El inigualable glamour del Red Room

Elegancia, comodidad y calidad coctelera en un solo lugar. Si no sabe dónde tomarse un trago exquisito y conversar mientras escucha blues y jazz, el Red Room es la solución

POR ROLLING STONE | 17 Oct de 2018


Por ahí dicen que los pequeños detalles enamoran y marcan la diferencia. Red Room es un gran ejemplo. ¿Por dónde empezar? ¿Los finos muebles, la comodidad, el espacio de lujo, los grandes espejos, la impecable barra o la calidad de sus cocteles?

Comencemos diciendo que la elegancia, el atractivo y la sutil clandestinidad de este bar lo hacen único. El Red Room está ubicado en el barrio Quinta Camacho de Bogotá y tiene un estilo europeo muy marcado. No tiene nombre en la entrada –al mejor estilo de los speakeasy de Nueva York– pero desde su lobby hasta su altillo son perfectamente reconocibles.

Cortesía prensa Red Room
Cortesía prensa Red Room


Cada piso tiene una temática particular. El primero, con una vitrina de licores de lujo, lámparas de bronce y una barra negra con sillas rojas, es ideal para la preparación de cocteles de gran formato para grupos que quieren compartir su bebida.

En términos generales, está dedicado a la mixología, el arte de mezclar bebidas (y una manera más refinada de llamar la labor del bartender). El segundo, con un piano de cola en la mitad y papel de colgadura importado y detallado, se especializa en el whisky y la música. Es el piso ideal para ver grupos de jazz y blues en vivo, tomar un coctel de la casa y hablar con su pareja. Finalmente, el altillo, la sección más elegante del Red Room, se enfoca en las cavas, el caviar y el champagne. Hay cuartos privados que se pueden reservar sin ningún costo, con sofás en cuero y decoración aún más sofisticada (piezas de arte y un cuadro de Winston Churchill incluido), y su decoración deja de ser roja y le da espacio a colores más oscuros. Es obvio… parece la descripción de un palacio, pero así es el Red Room.

Cortesía prensa Red Room
Cortesía prensa Red Room


Luis de Mattos, empresario portugués y fundador del Red Room, nunca había visto algo así en los 30 años que ha vivido en Colombia y por eso decidió incursionar en el mercado. Y tenía razón, es único. Su imaginación y creatividad explotaron en un viaje en California, donde fue a la casa de un amigo. Además de tener un terreno extenso de viñedos, la casa también tenía un pequeño bar al que su amigo llamaba “Red Room”. Rojo, muy detallado, el espacio perfecto para disfrutar de un buen licor; de ahí salió la idea. “El rojo inspira amor, vida, pasión… es una combinación de espacio, lujo y comodidad”, comenta De Mattos.

Cabe resaltar que Red Room no solo tiene una decoración excepcional. También es de primera calidad en cuanto a lo que se especializa y el factor clave de su negocio: el trago. Todos los cocteles de la carta son creados exclusivamente por el bar. “Un buen coctel debe tener los mejores ingredientes. Para nosotros es vital la calidad del ron, el whisky o cualquier otro trago”, asegura De Mattos. “En muchos países hay ‘coctelería barata’. Hacen cocteles de materia prima supremamente baja”. Para Hernán Briceño, uno de los mixólogos del Red Room y ganador del primer torneo en Colombia de Pisco Lab, además de los ingredientes, es importante la combinación y la creación. “Nace de un proceso de cómo se combinan, se relacionan y se equilibran los ingredientes. Es todo un proceso, desde sus componentes hasta quién lo elabora”.

Cortesía prensa Red Room
Cortesía prensa Red Room


Briceño nos recomendó tres cocteles (uno por piso) que son imperdibles si quiere disfrutar al máximo su visita en el Red Room. En el primero la variedad de ginebras es muy vasta y el Perfume del Cerro se lo demostrará; en el segundo, como la especialidad es el whisky, sugiere el Red Room, el trago de la casa que viene “ahumado en una caja”; y en el tercero un Room Royal, en el que sirven el trago “dentro de un hielo hueco y lo completamos con cava”. Y claro, la comida no puede faltar; hay una variedad de tapas hechas exclusivamente para maridar los tragos.

Red Room es el lugar perfecto para celebrar cualquier ocasión especial: un cumpleaños con sus amigos, el aniversario de matrimonio o el Día del Padre. Usted puede hablar con comodidad mientras es atendido de manera cordial por los meseros (que pueden preparar su trago con un carrito que llevan hasta su mesa) y ve un cuarteto de jazz que nunca decepciona. La discreción y el glamour del Red Room encantan a cualquiera.

TAPAS PARA MARIDAR Todos los cocteles del Red Room se pueden acompañar con tapas españo- las. Tomar, comer y escuchar jazz. Cortesía prensa Red Room
TAPAS PARA MARIDAR Todos los cocteles del Red Room se pueden acompañar con tapas españo- las. Tomar, comer y escuchar jazz. Cortesía prensa Red Room


Deja tu opinión sobre el articulo: