fbpx

10 canciones esenciales de AC/DC

Las leyendas autralianas han dejado clásicos a punta de riffs inolvidable
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
En honor a los 40 años de Back in Black, revisamos las grandes canciones de AC/DC.

Michael Ochs Archives, Getty Images.

Los riffs demoledores y un particular uniforme de colegio, son apenas unos cuantos elementos que han hecho de AC/DC una de las bandas de rock más icónicas de los últimos 45 años. Highway to Hell y You Shook Me All Night Long son unos clásicos, y su álbum de 1980, Back in Black, sería el más vendido de todos los tiempos si Thriller no existiera.

La autenticidad siempre ha sido el secreto detrás de su éxito. Cuando saltaron a la fama a mediados de los 70, su primer líder, Bon Scott, cantó sobre la santísima trinidad de la banda: sexo, bebida y rock & roll. Y después de su muerte, ya con Brian Johnson, la siguieron venerando. “Nos han acusado de hacer el mismo álbum 12 veces. Lo cierto es que hemos hecho el mismo disco 15 veces”, dijo el guitarrista Angus Young en alguna ocasión.

Las mejores canciones de AC/DC están atestadas de riffs estridentes y expresiones ofensivas. En conmemoración del aniversario número 40 de Back in Black, revisamos 10 de sus mejores temas. 

It’s a Long Way to the Top (If You Wanna Rock ‘n’ Roll), 1975

Todo el mundo ha sacado un cover de este corte, desde Lemmy Kilmister y Jack Black, hasta Lucinda Williams. Pero la primera canción en el primer disco de AC/DC que fue publicado en Estados Unidos siempre será de Bon Scott. De hecho, Brian Johnson no quiso cantarla por más de 25 años porque le parecía una falta de respeto hacia su predecesor. Más allá del riff rockero, It’s a Long Way to the Top es una aplanadora de Scott con letras ingeniosas sobre el estilo de vida del rock & roll, una entrega inmejorable en la voz y hasta un solo de gaita. “Bon en realidad tocaba flauta, no gaita”, admitió alguna vez Malcolm Young.

T.N.T., 1975

La canción que le entrega el título al segundo álbum de los australianos es una muestra de la esencia de AC/DC: un riff fuertísimo de tres acordes, mientras Bon Scott pinta un retrato de un villano sucio y malvado con gusto por los explosivos. Cuando el productor George Young escuchó a Angus cantando “¡Oi! ¡Oi!” en el estudio mientras sonaba el tema, le sugirió añadir esa voz. “Nunca he sido el mejor cantante”, admitió el guitarrista en el libro AC/DC: Maximum Rock & Roll.

Dirty Deeds Done Dirt Cheap, 1976

Aunque Bon Scott ofrece un servicio violento en el tema que titula el tercer disco de AC/DC, esta canción comenzó como un homenaje a la serie de televisión infantil Beany and Cecil. “Eran unas caricaturas que veía cuando pequeño. Había un personaje que se llamaba Dishonest John, que cargaba una tarjeta en la que decía ‘Dirty Deeds Done Dirt Cheap – Special Rates, Holidays’”, recordó Angus Young en una entrevista con Guitar World en 2009.

Let There Be Rock, 1977

AC/DC sabe titular sus discos con temas repletos de hard rock. Esta vez, para su cuarto álbum, eligieron una canción que funciona como una declaración: Bon Scott habla del rock & roll como un regalo del cielo, mientras el resto del grupo pierde el control a punta de riffs de blues y ritmos entregados por Dios. Son seis minutos de una montaña rusa rockera al mejor estilo de la banda australiana que se agiganta en vivo, con solos de Angus Young de hasta 10 minutos. En el estudio también se vivió esa intensidad: un amplificador explotó mientras grababan el corte.

Whole Lotta Rosie, 1977

Una canción que nació por un encuentro entre Bon Scott y lo que él llamó “un demonio de Tasmania”, una groupie australiana llamada Rosie. “Era demasiado grande como para decirle que no. Tuve que sucumbir. Tuve que hacerlo. Dios mío. Ojalá no lo hubiera hecho”, confesó alguna vez. La banda había estado jugando con un tema titulado Dirty Eyes, pero después de conocer a Rosie, Scott le metió su propia letra. En el plano musical, Malcolm Young declaró que estaban buscando “algo parecido a Little Richard, la sensación de ese bueno rock viejo”.

