fbpx

Los mejores planes para recibir el 2020 en Nueva York

La Gran Manzana siempre brilla en diciembre
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
La vista desde The Knickerbocker.

Si Nueva York es la ciudad que nunca duerme, en año nuevo se convierte en la ciudad que nunca para de festejar. Ya eso el mundo lo conoce con la icónica caída de la bola de Times Square, y es que los turistas que visitan la Gran Manzana para recibir el 2020 seguramente colmarán las avenidas (también legendarias) de la metrópolis. Pero ese gentío no es cómodo para todo el mundo. Hay quienes prefieren celebrar sin estar a unos cuantos grados bajo cero en medio de la calle. Estas son tres opciones para tres presupuestos diferentes.

La mejor fiesta es en el hotel The Knickerbocker, que tiene una vista directa a la bola de cristal desde St. Cloud Lounge, su terraza. Eso sí, hay que hacer una buena inversión para disfrutar de esta parranda rodeada de pólvora y champaña. Los paquetes comienzan en USD 1.000, y el skybox, la opción con la mejor vista, cuesta USD 125.000.

District M en The Row NYC.

Por otro lado (económico) está The Row NYC Hotel, que ofrece una gran rumba para recibir la nueva década. Se trata de un edificio histórico con casi un siglo sobre sus ladrillos que este año tendrá una fiesta a la que podrá asistir cualquier persona que esté en Nueva York. Con los USD 49 (aunque hay entradas VIP de USD 125 que incluyen vino y comida a la carta) puedes entrar al evento en el District M, el bar del hotel, que tendrá DJ, bebidas y una pantalla gigante en la que pasarán la caída de la bola.

En un plano intermedio se encuentra el hotel Westhouse New York en Midtown Manhattan. Esta es la mejor opción para los que prefieren estar en familia, con distintas habitaciones cuyo precio varía dependiendo de la vista hacia la bola de Times Square. Estos paquetes para año nuevo incluyen acceso a la terraza, donde habrá comida, bebidas y una vista envidiable.

En cualquiera de estos tres hoteles se puede ver la caída de la bola de cristal, y más allá de los precios, la energía y el recuerdo de recibir una nueva década en Nueva York quedará siempre en la memoria.

Terraza, champaña y año nuevo en Westhouse.