fbpx

La cocina que extrañamos

Estos son algunos restaurantes que nos esperan cuando pase el confinamiento
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Trattoria de la Plaza

La historia de André Tarditi podría ser adaptada sin ningún problema a uno de esos populares documentales de comida que están en plataformas digitales. Pasó de estar en la quiebra, a montar un restaurante en el Siete de Agosto (una zona que tradicionalmente es conocida por sus numerosos talleres automotrices), a tener los mejores platos italianos de Bogotá. Si se quiere señalar a alguien por los cambios positivos que ha tenido la zona, varios dedos apuntarían a este chef colombiano con sangre brasileña y de Italia.

Desde hace años toca hacer reserva o aguantarse una buena fila para comer en la Trattoria, un fenómeno que no es común en Bogotá. Muchos restaurantes tienen su cuarto de hora con las colas, pero el tiempo los lleva a la normalidad. Acá han pasado casi cuatro años y todavía tiene el éxito intacto. Ha llevado a que otras figuras de la cocina se animen a tener panaderías o centro de producción en la zona, pero el sitio italiano es el alma culinaria del Siete de Agosto.

Rústica D.C.

Un restaurante que explora la comida americana de manera distinta. Utilizando ingredientes de primera calidad con preparaciones tradicionales, Rústica lleva las hamburguesas al siguiente nivel. Ellos preparan sus salas, panes y carnes de manera casera, y algunos de los platos que se ofrecen en el menú tienen ingredientes poco convencionales, pero que le aportan muchísimo a la estructura de esta icónica preparación americana.

Un ejemplo perfecto es la aclamada hamburguesa Philadelphia, la cual lleva ese renombrado queso crema que le otorga suavidad y notas ácidas que maridan a la perfección con la tocineta, y una salsa BB hecha con Jack Daniel’s, que es dulce pero conserva ese sabor característica de este whisky estadounidense.

Canoa Taberna Japonesa

La cocina japonesa tiene una larguísima tradición que exige respeto, pero esto no quiere decir que no se pueda innovar o pasar por un proceso de experimentación. En este restaurante en la Zona G de Bogotá existe ese equilibrio, ese ikigai, que en Japón significa “la razón de ser”, un balance entre la pasión, la misión, la profesión y la vocación.

¿Y qué tiene que ver esto con la comida? Porque es con esa idea que se trabaja en Canoa, es con ese equilibrio mental y espiritual que se logra el mejor sushi. Sí, acá están los mejores rollos de la ciudad, no los busque más. Los sabores de este restaurante son una obra de arte para el paladar, una pincelada con la que las papilas gustativas no paran de sonreír.

La Hamburguesería

Un buen rock & roll y una estupenda hamburguesa, una combinación hecha por los dioses de la música y la cocina. Esa unión siempre ha caracterizado a La Hamburguesería, que en su carta ya tiene clásicos entre los amantes de esa comida, como la Jugosa Lucía o Era Gol de Yepes (¡qué le suban a las guitarras para no recordar ese trago amargo!).

Con más de 15 años armando los mejores pogos en nuestro paladar, las hamburguesas de acá ya son para ir a la fija. Es como escuchar Let It Bleed de los Stones, siempre es una buena idea; no importa cuántas Jugosas Lucías nos comamos, siempre nos va a dejar con la barriga contenta.

Salvaje

Hay muchos nombres que no van de la mano con lo que representan, pero el caso de Salvaje no es así. Este restaurante es una selva de sabores, fusiones y experiencias. Acá predomina la gastronomía japonesa, pero también se aventuran por las fusiones con la cocina europea, sin olvidarse de la preparación y la decoración, para deleitar todos los sentidos.

Acá hay preparaciones exóticas, como el asado de tira que se cocina a 100 grados durante 12 horas en una ahumadora o el tiradito de salmón trufado con vinagreta de Yuzu (cítrico japonés). Un lugar para que el paladar vuele por nuevos paisajes, en medio el corazón de una ciudad de cemento como Bogotá.

Tapería de la Plaza

Debido a las filas que se le armaban a Tarditi por el éxito de la Trattoria, decidió abrir en el primer piso un restaurante de tapas para que sus clientes picaran algo y se tomaran un vino mientras se desocupaba una mesa en el restaurante italiano. ¿Qué pasó? El fenómeno se repitió: éxito, reservas, colas en la calle. Casi que sin planearlo, el chef acabó con dos restaurantes de primer nivel en Bogotá.

La Tapería se enfoca en comida española, con unos vinos de primer nivel (entre los tres restaurantes que maneja, Tarditi puede tener la cava de vinos más grande de la ciudad) y platos como rabo de toro, patatas con morcilla y huevos estrellados.

Têt Taberna Vietnamita

Viajar, conocer y probar las diferentes gastronomías del mundo es uno de los mayores placeres que una persona puede experimentar. Hay ciertos restaurantes que se especializan en traer lo mejor de la cocina internacional a un costo mucho menor. Con esto en mente, ¿por qué no atreverse a explorar sabores completamente desconocidos? Têt Taberna Vietnamita es uno de los pioneros en el campo de la gastronomía vietnamita en el país, y cuenta con una carta que encantará hasta al más exigente.

 Têt nos trae lo mejor del país asiático con platos típicos de la región, que van desde la deliciosa sopa pho o de cangrejo, el pulpo crujiente y el calamar picante, hasta los exquisitos makis. No obstante, el chef jefe del restaurante quiso llevar ese sabor más allá y lo tropicalizó para que pudiéramos disfrutar aún más de la experiencia. Cuentan con platos de autor como el famoso cerdo al caramelo (se derrite en tu boca), los baos, las costillas de cerdo, entre otros. Son sabores que jamás habías imaginado, pero con un toque de casa que solo encontrarás en la Taberna Vietnamita.