Highway to Hell, 1979

Con su letra que le habla a Satanás y su blasfemia incorregible, la canción que titula el sexto álbum de estudio de AC/DC (con un Angus Young que aparece con cuernos en la portada), ofendió a los policías de la moral en todo el mundo a pesar de que este himno en realidad hace referencia a lo que se vive en el autobús de una gira. “Cuando estás durmiendo con las medias del vocalista a cinco centímetros de tu nariz, eso es muy cercano al infierno”, le dijo Angus a Guitar World en 1993. Tristemente, el primer éxito de la banda también sería el epitafio para Bon Scott, quien falleció dos meses después de que la canción alcanzara el puesto 47 en la lista de sencillos de Billboard

If You Want Blood (You’ve Got It), 1979

Tal como AC/DC lo comprobó en High Voltage, si tienes un gran título para un álbum, ¿por qué no convertirlo en canción? El tema If You Want Blood (You’ve Got It) apareció en Highway to Hell un año después de que sirviera como nombre para el primer disco en vivo de los australianos. “El título viene de un concierto que dimos en Estados Unidos, en el festival Day on the Green, al que asistieron 80 mil personas. Llegamos a las 10:30 de la mañana y la mayoría de nosotros no habíamos dormido. Este hombre del equipo de grabación nos preguntó a Bon y a mí qué tipo de presentación iba a ser, y Bon dijo,‘¿Recuerdas cuando los cristianos eran lanzados a los leones? Bueno, nosotros somos los cristianos’. Luego yo le contesté, ‘Si quieren sangre, se la daremos’”, recordó Angus Young alguna vez. La canción cumplió con las promesas de ambos músicos con un potente riff de Angus, un ritmo movido y Scott cantando “Feeling like a Christian locked in a cage, thrown to the lions” [Sintiéndose como un cristiano encerrado en una jaula, lanzado a los leones].

Touch Too Much, 1979

Axl Rose ha dicho que Touch Too Much es su canción favorita de AC/DC, y es fácil entender por qué: entre sus sensuales versos, coros explosivos, el solo de guitarra de Angus Young y Bon Scott cantando sobre una noche de romance con una mujer que tenía “el cuerpo de Venus… con brazos”, este tema de Highway to Hell cumple con todas las expectativas. Extrañamente, aparte de una presentación con playback en el programa británico Top of the Pops¸ dos semanas antes de la muerte de Bon, la banda nunca la tocó en vivo hasta que Axl se les unió para su gira en 2016.

You Shook Me All Night Long, 1980

De acuerdo con Brian Johnson, AC/DC se encontraba grabando Back in Black en las Bahamas cuando vio un par de bellas mujeres estadounidenses en televisión. “¡Siempre quise cogerme a una! Se veían tan fabulosas. Todo apuntaba hacia ellas”, dijo el vocalista. Eso lo inspiró a escribir una de las letras más memorables de la banda, incluyendo “Knocking me out with those American thighs” [Noqueándome con sus muslos estadounidenses] y, “She told me to come, but I was already there.” [Me dijo que me viniera, pero yo ya lo había hecho]. Algunos conspiradores de AC/DC han especulado que algunas de esas líneas provienen de los cuadernos de Bon Scott. Sea cual sea la verdad, la canción fue el primer sencillo de Back in Black y quizás sea la canción más conocida de los australianos hasta el día de hoy.

Hells Bells, 1980

Lanzado cinco meses después de la muerte de Bon Scott, Back in Black contiene dos evidentes referencias al fallecido líder: la portada completamente negra y la serie de campanazos que abren la primera canción del disco. Este sonido eventualmente se fusiona con la icónica introducción de guitarra de Angus Young, y resultar ser al mismo tiempo un mal presagio y un lamento. Brian Johnson solía balancearse en una cuerda por el escenario mientras la campana de AC/DC resonaba por todo el recinto y el público se volvía loco. En cuanto al verso inicial, “I’m a rolling thunder/Pouring rain” [Soy un trueno/Lluvia intensa], Johnson mencionó que durante las sesiones de grabación en las Bahamas, “El clima era una mierda y hubo un rayo que atravesó el cielo, y [el productor] Mutt [Lange] vino y me dijo, ‘Brian, tengo una idea para ti…’”.

Previous
Next