Pollo Casual, vegano y fotogénico

Ir a un asadero de pollos no tiene mayor trascendencia, pero El Regio reinventó esa experiencia para comer pollo con todas las de la ley

POR ROLLING STONE | 20 May de 2019


Toda familia colombiana que se respete ha almorzado más de una vez pollo de asadero en fin de semana. Es una alternativa que, además de estar muy arraigada a nuestra cultura, tiene muchas presentaciones; asado, frito, broaster, rostizado. Y el formato de asaderos que encontramos acá suele seguir la misma línea de presentación, producto y servicio al cliente, pues algo tan rico y tradicional, ¿qué cambio necesitaría? Hablar de pollo no es usual, pocas veces hay una propuesta lo suficientemente innovadora como para llamar nuestra atención.

Pero una pareja muy particular notó esto, se puso en la tarea de pensar cómo “vivir una mejor experiencia” y logró mejorar cada aspecto de algo tan simple como ir a comer pollo. Y esa atención al detalle es lo que hace de El Regio, Pollo Casual uno de los mejores lugares para comer pollo en Bogotá e inmortalizar ese momento con una foto en Instagram. ¿Pollo en Instagram? Difícil de creer antes, pero ahora nada raro gracias a un pollo muy casual.

Cortesía El Regio
Cortesía El Regio

Con una historia tan curiosa como su nombre, la idea de El Regio nació por el deseo de crear toda una experiencia alrededor de comer pollo y de “que este no fuera radioactivo, que tuviera mucho sabor pero que fuera saludable, jugoso y no seco”. Y que también fuera algo muy bogotano, pero de manera sutil. Al entrar uno se encuentra con un lugar amplio y abierto, tan lleno de luz como de frases locales (“Ahueque el ala que se le enfría”. “¿Quién pidió pollo?”), y con ese toque cálido y familiar que te hace sentir en casa. Paola Quinn junto a su esposo, Izhak Kempowsky, nos cuentan que su locación se debe a que ahí, en la zona de Quinta Camacho y Rosales, fueron los primeros asentamientos de la gente que venía de Londres, y a quienes los cachacos de la época imitaron con la camisa, el chaleco y la corbata (el protagonista de la marca también porta esas prendas en su logo). Por ese entonces también comenzaron a usar “regio”, un adjetivo muy bogotano y que este lugar aplica en todo sentido.

Cortesía El Regio
Cortesía El Regio

No es una idea traída de EE.UU., y no es la receta ultra secreta de alguna abuela, son simplemente “los sabores de toda la vida, mucho más chéveres y para compartir de manera casual”. En las palabras de Izhak: “No hay necesidad de usar ingredientes bajados de la Luna y tratar de volver el pollo pretencioso; se trata de aceptar lo que es y hacer lo mejor posible de toda la experiencia que queremos dar a las personas”.

Cortesía El Regio
Cortesía El Regio

Pero ya hablemos de comida: la carta cuenta con un pollo marinado en especias naturales sin preservantes, colorantes ni hormonas (no tienen congelador, renuevan sus ingredientes a diario para mayor frescura y calidad), que es rostizado al horno y sale tan jugoso que parece imposible que no haya pasado por aceite; la ñapa, que es una ensalada de aguacate hass con semillas de chía y guatila; y los infaltables: puré de plátano con bocadillo y queso campesino, pega de arroz y papa criolla. Todo ese sabor delicioso y tradicional que conocemos, ¡sin una gota de aceite! También tienen refajo de Heineken con Colombiana que encanta a los mayores y una limonada de panela bien fría que enamora a los más pequeños. ¡Y no olvidaron a los vegetarianos/veganos! Tienen una ensalada regia que cuenta con espinaca, lenteja pardina, arándanos, semillas de girasol tostadas, cilantro, albahaca y el vinagre de la casa. Una comida completa, rica y saludable para todos los miembros de la familia y sus gustos individuales.

Cortesía El Regio
Cortesía El Regio

Sin importar si pides un wrap de pollo, un Pite (1/4), Miti Miti (1/2) o un Jurgo (un pollo completo), puedes personalizar aún más los sabores con el “dipping time”; pesto de albahaca, ají casero, chipotle y/o soya panela. Con la mano, guantes o cubiertos, es un pollo que no se tenía antes y agradecemos que llegaran a este, después de 100 que probaron. Con El Regio en el radar, podemos decir con confianza: ¡Ala, qué pollo tan rico, chirriado e instagrameable!


Deja tu opinión sobre el articulo: