fbpx

The Glenrothes, el whisky hecho arte

Complejidad, balance y cuerpo detrás de una sola etiqueta
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

“Cada botella de whisky es un lienzo en blanco”, dice Syohou Marume, experto en whiskys y embajador de la marca, quien recalca que el arte y el whisky van de la mano. “Las pasiones, el conocimiento y la experiencia son las características que hacen que cada una de las botellas sean excepcionales”.

The Glenrothes es un trago de una sola malta, elaborado por los mejores maestros de Escocia a través de un proceso de destilado especial, donde al reducirse la temperatura de las calderas durante la destilación se obtienen notas frutales y una cremosidad única que se combinan con el carácter y el cuerpo de este trago. “Al reducirse la temperatura, necesitaremos más tiempo, esto hace que hayan menos botellas y se vuelva más exclusivo pero con una gran calidad”, añade Marume. 

Laura Rampling es la nueva maestra mezcladora de The Glenrothes, la artista detrás de las botellas, y quien tiene más de 18 años de experiencia y es la segunda mujer que ha llevado las riendas de la destilería Glenrothes. 

“Para mí el mundo de los whiskys es un universo que nunca vamos a acabar de descubrir porque siempre va a haber un artista nuevo con ambiciones y cualidades diferentes”, cuenta Marume. “Es por eso que debemos tener curiosidad, si nos mantenemos curiosos vamos a poder descubrir nuevas botellas, nuevos procesos y eso es lo que hace que este mundo siga creciendo cada día más”.