Ford no se detiene

La poderosa marca norteamericana, con más de un siglo de historia, mantiene viva su esencia

POR ROLLING STONE | 07 Dec de 2018


Detroit, en Michigan, ha sido tradicionalmente una ciudad vinculada a la industria automotriz. Esto se debe en gran medida a que en Dearborn, uno de sus suburbios, Henry Ford se unió a 11 socios y fundó con 28.000 dólares la que puede ser una de las compañías más importantes del mundo.

Sus líneas de producción (con más eficiencia y menores costos) permitieron que se masificara la industria, y que los automóviles llegaran al gran público por primera vez. Esto fue posible inicialmente con el Ford T (1908), un vehículo que Ford concibió “para el pueblo”. Se ha dicho que en aquel entonces llegó a vender más de 15 millones de unidades, una cifra sorprendente para la primera década del siglo XX. Ford no inventó el automóvil, pero supo llevarlo a las masas.

Cortesía de Ford
Cortesía de Ford


A partir de ese momento, la compañía no ha parado de crecer, consolidándose como una de las marcas más sólidas e innovadoras del mercado con modelos definitivos como la Ford F150, la pickup más vendida en Estados Unidos; el pequeño y económico Ford Fiesta, creado para responder a la crisis del petróleo de finales de los 70; el Thunderbird, un convertible que ha dejado huella en miles de historias, películas y canciones que tienen la carretera como protagonista; la poderosa Ford Bronco, una de las mejores todoterreno de la historia, sinónimo de fuerza y aventura; y el Crown Victoria, que se hizo visible como una de las mejores opciones para taxis y vehículos policiales en los Estados Unidos.

No podemos hablar de Ford sin referirnos al Mustang, probablemente su ícono más sobresaliente por tratarse de un auto deportivo al alcance del público, capaz de meterse en el corazón de la cultura popular por más de medio siglo. En Colombia, el nuevo Mustang GT Premium es una leyenda que continúa haciendo historia, y junto a vehículos como la EcoSport o la F-150, domina nuestras carreteras y ciudades a través de la tecnología de sus motores EcoBoost, que garantizan más potencia, menor consumo de combustibles y menores emisiones.

Crostesía de Ford
Crostesía de Ford


En el pasado Salón del Automóvil, Ford fue protagonista gracias a la presencia del Ford GT, la Edge ST, la nueva Ford Expedition, la Escape Titanium, y la Ranger en versiones Limited y XLS Diesel. Todos estos como perfectos ejemplos de la esencia Ford, que asume la sostenibilidad como parte fundamental de su trabajo, y va más allá de la reducción de las emisiones de CO2. Tiene que ver también con el uso adecuado del agua en sus plantas de manufactura, el uso de materiales reciclados y los derechos de los trabajadores, aspectos muy sensibles en tiempos que nos exigen una conciencia cada vez mayor frente a la forma en que nos movemos por el mundo.


Deja tu opinión sobre el articulo: