como los vikingos pasaban años enteros construyendo y tallando a mano sus embarcaciones, los maestros mezcladores de la destilería de Highland Park en Kirkwall, Escocia, trabajan día tras día utilizando sus conocimientos, disciplina y por supuesto la mejor técnica para entregar un Single Malt como ningún otro. Este Whisky tiene la particularidad de ser un trago ligeramente ahumado el cual normalmente se logra al secar los granos con el humo de un carbon vegetal escocés llamado turba. Pero resulta que las Islas Orcadas están situadas en un lugar donde los vientos del Océano Atlántico chocan con los del Mar Nórdico, provocando así ventiscas de más de 80 millas por hora en un día normal; causando que sea imposible que los árboles crezcan allí y por ende, la turba carece de madera y se resaltan las notas dulces y florales.

Highland Park se enorgullece de combinar la tenacidad humana y el espíritu vikingo en un Single Malt como ningún otro, y es así como Julio Oñate, embajador de la marca y dueño del restaurante Varadero, ha logrado crear una comunidad que gira en torno al whisky y que ha conglomerado a cientos de personas que comparten esa pasión por este trago.

Cuando la pandemia comenzó, todos los planes, vidas y negocios tuvieron que adaptarse para sobrevivir; Oñate tuvo que cerrar algunos de sus restaurantes pero eso no lo hizo quedarse con los brazos cruzados. “Tú sabes bastante de whiskys, y siempre que recibías a tu clientes en Varadero les hablabas de whisky, ¿por qué no aprovechamos nuestras redes sociales para abrir un espacio y poder comunicar el tema de este trago?”, le dijo Diana Posada a su esposo Julio Oñate durante la cuarentena. Y así fue cómo comenzó la Whiskypedia, un programa centrado en el tema del whisky y que todos los jueves se transmite en vivo a las ocho de la noche a través de la cuenta de Instagram del restaurante Varadero.

COMO NINGÚN OTRO: Su ubicación, las condiciones atmosféricas, y la fauna, son algunos de los factores que hacen que este whisky sea inigualable.

Julio Oñate lleva ese espíritu vikingo dentro de sí al haber sobrepasado las adversidades, entender los nuevos caminos y las nuevas tecnologías para tomar las riendas del asunto del whisky, y comunicarle a los conocedores y a los curiosos todos los aspectos que componen el gran universo de este destilado.

Highland Park es increíble de cualquier manera, seco, en las rocas, en un old fashion, y es perfecto para maridar con carnes y pescados; cuando uno se imagina el whisky perfecto, uno piensa en un trago con cuerpo y carácter pero con un estilo y elegancia que solo los mejores maestros mezcladores pueden otorgar. “Soy el reflejo de mis ancestros y sus valores; los mantengo cerca y continúo aprendiendo a transmitir estos valores a las nuevas generaciones. Mi nombre es todo lo que tengo, lo hago un legado de honor”, dice la leyenda en el costado de la botella de Highland Park, la cual pone en firme ese espíritu luchador y joven que tanto los caracteriza.