fbpx

50 años de canciones

La banda sonora de un país en crisis permanente se ha construido a base de punk, metal, vallenato, fusiones y mucho rock & roll. Un panel compuesto por 30 músicos, gestores, productores y periodistas, votó en 2013 para escoger 50 de las más grandes canciones colombianas desde la perspectiva de ROLLING STONE.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Cortesía Andrea Echeverri/Archivo Aterciopelados; Cotesía Kraken/Rafael Piñeros

1.Bolero falaz / Aterciopelados

Compositores: Héctor Buitrago, Andrea Echeverri

Productor: Federico López

Editada: 1995, BMG/Ariola/Culebra

La década de los 90, MTV Latino se convirtió en una vitrina para bandas como Los Fabulosos Cadillacs, Café Tacuba, Fobia, Caifanes o Los Tres. Era un espacio novedoso en el que estos artistas mostraban con orgullo la cultura popular, la idiosincrasia de sus países; fue el lugar perfecto para que Aterciopelados se consolidara como representante colombiano ante el mundo.

Sin embargo, este canal de televisión, fue solo uno de los múltiples factores que pudieron incidir en el éxito de Bolero falaz: Colombia vivía un momento muy especial, marcado por una Constitución que la definía como una nación pluriétnica y multicultural. Era un país que se repensaba a sí mismo y, a pesar de sus pesares, se veía representado por la Selección Colombia, Carlos Vives o la película La estrategia del caracol. Esa euforia se vivía después deuna época marcada por el narcoterrorismo, que acabó con los eventos masivos y atomizó la vida nocturna en montones de bares que vieron nacer a una generación de bandas que participaría en el nacimiento de Rock al Parque.

Iván Benavides (músico, compositor y productor) ha dicho lo siguiente sobre esta canción: “Bolero falaz le da la cédula de ciudadanía al rock colombiano, porque tiene un sonido distintivo. Es una canción que no se hubiera podido hacer en Argentina, en Brasil, en México o en Estados Unidos. Tiene un sonido incuestionablemente colombiano porque Colombia es un país nacido de la mezcla de culturas, etnias y geografías. Esa mezcla se expresa muy bien en esta canción, un bolero rockero con una actitud fantástica que puso el rock colombiano en el mapa internacional. Lo que hicieron Andrea y Héctor es un retemazo, es todo un manifiesto estético, es una canción a la que le debemos mucho”.


Iván Benavides dijo: “Bolero falaz le da la cédula de ciudadanía al rock colombiano, porque tiene un sonido distintivo”.


Asimismo, el periodista y escritor Andrés Ospina sostiene con vehemencia las razones por las cuales esta canción partió en dos la historia del rock en Colombia: “Por ser, casi con seguridad, la pieza de rock hecho en Colombia más popular en el resto del mundo. Por haber apuntalado nuestros sonidos hasta escenarios que hasta ese momento -por la mala suerte y las decisiones erráticas- le estuvieron vedados. Por tratarse de una de las obras del que hasta la fecha ha sido el proyecto más sostenible en su género, en un mar de experiencias no muy afortunadas. Por haber visibilizado una naciente escena, antes enclavada en el subsuelo de una Bogotá que quería hablarle al mundo, Bolero falaz es, con el beneficio de la subjetividad, la más relevante de las piezas de rock confeccionadas en territorio capitalino”.

Incluida en El Dorado, el disco que le siguió al sorpresivo debut Con el corazón en la mano, Bolero falaz, continúa Ospina, “(…) se inspiró en los conflictos vividos por Héctor Buitrago y Andrea Echeverri al término de su vida como pareja, como una especie de caricatura creada a partir de los tradicionales esquemas de la música romántica. Su videoclip, una de las últimas oportunidades de contemplar el aterrador aspecto de esa vía espinosa y gris llamada ‘Troncal de la Caracas’, fue éxito instantáneo en el recién inaugurado canal MTV Latino”.

Aparece en: El Dorado

2.¡Ay qué dolor! / La Derecha

Compositores: Mario Duarte y Carlos Olarte

Productor: Richard Blair

Editada: 1994, BMG/Culebra

Nacida en 1992, en los convulsionados pasillos de la Universidad Nacional, La Derecha, después de llamarse La Secta y La Rata Poética, decidió bautizarse con un nombre sarcástico que, más allá de filiaciones políticas y filosóficas fue su forma de reacción ante ciertos moldes de protesta radicales y, de la misma manera, su resistencia ante las maneras abigarradas de una sociedad conservadora como la colombiana. Al lado de bandas legendarias como 1280 Almas, Aterciopelados, Catedral, Marlohábil y Ciegossordomudos, entre muchas otras, La Derecha se abrió camino en un circuito que, a pesar de su evidente carácter subterráneo, logró visibilidad en los medios masivos y tuvo su explosión definitiva en 1995 con la realización de la primera edición de Rock al Parque, un festival sin precedentes gestionado en parte por Mario Duarte, el carismático cantante de esta banda que, asimismo, fue protagonista indiscutible en las tres versiones preliminares de este evento.

Con mucho humor y desparpajo, La Derecha se coló en la compilación Nuestro rock y produjeron junto a Richard Blair La Derecha, un disco donde apareció ¡Ay, qué dolor!, un lamento amoroso que entre líneas apuntaba más bien a la frustrante idea tercermundista de que el futuro se encontraba afuera, en este caso, en Nueva York. Hit indiscutible del underground bogotano, ¡Ay, qué dolor! inicia con un piano salsero, se desarrolla en clave funk (muy en la onda del Santana de los 60) y culmina con un riff pegajoso que ocasionó algunos de los pogos más agrestes, accidentados y felices entre los adolescentes capitalinos.

Aparece en: La Derecha

3.Soledad criminal / 1280 almas

Compositores: 1280 Almas

Productor: Ricardo Rodríguez

Editada: 1993, Hormigaloca

Mientras las corrientes masivas de la radio convencional eran seducidas por el romanticismo de Alejandro Sanz y Eros Ramazzotti, el underground bogotano se estremecía con fuerza desmedida y daba origen a manifestaciones que, dos décadas más tarde, siguen grabadas en la memoria de la ciudad. A través de esta sencilla canción punk, con una estructura básica de estrofas, estribillo y puente, 1280 Almas engendró uno de los grandes himnos del rock bogotano surgido en la primera mitad de los años 90.

La batería de Pablo Kalmanovitz y el bajo de Juan Carlos Rojas establecen las bases para que la guitarra de Hernando Sierra lance una amenaza brutal. Entonces entra la voz de Fernando del Castillo con un rosario de ironías, reproches y lamentos que miles de rockeros en toda Colombia han cantado hasta la disfonía. Del Castillo canta como un boxeador que se prepara para lanzar golpes implacables en un estribillo salvaje.

Soledad criminal no da espacio para hablar de virtuosismos o filigranas; es cruda, áspera y gris, como un andén de la Carrera Décima de Bogotá.

Este tema condena algunas de nuestras hipocrecías y refleja con enorme crudeza el desasosiego que atravesaba el país en esa época. Una intranquilidad que se transforma sin la intención de desaparecer. Los años previos al lanzamiento de Háblame de horror (Hormigaloca) estuvieron marcados por las bombas del Cartel de Medellín, el asesinato de policías, periodistas y candidatos presidenciales, la fuga de La Catedral, y un racionamiento eléctrico que llenó los andenes de generadores que funcionaban con gasolina. Un apagón que parecía una metáfora de la oscuridad que se respiraba. “Nunca pensamos que esa canción tuviera tanto eco durante el tiempo, y es triste aún que una letra como esa siga siendo representativa de nuestra realidad”, dice Juan Carlos Rojas.

La letra de Soledad criminal nos recuerda una escena rockera que se refugiaba en pequeños bares que poblaron la ciudad y dieron albergue a bandas como Las Almas, que se consolidaron como banda de culto al tocar por todos lados construyendo un público devoto; una lección que aún parecen ignorar algunos músicos colombianos. Nos habla también sobre lo que se podía vivir fuera de esos establecimientos nocturnos; angustia, paranoia y pesimismo.

Aparece en: Háblame de Horror

4.Vive tu vida / La pestilencia

Compositores: Dilson Díaz, Héctor Buitrago

Productores: La Pestilencia

Editada: 1988, Independiente

Mà s que una canción, Vive tu vida es el más radical manifiesto de una generación atemporal que busca alejarse de los convencionalismos que el colectivo pretende imponer a toda costa. Es una arenga en contra de las instituciones tradicionales, un golpe bajo a los sueños de tener “casa, carro y beca”. Con una crudeza y honestidad a prueba de balas, este es un canto a la individualidad, a las luchas particulares, y hace parte de un grupo de canciones que la banda estructuró entre los años de 1986 y 1988. Con este tema, La Pestilencia aportó significativamente en la definición de una identidad para el punk colombiano, contribuyendo a “unir como pocas veces las escenas under de Medellín y Bogotá”, según el curador e historiador Felipe Arias Escobar.


Más que una canción, Vive tu vida es el más radical manifiesto de una generación


A partir de una idea sugerida por Héctor Buitrago, bajista y fundador de la banda, el grupo empezó a hacer aportes a lo largo de una serie de ensayos que tuvieron lugar en la casa del barrio Alcázares donde vivía el guitarrista Francisco Nieto, quien pocos años después pasaría a formar parte de La Derecha. Vive tu vida está incluida en el álbum La muerte… Un compromiso de todos, grabado y mezclado por Arturo Astudillo y Guillermo Noriega en los estudios Grabar, en 1988. Se hizo realidad gracias a los contactos del veterano baterista Jorge E. León Pineda. “Él nos convenció, nosotros simplemente hubiéramos seguido tocando porque no teníamos la capacidad y el concepto para desarrollar todo un álbum.

Él fue quien nos guio en ese proceso”, contó Buitrago a Rolling Stone. “En esa época era muy difícil sacar un disco, pero Jorge era amigo de Arturo Astudillo y gente de Speakers y Flippers, gente que tenía estudios. Y ahí lo hicimos”. Por su parte, León Pineda cuenta: “Hicimos una ‘vaca’, y entre todos pagamos el estudio, la mezcla, masterización e impresión de los discos. Fue promocionado y distribuido a través de amigos vendedores de discos en la Calle 19”. Hoy es una de las más grandes joyas del rock nacional, una referencia fundamental para centenares de bandas de punk, metal y hardcore en todo el país.

Aparece en: La muerte… Un compromiso de todos

5.Muévete / Estados Alterados

Compositores: Tato Lopera, Fernando Sierra, Ricardo Restrepo

Productor: Tato Lopera

Editada: 1989, Independiente

“El riff lo tenía casi listo desde mucho antes, creo que salió de un híbrido de tocar The Cure, A-Ha, Bronsky Beat, Depeche Mode y otro montón de cosas, pero Simón Echavarría fue quien terminó perfeccionándolo”, cuenta el teclista Tato Lopera sobre el origen de Muévete. En 1987 llegaría Elvis (Fernando Sierra/voz), y se logró una letra completa.

Al pensar en grabar, buscaron a Víctor García: “En Medellín la única persona con la visión, los medios, el gusto y el alma para grabarnos era él”, ha dicho Tato. Reunir el dinero para la producción fue más complicado: rifaron una caja de whisky, pidieron un préstamo e hicieron un trueque con García, que necesitaba un sampler para irse de gira con la orquesta de Fruko. A finales de 1989 Codiscos imprimió el sencillo en vinilos de siete pulgadas, y poco después la canción empezó a sonar por todas partes hasta alcanzar el Número Uno en varias emisoras del país.

24 años después, Muévete es un himno del rock colombiano por mérito propio; un tema que mostró nuevas posibilidades de producción, composición e interpretación para toda una generación de músicos.

Es además, una muestra de la relevancia que ha tenido el productor e ingeniero Víctor García: “Sin él, creo que gran parte de la historia del Rock en Colombia sería distinta: Ekhymosis, Bajo Tierra, Kraken, nosotros y otro montón de bandas de Medellín no hubiéramos salido a flote”.

Aparece en: Estados Alterados

6.La tierra del olvido / Carlos Vives

Compositores: Carlos Vives, Iván Benavides

Productores: Carlos Vives, Richard Blair, Ernesto Ocampo, Luis Ángel Pastor, Iván Benavides

Editada: 1995, Sonolux/Gaira Música Local

“Mientras los músicos de La Provincia tocaban febrilmente todas las noches, yo pasaba los días tirado en una hamaca echando globos, tratando de interiorizar el reto que teníamos”, dice Iván Benavides a propósito de la temporada en la que, junto a Carlos Vives, se retiraron a una finca para crear uno de los discos más exquisitos de la historia de la música colombiana. “Después de varios días en la hamaca, llegó un momento de iluminación, algo retumbaba en mi cabeza. Tomé la guitarra y en cuestión de minutos tenía la letra y la música de la canción. Parece fácil, pero estoy convencido de que la espontaneidad necesita de mucho trabajo”, cuenta Iván al recordar el momento en que materializó La tierra del olvido.

El éxito internacional alcanzado con La gota fría, garantizó la libertad creativa necesaria para explorar junto a un impresionante grupo de músicos llegados de las más diversas tendencias musicales, y llevar el vallenato a sonoridades insospechadas para la época. Considerada por algunos sectores de la prensa como una traición al vallenato tradicional, esta canción es hoy un clásico del que podemos develar ciertos secretos como, por ejemplo, su cercanía a la música del nordeste del Brasil, la influencia directa de Tu amor (una canción de Pedro Aznar y Charly García) y, para sorpresa de muchos, la cita al pie de la letra de una línea de García Márquez en El amor en los tiempos del cólera. Carlos Vives ha sostenido que algunos rockeros parecen desconocer los verdaderos orígenes del género, y por eso establecen tanta distancia con las músicas tropicales: “Si en La tierra del olvido no aparecieran los nombres de Richard Blair, Chris Olson, Iván Benavides o Teto Ocampo, muy conectados a la corriente inglesa del Luaka Bop, apostaría a que no estaría en esos listados”, declaró a Rolling Stone.

Aparece en: La tierra del olvido

7.Si la guerra es un buen negocio invierte a tus hijos / The Speakers

Compositor: Humberto Monroy

Productores: The Speakers, Manuel Drezner

Editada: 1968, Producciones Kris

Después de cuatro discos donde se mostraron bien vestidos e inofensivos, Los Speakers se rebelaron radicalmente con el disco The Speakers en el maravilloso mundo de Ingesón, una obra maestra de la sicodelia latinoamericana. Allí se incluyó un corte cuyo estribillo alude con sarcasmo a la guerra del Vietnam, situación a la que no fueron ajenos: “Cuando se creó esta versión de los Speakers, que fue la última prácticamente”, le dijo en el 2007 a la Rolling Stone el baterista Roberto Fiorilli desde su hogar en Italia, “la agrupación era simplemente un grupo de muchachitos yeyé y gogó que hacían música comercial y se presentaban muy bien en la televisión. Cuando yo llegué al grupo, este ya tenía una conciencia más sospechosa de lo que era la sociedad (…) también planteábamos situaciones serias”.

La canción, original de Humberto Monroy, fue grabada en los míticos estudios Ingesón, donde pudieron experimentar con ruidos, incluir arreglos para tuba y la voz de un niño que canta el coro con la inocencia del que ha sido condenado.

Aparece en: The Speakers en el maravilloso mundo de Ingesón

8.Siloé / Compañía Ilimitada

Compositores: Camilo Jaramillo ‘Piyo’, Juan Pulido ‘Juancho’

Productor: Bernardo Ossa

Editada: 1985, Tricyclo/Excelsior

Durante una estadía en Cali, Piyo encontró la inspiración al pasar por el sector de Siloé. Había algo místico allí; su gente, sus luces y sus colores llamaron profundamente su atención. Poco después, en un ensayo, el baterista Einar Scaff empezó a tocar, Juancho se unió con algunos acordes, y Piyo comenzó a cantar el coro que rondaba su cabeza. Así nació este clásico del rock colombiano. El grupo fue invitado a Espectaculares JES, y para esa presentación, Bernardo Ossa colaboró en la grabación de Siloé y María, los dos temas que harían parte de su primer sencillo.

Posteriormente trabajarían con Andrew Loog Oldham en una versión para el sello Tenaz, nacido en el furor del rock en español propio de esos tiempos. Junto a Felipe Iragorri grabarían Contacto, el LP de 1988, que incluiría una tercera versión. Compañía Ilimitada tiene un lugar en nuestra historia gracias a canciones como Siloé, y a una persistencia poco común en este ámbito: “La tocamos muchas veces, en todos lados… Las bandas hoy no tienen el rigor necesario para tocar cada ocho días”, comentó Camilo Jaramillo a Rolling Stone.

Aparece en: El año del fuego

9.Emiliano Pinilla / Banda Nueva

Compositores: Orlando Betancourt, Jaime Córdoba

Productores: Orlando Betancourt y Jaime Córdoba

Editada: 1973, Discos Bambuco

De acuerdo con el escritor e historiador Andrés Ospina, Emiliano Pinilla “apuntaló la carrera de uno de los más prometedores ensambles del país, por desgracia extinto demasiado temprano”. “Orlando Betancourt (exintegrante de Los Flippers) se inventó el riff de piano, ambos armamos la melodía y las estrofas, y yo inventé la letra”, cuenta Jaime Córdoba. Los compositores trabajaban haciendo música publicitaria y para grabar este tema aprovecharon el tiempo que quedó disponible después de hacer un jingle.

Emiliano Pinilla presenta una sorprendente combinación de elementos propios del rock, el jazz y la música latina; Betancourt tocó el piano, el bajo y una guitarra de 12 cuerdas, Córdoba tocó batería y pandereta, y Lucio Villamizar las congas. Los vientos estuvieron a cargo de Andrés y Enrique Cuéllar, mientras los compositores pusieron las voces. “Cuando estaba lista, se la puse a Armando Plata Camacho, a quien conocía por trabajos de locución para publicidad, le encantó y la empezó a pasar en su programa de radio. La gente empezó a pedirla, y nos contactaron de Discos Bambuco para que grabáramos”, recuerda Córdoba.

“Afortunadamente logramos que don Eduardo Calle nos permitiera hacer el disco como nosotros queríamos, y así se hizo La gran feria”. Según cuentan, la suerte quiso que la gente de Bambuco no estuviera muy pendiente de la grabación del álbum; eso permitió que el grupo usara el estudio todos los fines de semana durante unos diez meses. El resultado fue una verdadera joya, un tesoro musical que 40 años después sigue esperando una merecidísima reedición.

Aparece en: La gran feria

10.Vestido de cristal / Kraken

Compositores: Kraken

Productor: Victor García

Editada: 1989, Codiscos

El guitarrista hugo Restrepo era un gran seguidor de Whitesnake, y cuando propuso el arpegio para este tema la reacción no se hizo esperar: “Hugo llegó con ese tu-tan-tuntan introductorio, e inmediatamente todos nos reímos porque era como Is this love? Pero algo tenía esa melodía; sentía que no podía desecharla simplemente”, declaró Elkin Ramírez a Rolling Stone en el año 2007. La balada de Coverdale había sido un éxito en todo el mundo, y la banda trabajó mucho para establecer una diferencia significativa.

