fbpx

AC/DC y su interminable camino al infierno

Estos héroes del hard rock no han dado un paso en falso con su mejor álbum en 20 años
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
AC/DC, Ni un paso atrás.
Josh Cheuse

AC/DC

Power Up

Durante décadas, AC/DC ha defendido su título como la banda de rock más obstinada de la historia. Ha sobrevivido a muertes (el cantante Bon Scott en 1980 y el guitarrista Malcolm Young en 2017) y superado otros problemas en el camino (el baterista Phil Rudd fue puesto bajo arresto domiciliario luego de amenazar de muerte a un hombre).

Aun así, continúa comprometida con sus principales valores: rockear, alabar a Satanás y jamás tocar algo que se parezca a una balada. Power Up es su primer LP desde 2014, y el mejor desde The Razors Edge en 1990. Muchos de sus riffs, provenientes de Angus Young y los archivos de su fallecido hermano, rememoran sus más grandes éxitos: el sonido de Demon Fire tiene un aire al de Whole Lotta Rosie y el intro palpitante de Witch’s Spell recuerda a Who Made Who. La voz de Brian Johnson continúa sonando poderosamente aunque esté hablando sobre destrozar la carretera en Code Red, o recetando sexo tres veces al día como cura para la depresión en Money Shot.

Hay un poco de introspección en la suave (de acuerdo a los estándares de AC/DC) Through the Mists of Time, en la cual Johnson canta sobre unas “sombras oscuras en las paredes”. No obstante, enseguida comienza a hablar sobre chicas y Young desata su solo bluesero con un alto voltaje.

Eso es lo que hace que AC/DC sea genial: sin importar lo que sea por lo que hayan pasado sus integrantes, siempre pueden ser ellos mismos.