fbpx

Razones para creer

La cadena de comida rápida moderniza su emblemático restaurante del parque de la 93 y brinda un mensaje de esperanza al sector
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Colectivo A Tres Manos y Green Amarilla.

Cortesía McDonald’s

Héctor quería unos Air Jordan pero no tenía plata para comprarlos.  Eran inicios de los noventa y el número 23 de los Bulls desafiaba la gravedad para contagiar al mundo con la fiebre del basketball. A Bogotá había llegado McDonald’s, una multinacional que no pedía experiencia previa y buscaba trabajadores jóvenes, Héctor escuchó el consejo de su padre, se acercó, pasó un proceso de admisión y consiguió el trabajo a sus 14 años.

La historia tuvo un final feliz; logró comprar los tenis que soñaba y se quedó a trabajar por más de veinte años en la compañía. Hoy Héctor Orozco es el Director General para Colombia y tres países más del Caribe, y con toda la buena energía de una sonrisa honesta nos recuerda la importancia que da a esa política de la compañía de ofrecer una oportunidad al primer empleo; “Hace 25 años creyeron en mí, es algo que caracteriza a esta empresa y en lo que tenemos profunda convicción, en McDonald’s creemos en los jóvenes”.

A finales del 2020 los contagios no eran de entusiasmo deportivo, nos encontrábamos en medio de los meses más duros desatados por la pandemia del Coronavirus, los sectores de la ciudad dedicados a los restaurantes y emprendimientos gastronómicos cerraban, los locales de la calle 82 y el parque de la 93 se convirtieron en pueblos fantasmas. McDonald’s a su vez enfrentaba este y otros desafíos. Como un experimentado armador de baloncesto, Orozco decidió rápido, confió en su equipo y aprovechó el momento para hacer una jugada inesperada. Decidieron remodelar el emblemático restaurante de la calle 93, dieron inicio a un proceso que requería tumbar todo y empezar de cero. Esto fue percibido por muchas personas como una estocada fatal al sector. ¿Se va McDonald’s de Colombia? ¿Es el fin del parque de la 93 como lo conocemos?

Otra vez tendrían que moverse rápido. Observaron la estructura que cercaba la construcción y decidieron que esto debía transmitir la esperanza que ellos sentían ante un proyecto que acercaría al sector al futuro de los restaurantes de comida rápida.

Mateo Ramírez, Héctor Orozco, Xiomara Wilches y Héctor David Torres. Cortesía MDdonald’s

Acudieron al colectivo A Tres Manos, un parche de grafitero, quienes en asocio con la artista visual Green Amarilla, indagaron en la historia de este lugar, propusieron colores y formas. El resultado fue “Razones para creer”, un mural en el que los jóvenes artistas plasmaron seis historias que les pareció importante transmitir.

“El mural muestra la experiencia de un joven desde que entra a trabajar con McDonald’s hasta cuando cumple su sueño de graduarse o llegar a otro nivel en la misma empresa.”, cuenta Mugre Diamante, integrante del colectivo A tres manos.

En la imagen de colores vibrantes vemos seis historias. Se trata de la apuesta por el primer empleo formal, la de una empresa que cree en los proveedores locales y una facción que mira hacia el futuro, el cuidado del medio ambiente, así como los adelantos tecnológicos y la sostenibilidad considerados en el desarrollo del proyecto del nuevo restaurante del parque de la 93.

En una mañana tranquila nos encontramos para la presentación oficial del primer mural de arte urbano del parque de la 93, Orozco saluda a Ceroker, Deimos, Mugre Diamante y los demás artistas con familiaridad. Chocan los codos mientras ven el resultado, nos cuentan y nos muestran fotos del proceso de pintado que tomó varios días; en algunas fotos identificamos a Héctor, con overol y tapabocas. “Un día llego a saludar, a ver cómo íbamos y se quedó pintando con nosotros, le dije ahí le tenemos overol y se lo puso”, asegura uno de los integrantes del colectivo.

Cortesía McDonald’s

Héctor trabajó en este punto en algún momento de su carrera y comprende la importancia cultural que tiene, ya que era un sitio en el que se reunían artistas, frecuentemente se prestaba para eventos musicales y era el punto de encuentro de los fans de emisoras o clubs de seguidores. A futuro espera mantener ese perfil.

Durante la presentación, Héctor enfatiza en el aporte de tres crew -como llaman a los empleados de los restaurantes- que ayudaron con el diseño y la pintada, tras un concurso interno en el que fueron  seleccionados para mostrar su talento. “Ellos son una muestra de esa posibilidad de trabajar y estudiar que brinda la compañía” comenta Orozco. 

Consecuentes con la idea de convertir esa esquina en un punto para mirar hacia el futuro McDonald’s, los artistas apostaron por incluir mensajes interactivos que la gente podría leer en sus celulares. A través de una app las personas pueden acceder a contenidos de realidad aumentada que complementan la experiencia de esta apuesta por la esperanza. El mural en cuanto fue develado se convirtió en un punto al cual acercarse, donde muchos se detienen para tomarse una selfie, y desde ese momento se ha convertido en un punto desde el cual fluye buena energía en el corazón de Bogotá. 

El nuevo y moderno restaurante abrirá sus puertas en la primera mitad del 2021. Tendrá tecnología de avanzada como kioscos digitales para ordenar, servicio a la mesa, ascensores y barras transportadoras de comida para llegar rápidamente a todos los pisos del local. También este será uno de los restaurantes insignia en sostenibilidad ambiental, con uso eficiente de energía y agua, además de un modelo de economía circular para los residuos. “Y junto a estos jóvenes hicimos el primer mural artístico en el Parque de la 93”, agrega Orozco sonriendo orgulloso.