La producción de Vestido de cristal, y del álbum Kraken II, estuvo marcada por aguaceros que inundaron el estudio, cortes de energía e inexplicables fallas técnicas que amenazaron todo el proceso. “Me dio un alivio enorme el día que cité a la banda y a los directivos de Codiscos para escuchar el álbum. Luego de su aprobación, salieron del estudio con la cinta en la mano; entonces crucé los dedos esperando que el doctor Arango no se quebrara misteriosamente el cuello bajando las escaleras”, confiesa el productor Víctor García.

Aparece en: Kraken II

11.Manicomio 5-27 / La Etnnia

Compositores: Kany, Kaiser, Ata, Buitre, Zebra y Fonxz

Productores: La Etnnia

Editada: 1994, Independiente

Por allá en 1984, en las calles del barrio Las Cruces de Bogotá, se reunieron Kany, Kaiser, Ata, Buitre, Zebra y Fonxz para dar vida a La Etnnia, un combo que surgió en el ambiente duro del breakdance y del graffiti. Pioneros junto a Gotas de Rap de lo que hoy es una de las escenas musicales más fuertes de Bogotá, La Etnnia debutó en 1994 con El ataque del metano, editado inicialmente en formato casete, donde se incluyó Manicomio 5-27, una dura declaración de principios que, nombrada con la nomenclatura de una de las calles donde “parchaban”, prefiguró lo que vino después: lírica arrebatada, mensaje de paz y pensamiento crítico. Recordada como una de las agrupaciones más destacadas de la historia subterránea del hip hop capitalino, La Etnnia también fue pionera en la autoedición de discos con el sello 5-27 que fue bautizado, precisamente, en honor a aquella crónica explícita que da cuenta de una generación de jóvenes sin esperanza que encontraron en la música una mediación simbólica para escapar de la violencia y la delincuencia.

Aparece en: El ataque del metano

12.Solo / Ekhymosis

Compositores: Juan Esteban Aristizábal, Andrés García

Productor: Federico López

Editada: 1992, Codiscos

Antes de pisar los terrenos del mainstream, Ekhymosis era una insignia de la arrebatada escena del punk y del metal que se vivió en Medellín a finales de la década de los 80. Al lado de bandas olvidadas como Parabellum, Reercarnación, Ekrión, Kraken, Blasfemia y Astaroth, el grupo fundado por Juan Esteban Aristizabal y Andrés García nació en uno de los momentos más críticos de la historia colombiana: el narcoterrorismo. Eso quedó consignado en sus primeros discos y en un tema inédito para la banda sonora de la película Rodrigo D. No Futuro que no salió oficialmente. Luego de una etapa radical y circunspecta, Ekhymosis decidió conquistar nuevos mercados y, sin dejar el rock duro, editaron en 1992 Niño gigante, placa célebre por incluir Solo, una lánguida balada que logró altas cuotas de programación tanto en las emisoras de rock como otras del circuito comercial. Aunque una división del metal se sintió traicionada, Solo ayudó a visibilizar masivamente un movimiento perdido en el subsuelo de Medellín.

Aparece en: Niño gigante

13.Don Simón / Génesis

Compositor: Humberto Monroy

Productor: Humberto Monroy

Editada: 1974, Codiscos

Luego de Los Speakers y Siglo Cero, Humberto Monroy ‘Humo’ emprendió en 1972 su nuevo proyecto musical llamado

Génesis, que coincidió con su etapa más espiritual en las comunas hippies de Usme. Influenciado por el folk norteamericano, por el misticismo y por los sonidos que se encontró durante largas correrías por Colombia, Monroy dio vida al primer encuentro premeditado entre rock y músicas tradicionales colombianas provenientes de las dos costas. Un ejemplo de esta experimentación es Don Simón, un homenaje a Teófilo Potes, folclorista y constructo de cununos que ‘Humo’ se topó en un viaje a Buenaventura. La canción fue un éxito radial gracias al entusiasmo de Armando Plata Camacho.

Aparece en: Génesis

14.Igor y Penélope / Pasaporte

Compositor: Fernando Caballero

Productores: Pablo Tedeschi, Pablo Uricoechea

Editada: 1988, WEA/Sonolux

Juan Antonio Castillo, ingeniero de sonido, aseguró a la banda que tenía mucha experiencia en producción. “Después nos confesó que nunca le había grabado un disco a nadie y nosotros habíamos sido sus primeras víctimas”, cuenta Elsa Riveros, cantante de Pasaporte. Con respecto a la letra de Igor y Penélope, Elsa dice: “Es obvia pero nadie la entiende… Incluso yo tuve que preguntarle hace un mes a Fernando Caballero (compositor)”. Para que las emisoras la aceptaran, los ejecutivos de Sonolux tuvieron que promocionarla como si Pasaporte fuera una banda extranjera. Esta historia sobre un padre estricto y su hijo llevó al grupo a ser pieza clave de nuestro pop ochentero.

Aparece en: Pasaporte

15.Mujer gala / Aterciopelados

Compositores: Héctor Buitrago, Andrea Echeverri

Productor: Juan Antonio Castillo

Editada: 1994, BMG/Ariola

Mujer gala fue el comienzo de toda la historia con Aterciopelados. La canción se volvió muy popular en la radio; incluso, como era tan corta, la ponían dos veces”, dice Héctor Buitrago todavía con cierto asombro e incredulidad acerca de la canción que catapultó a los Aterciopelados de la oscuridad underground capitalina a los primeros lugares de las emisoras comerciales. Grabada en una hora en los modestos estudios de Javeriana Estéreo, esta miniatura punk expone con crudeza y sorna ciertos estereotipos femeninos, una recurrencia temática que apareció posteriormente en casi todos los discos de la banda de Héctor Buitrago y Andrea Echeverri.

Aparece en: Con el corazón en la mano

16.Décimo grado / Ana y Jaime

Compositores: Jaime Valencia, Iván Benavides

Productor: Jaime Valencia

Editada: 1986, Cenpro Televisión

El nombre original de la serie era Quinto A, pero cuando la numeración de “primaria y bachillerato” se modificó, pasó a llamarse Décimo grado. Sobre una melodía de Jaime Valencia, de Ana y Jaime, Iván Benavides escribió una pequeña historia, una letra sin estribillo que describe perfectamente el transcurrir de una jornada escolar en un colegio cualquiera. Resulta muy curioso que la canción (sin coro, insistimos), de un programa de televisión colombiano, permanezca en la memoria del país después de 25 años o más. “Cada tantos años, Jaime hace su concierto de nostalgia, y me cuenta que tiene que cantarla hasta cuatro o cinco veces cada vez”, contó Benavides a Rolling Stone.

Aparece en: Los años inmensos

17.Hay un daño en el baño / Bloque de búsqueda

Compositores: Iván Benavides, Ernesto ‘Teto’ Ocampo

Productores: I. Benavides, E. Ocampo

Editada: 1996, Sonolux/Gaira Música Local

El brazo clandestino de La Provincia se llamó Bloque de Búsqueda. Sus cerebros eran Iván Benavides y ‘Teto’ Ocampo, que por aquellos días vivían despechados en un apartamento donde, a pesar de los cortes de luz, siempre había guitarras, vino, cigarrillos e historias por contar: “De repente sentimos en el baño ese sonido parecido a una explosión, la tubería se había reventado”, cuenta Iván. “Nos miramos con tristeza y dijimos: ‘Hay un daño en el baño’. No teniendo cómo arreglar eso a esas horas de la noche, decidimos mejor hacer una canción. Hay un daño en el baño es la metáfora de unas vidas desastradas”.

Aparece en: Bloque de Búsqueda

18.Divino Niño / Ultrágeno

Compositores: Ultrágeno

Productores: Julián Silva, Ultrágeno

Editada: 1998, Hormigaloca

En esos rituales que fueron los toques de Ultrágeno, este era el momento de la elevación; un clímax de pogos feroces con Amós Piñeros gritando hasta perder la voz al final de los conciertos. La letra evoca un atraco del que fue víctima Piñeros, y marcó la aparición de íconos religiosos en las líricas de la banda. Está acompañada por el riff más pesado que la banda condensó en su inconfundible sonido. Divino Niño marcó el cierre del reencuentro en Rock al Parque (2007); “Sabíamos que era la última vez, ahí se acababa todo”, dijo Andrés Barragán, que intentó infructuosamente romper su guitarra al final del show. Muchos lo interpretan como un buen presagio.

Aparece en: Ultrágeno

19.Fuego / Bomba Estéreo

Compositores: Simón Mejía, Liliana Saumet

Productores: S. Mejía, Julián Salazar

Editada: 2008, Polen

Simón Mejía, bajista y fundador de Bomba Estéreo, siempre supo que Fuego necesitaba una lírica fuerte. Después de haber experimentado con varias alternativas que se materializaron en Corinto, publicada en Vol.1, la llegada de Liliana Saumet cerraría el ciclo y el estribillo de Fuego recogería todas las emociones que debía transmitir. “Nunca la escogimos como sencillo. Nunca sonó masivamente en radio. Se fue abriendo camino entre show y show. Es una canción de tablas”, afirma Mejía. Su beat arrasador la llevó a conquistar miles de seguidores para Bomba Estéreo, y a ser parte de la banda sonora de la serie Dexter y del videojuego FIFA 10.

Aparece en: ¡Estalla!

20.A Dios le pido / Juanes

Compositor: Juan Esteban Aristizábal

Productores: Juanes, Anibal Kerpel, Gustavo Santaolalla, Melissa Mattey

Editada: 2002, Universal Music Latino

La metamorfosis de Juan Esteban Aristizábal, que pasó de ser un metalero oscuro a un latino conquistador, no ocurrió de la noche a la mañana. Si bien la audacia mediática de Fernán Martínez, su mánager, fue determinante, Juanes cultivó por derecho propio una estética rockera que lo diferenció de estrellas del pop ligero. Lo de Juanes fue una búsqueda entre su pasado turbulento con Ekhymosis y sus raíces musicales, traducidas en la exploración de sonoridades caribeñas y la raspa antioqueña. Dicha simbiosis se cristalizó en Un día normal, que triunfó gracias a cinco sencillos exitosos y a la arrolladora A Dios le pido, una plegaria amorosa que combinaba un riff funkero con reminiscencias sonoras de la música campesina. Producida junto a Gustavo Santaolalla, esta canción se coló en varios listados y se llevó un Grammy Latino en la categoría Mejor Canción Rock.

Aparece en: Un día normal

21.Pronto viviremos un mundo mucho mejor / Los Flippers

Compositor: Arturo Astudillo

Productores: A. Cardona, Flippers

Editada: 1972, Delfin

Junto a The Speakers, Los Flippers marcaron las tendencias del rock bogotano en la segunda mitad de la década de los años 60. De la mano del guitarrista Astudillo, Los Flippers incursionaron en la sicodelia, el beat inglés y el gogó sin despegar de manera significativa. Fue solo hasta las postrimerías del hipismo en Colombia que el mensaje optimista de la banda se hizo notar con la canción que tituló su tercer larga duración. Pronto viviremos un mundo mucho mejor es un corte punzante influenciado por el soul y el funk que, pese a su extensión, sonó con notoriedad en la radio. Para no olvidar, la voz y el ritmo fulgurante en la batería de Carlos Cardona.

Aparece en: Pronto viviremos un mundo

22.El platanal / 1280 Almas

Compositores: 1280 Almas

Productor: Ricardo Rodríguez

Editada: 1996, BMG

Las atrocidades cometidas en la región bananera de Colombia se encuentran plasmadas en obras como el Canto general de Pablo Neruda, La casa grande de Álvaro Cepeda Zamudio y Cien años de soledad de Gabriel García Márquez. En El platanal, 1280 Almas parece prestar su voz para que José Arcadio Segundo nos cuente la historia de un horror que persiste. Pocos años después de su aparición en el álbum La 22, la canción “tomó otro contexto con todo el escándalo de Chiquita (Brands)”, según el bajista Juan Carlos Rojas. Este tema recoge los ritmos del Caribe ensangrentado, el sonido de unas costas en las que siempre hay “una mujer que llora por los hombres muertos”.

Aparece en: La 22

23.Metalero / Darkness

Compositor: Jake Cruz

Productores: Gustavo Arenas, Darkness

Editada: 1989, Rock/Ola

Darkness plasma en este tema todo lo que implicaba ser un metalero en la Colombia de 1989, y la frase “los feos le persiguen” hace referencia a la fuerza pública: “Andar por la calle con el pelo largo ya era una parada de la policía”, cuenta el baterista y fundador Óscar Orjuela, “una vez estuvimos encanados como diez días en Boyacá”. De bar en bar, de esquina en esquina, tocando por todos lados, la banda logró hacer de Metalero un verdadero himno. El EP Espías malignos fue financiado por Gustavo Arenas ‘Dr. Rock’, que conoció a la banda en una grabación que Mauricio Acevedo (guitarrista y amigo de Darkness) le mostró en Rock/Ola, la mítica tienda de Arenas en la Calle 19.

Aparece en: Espías malignos

24.La calle / Compañía Ilimitada

Compositores: Camilo Jaramillo, Juan Pulido, Fernando Sáenz

Productor: Felipe Iragorri

Editada: 1988, CBS/Tenaz

“Andábamos haciendo patria en bus, y nos fuimos a Medellín a tocar y buscar contactos”, cuenta ‘Piyo’ Jaramillo. En el piano del museo El Castillo nacieron los acordes de esta canción que marcó una época. La calle se distancia de las letras poéticas que eran frecuentes en el repertorio de la banda; “antes iban más en la onda de Baglietto”, dice Jaramillo. La calle invita a recorrer una ciudad en la que aún no son frecuentes las explosiones. “Se toma como una canción ligera, pero logra captar el estado de alegría e inocencia previa al caos. Antes de que no volviéramos a ser los mismos, porque esa violencia cortó en dos nuestra historia una y otra vez”.

Aparece en: Contacto

25.El rock no te necesita / Hora Local

Compositores: Hora Local

Productores: Hora Local

Editada: 1988, Discos Phillips

Este tema se grabó en los estudios de William Constaín en Chapinero y la banda no pudo utilizar su batería acústica porque había alguien grabando bambucos. “Después se preguntan por qué el rock en Colombia tiene que padecer lo que padece”, ha dicho Eduardo Arias. El sencillo fue impreso por Philips, disquera en la que trabajaba Karl Troller; “No solo alcahueteó el prensaje del sencillo, sino que le puso el sello de Polydor. Eso hizo que, al menos en el maquillaje, Hora Local se hubiera hermanado con grupos como The Who y Cream”, cuenta Arias. Durante algún tiempo, el riff introductorio fue la cortinilla en la sección deportiva de Noticias UNO.

Aparece en: El rock no te necesita / Matanza en el bar

26.¿Dónde estás corazón? / Shakira

Compositores: Shakira, Luis F. Ochoa

Productores: Shakira, Luis F. Ochoa

Editada: 1996, Sony Music

Luego del rotundo fracaso de sus dos primeros discos, Shakira se sacó de la manga un exitazo arrollador. ¿Dónde estás corazón?, escrita y producida junto a Luis Fernando Ochoa, apareció tímidamente en el segundo volumen de Nuestro Rock, una compilación realizada por la emisora Radioactiva. Lo que ella no se imaginó fue que esta canción, dulce como un pudín, obligó a su disquera a grabar en 1996 Pies descalzos, un disco que a la postre la catapultó a lo más alto de las listas. Después de buscar a su amado hasta en los cuadros de Botero (como reza un fragmento del inolvidable trabalenguas del coro), ya nada sería normal para la impredecible barranquillera.

Aparece en: Pies descalzos

27.El pobre / Bajo Tierra

Compositores: Camilo Suárez, Lucas Guingue, Jaime Andrés Pulgarín

Productor: Federico López

Editada: 1997, Codiscos

El pobre tiene la sencillez de las grandes canciones y conecta con el público desde la autocompasión propia del despecho. Es el lamento de un hombre condenado a la bohemia que provoca su maldición; promete lo imposible y renuncia al amor sin poder llorar. “Tal vez la mujer que lo maldice está en su cabeza, tal vez el hombre se maldice a sí mismo”, dice el guitarrista Lucas Guingue. Doña Bárbara, Las zapatillas rojas, y algunos personajes de La vendedora de rosas (en la que colaboraron miembros de la banda), inspiraron esta historia. Panelo (percusionista), murió en un accidente y no alcanzó a oírla terminada. “Panelo se enamoró de la canción y la hizo suya”, recuerda Lucas.

Aparece en: Lavandería real

28.El pibe de mi barrio / Doctor Krápula

Compositores: Mario Muñoz, Germán Martínez, David Jaramillo

Productores: M. Cano, D. Jaramillo

Editada: 2005, Origin

“Nosotros hicimos todo eso de dibujar la cancha, poner los dos ladrillos y jugar fútbol en la calle, en la cuadra”, contaba Mario Muñoz, vocalista de Doctor Krápula, en alguna entrevista. El pibe de mi barrio no es Valderrama ni Beckenbauer; es cualquiera que haya detenido el juego para dar paso a un taxi. Este tema llevó a la banda a una masividad inesperada; ha sonado en canchas de fútbol 5, en transmisiones deportivas y en Rock al Parque, ante un público que ha hecho temblar el Simón Bolívar. Es probable que sea la única canción de rock que incluya la voz de William Vinasco Ch., que narra el gol de Freddy Rincón en el agónico empate ante Alemania en Italia’90.

Aparece en: Bombea

29.Somos Pacífico / Chocquibtown

Compositores: Goyo, Tostao, Slow

Productores: Iván Benavides, Ernesto Santos, Chocquibtown

Editada: 2006, Independiente

“Chocquibtown surge como un proyecto de raperos chocoanos que cantan y hablan del Chocó. El rap siempre habla de la urbe, pero nosotros queríamos hablar de otras cosas: del río, del Pacífico, de nuestra tierra”, declaró Goyo en el 2011 al rememorar el momento en que ella, su hermano Slow y Tostao se reencontraron en Cali, donde formaron la banda que debutó con Somos Pacífico, disco que incluía la canción del mismo nombre. Producida junto a Richard Blair e Iván Benavides, Somos Pacífico es un telegrama montado sobre una pegajosa base de ritmo, que detalla con precisión la idiosincrasia de una región injustamente olvidada por Colombia.

Aparece en: Somos Pacífico

30.Maligno / Aterciopelados

Compositores: Héctor Buitrago, Andrea Echeverri

Productor: Andrés Levín

Editada: 1998, Nacional Records

“Desde el disco anterior yo había querido incluir la electrónica en la producción, pero no había tenido tiempo y no conocía el manejo de las máquinas. Por eso escogimos a Andrés Levin”, dice Héctor Buitrago. El productor de origen venezolano aportó gran sofisticación a esta canción tanguera y melodramática. De acuerdo con Iván Benavides, Maligno muestra a unos Aterciopelados ya maduros: “Se había abandonado el ímpetu juvenil anterior, y había una cosa increíble ahí. Había algo en la voz de Andrea, ya era una voz con historia. Es devastadora”. El álbum Caribe atómico obtuvo una nominación a los Premios Grammy como Mejor Álbum Rock Alternativo Latino.

Aparece en: Caribe atómico

31.Que vo’ hacer / Superlitio

Compositores: Superlitio, Mauricio Campo

Productores: Tweety González, Superlitio

Editada: 2005, Cielo Music Group/BMG

“Nació como un riff que fue desarrollándose en el tour que emprendimos en el 2001 por E.U.”, asegura Pipe (cantante). Con un tumbao lleno de scratch y electrónica, Que vo’ hacer nos sumerge en la incertidumbre de sus estrofas para convertirse luego en una poderosa marea de distorsión. “Fue la primera canción que nos dio una idea de lo que podría ser el Tripping Tropicana y nuestro futuro como banda”, declara el bajista Rovetto. Con la producción de Tweety González, este tema marcó la carrera de Superlitio: “Detrás de esa canción logramos varios premios, girar, tocar, sonar en la radio, y una nominación al premio Grammy Latino”, sostiene Rovetto.

Aparece en: Tripping Tropicana

32.El velo / Estados Alterados

Compositores: Tato Lopera, Fernando Sierra, Ricardo Restrepo

Productor: Tato Lopera

Editada: 1987, Independiente

“¿Se te ocurre algo?”, preguntó Elvis, y Tato contestó: “Quisiera que sí”. Así nació la letra de El velo; un cadáver exquisito, un ping-pong de frases sueltas que se conectaron para acompañar la música, compuesta en un piano vertical en 1985. La oscuridad del tema refleja “lo que se estaba viviendo en Medellín, muertes por todos lados, ver que todo se estaba descomponiendo”.

Aparece en: Estados Alterados

33.Londres / Hora Local

Compositores: Hora Local

Productor: José Luis ‘Many’ Moure

Editada: 1991, Discos Roxy

Historia apocalíptica que dibuja un paisaje desolador. En tiempos de la Guerra Fría, Luis Uriza escribió la letra que, según Eduardo Arias, muestra a “alguien que oye noticias mientras el mundo se está acabando”. En el 2007, Carlos Vives haría una versión que reavivó el interés por la banda; “dejé implícito el agradecimiento a todos los grupos del rock bogotano y especialmente a mis amigos de Hora Local”, declaró Vives.

Aparece en: Orden público

34.La tierra / Ekhymosis

Compositor: Juan Esteban Aristizábal

Productores: Ekhymosis, Mike Piccirillo, Greg Ladanyi

Editada: 1997, Sonolux

La tierra fue el sencillo más recordado del último disco en estudio de Ekhymosis, que en menos de diez años pasó del thrash metal al pop-rock latino. La fervorosa fanfarria flamenca apeló al sentimiento nacionalista de un país en crisis que necesitaba a toda costa creer en sí mismo. En la antesala al mundial de Francia ‘98 fue el grito de guerra de la hinchada colombiana.

Aparece en: Ekhymosis

35.Guerrillas / Agony

Compositores: A. Pinzón, A. Jaramillo

Productor: Alfonso Pinzón

Editada: 1996, Independiente

“Habla sobre el Frente Nacional, la falta de espacios políticos y el terrorismo de Estado que dieron origen a las guerrillas. Luego apunta a la pérdida de ideales, a una narcoguerra en la que el boleteo y la destrucción son la falsa revolución”, dice Alfonso Pinzón, baterista de Agony. Guerrillas, del álbum Millenium, se grabó en Audiovisión, mientras Carlos Vives grababa La tierra del olvido en la sala de al lado.

Aparece en: Millenium

36.Escudo y espada / Kraken

Compositores: Kraken

Productores: Kraken

Editada: 1987, Codiscos

Codiscos desconfió del éxito obtenido con el primer sencillo de Kraken; a pesar de la famosa recolección de 500 firmas, la disquera creyó que se trataba de un golpe de suerte. Por eso fue necesario un segundo sencillo que incluyó Escudo y espada, que hoy es un tema emblemático para la banda. Una vez más, la acogida superó las expectativas y se abrieron las puertas para la grabación del primer LP.

Aparece en: Escudo y espada/Soy real

37.Fango / La Pestilencia

Compositor: Héctor Buitrago

Productores: La Pestilencia

Editada: 1988, Independiente

Fango presenta a Héctor Buitrago gritando con furioso desencanto sobre burocracia, caos y descomposición social. “Ahora oigo la letra y me parece que fuera de hoy”, dice Héctor Buitrago, “es una canción contra los políticos, contra la corrupción… y estamos en las mismas”. Este clásico del punk colombiano es una adaptación de Evil, un tema de la banda londinense The 4 Skins.

Aparece en: La muerte… Un compromiso de todos

38.La causa nacional / Sociedad Anónima

Compositor: Carlos Posada

Productores: Carlos Posada, Gonzalo de Sagarminaga

Editada: 1989, Polydor/Philips

Posada, proveniente de Compañía Ilimitada, conformó a fines de los 80 Sociedad Anónima, disidencia humorística que con La causa nacional se coló sorpresivamente en las listas de las emisoras. Cáustica, desesperanzada y actual incluso después de 24 años, esta canción se inspiró en las noticias sobre violencia y narcotráfico que abundaban en los noticieros.

Aparece en: El álbum de menor venta en la historia del disco

39.Sin reacción / Mutantex

Compositores: O. Arroyave, R. Meneses

Productores: Mutantex

Editada: 1990, Independiente

El dueto Mutantex apareció en la banda sonora de Rodrigo D: No Futuro, la película de Víctor Gaviria. La versión colombiana de la parodia que Sid Vicious hizo del clásico My way (Paul Anka, Claude François y Jacques Revaux) fue creada en el barrio Manrique por dos punks que condensaron toda la desazón de una generación nacida en medio de las balas narcoterroristas. Desgarrada y salvaje, es el himno del punk criollo.

Aparece en: Película Rodrigo D: No Futuro

40.Cali Girls / Ship

Compositor: Jorge Barco

Productores: Joe Galdo, Jorge Barco

Editada: 1982, Polydor/Phillips

A principios de los 80 las bandas colombianas de rock debían cantar en inglés para poder rotar en las emisoras. Liderada por el cantante Jorge Barco, Ship se tomó muy a pecho esta premisa y editó Cali Girls, un sencillo exitoso donde le cantaban a las mujeres caleñas a través de un pegajoso ritmo de pop progresivo. Fue el comienzo y el fin de una agrupación que nació en los modernos estudios Fonovisión.

Aparece en: Born

41.Paraíso / Fonseca

Compositor: Juan Fernando Fonseca

Productor: Bernardo Ossa

Editada: 2008, EMI

Compuesto para la película Paraíso Travel, que se basa en la novelade Jorge Franco, este tema esun canto a la melancolía, al miedo y a la recurrente amargurade la ausencia. A lo largo de dosaños, Fonseca trabajó con el apoyode Franco y del director SimónBrand; el guión fue el puntode partida para un proceso decomposición e investigación queel cantante y compositor ha definidocomo “periodismo musical”.

Aparece en: Gratitud / Película Paraíso Travel

42.Drulos / Ultrágeno

Compositores: Ultrágeno

Productores: Julián Silva, Ultrágeno

Editada: 1998, Hormigaloca

Drulos empieza con el sonido de un violín que muchos puristas quisieran afinar, pero luego entra en acción el resto de la banda y la batería de Juan C. Osorio convierte la crítica en asombro. Ultrágeno reproduce el sonido de la paranoia, la amenaza, la sangre y el miedo. El título es una palabra usada para referirse a algunas drogas y a sus consumidores más “fritos y violentos”, según palabras del guitarrista Andrés Barragán.

Aparece en: Ultrágeno

43.Sortilegio / Aterciopelados

Compositores: H. Buitrago, A. Echeverri

Productores: Juan Antonio Castillo

Editada: 1994, BMG/Ariola

“Nos llamaban la atención esos avisos en los que decía ‘Atraigo a su ser amado en ocho días’. De ahí surgió; es un sortilegio para atraer al ser amado”, cuenta el bajista Héctor Buitrago. “Es muy sencilla y salió muy rápido. Me sorprende que la gente tenga tanta estima por esa canción”. En muy pocas horas, con una batería secuenciada, la banda logró un sonido que sentó las bases de toda su carrera.

Aparece en: Con el corazón en la mano

44.Redes rojas / Catedral

Compositores: Catedral

Productores: Catedral, José Gandour, Fabián Quiroga

Editada: 1994, MTM

Los domingos en la noche los rockeros bogotanos tenían una cita con ‘4 Canales’, un programa de la frecuencia 99.1 (hoy Radiónica). La cortinilla era Redes rojas, un tema clave en la banda sonora de esa escena musical a mediados de los 90. En su único álbum, Catedral recogió el eco de los sonidos que Pearl Jam y sus colegas emitían desde Seattle.

Aparece en: Catedral

45.Mi generación / Poligamia

Compositores: A. Cepeda, F. García

Productor: Alejandro Mateos

Editada: 1995, Sony Music

Insignia del pop-rock edulcorado de los 90, Poligamia escapó al molesto fardo con Mi generación, una sentida canción en la que un adolescente bogotano, en el camino desde su casa hasta el centro comercial Unicentro, enumera acontecimientos fundamentales en la historia colombiana, como la victoria de Lucho Herrera en la Vuelta a España o la Constitución del 91, redactada en medio del estruendo de las bombas.

Aparece en: Vueltas y vueltas

46.Más papaya / Sidestepper

Compositores: R. Blair, I. Benavides

Productores: R. Blair, I. Benavides

Editada: 2003, Palm Pictures

Iván Benavides, líder vocal de Sidestepper afirma que Más papaya “(…) se basa en un riff de acordeón con cierto sabor sabanero”. Para esta canción, Richard Blair y Benavides tuvieron la agudeza necesaria para abstraer un sonido particular presente en la música de Andrés Landero y los Corraleros de Majagual. El resultado fue un loop hipnótico y sabroso que acompaña unas inolvidables líneas socarronas.

Aparece en: 3AM (In Beats We Trust)

47.Sin oficio / Systema Solar

Compositores: J. Primera, W. Hernández, J. Pellegrino, D. Broderick, D. Pedroza, DJ Corpas

Productores: Juan C. Pellegrino, Daniel Broderick

Editada: 2009, Intermundos

“Una oda a la precariedad del trabajo, cuando la esclavización se perpetúa (…), evidencia de las crisis actuales y por venir”, así la define Walter Hernández. Sobre un sampleo de Obsesión (Benny Moré y Pedro Vargas), recurre a El Flecha de Sánchez Juliao, para decirnos que, a pesar de lo que pasa en la “suidad”, la cuestión es ser feliz.

Aparece en: Systema Solar

48.Barkizidio / IRA

Compositores: Luis Viola, Juan Posada

Productores: IRA

Editada: 1989, Independiente

“La canción se hizo en medio de una gran hostilidad”, dice David Viola al recordar el ambiente que se vivía en Medellín cuando escribieron la canción que titula el primer lanzamiento de I.R.A. Barkizidio inicia con una mofa insolente al himno nacional de Colombia y, aunque alude directamente al expresidente Virgilio Barco, la idea era “espantar el tedio y mofarse de una situación de violencia aterradora”.

Aparece en: Barkizidio

49.Fuego en mis venas / Kronos

Compositores: Jorge Fresquet, David Corkidi, Andrés Mora, Isi Toledo

Productor: Mike Adams

Editada: 1991, Sonolux

En 1989, tras regresar de París, el cantante Jorge Fresquet fue llamado por David Corkidi para enfilarse en Kronos, una banda de glam que nació en 1987 en Cali. Tras algunas escaramuzas en la radio, el gran momento llegó en 1991 con Fuego en mis venas, una balada empalagosa que, duélale al que le duela, les valió el reconocimiento masivo y un lugar en la historia del rock colombiano.

Aparece en: Fuego en mis venas

50.Candelaria / Distrito

Compositor: Carlos Iván Medina

Productores: Distrito

Editada: 1994, Sonolux/Gaira

Pocas han sido las canciones del rock bogotano que han retratado a la capital con toda su carga histórica y poética. Una de ellas es Candelaria, la nostálgica composición de Carlos Iván Medina, tecladista y fundador de Distrito, que si bien habla de su abuela, logra confundir ese recuerdo con el tradicional barrio bogotano. A ritmo de bambuco y algo de jazz, esta cantinela es una joya lírica pulida con filigrana.

Aparece en: Documento