fbpx

Alaina Castillo quiere dar un golpe en la mesa con su pop bilingüe

La cantante estadounidense con raíces mexicanas canta sin problema en inglés y sigue estudiando para dominar la música en español
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Alaina Castillo.

Cortesía Alaina Castillo

Con la explosión de música latina que hubo en Estados Unidos a finales de los 90 y comienzos del nuevo milenio, con artistas como Ricky Martin y Shakira, lo normal era que los músicos que primero cantaban en español, luego pasaran a inglés para entrar al mercado al norte del continente. O al menos mezclar los idiomas como Livin’ la vida loca o tener temas en dos versiones con dos lenguas.

Pero los tiempos han cambiado y cada vez hay datos más precisos de la influencia latina en EE.UU, que confirman que es el país que no tiene al español como idioma oficial en el que hay más hispanohablantes, con más de 42 millones según cifras de The Hispanic Council.

Algunos han llegado ya hablando español y otros son de segunda o tercera generación de migrantes, que nacieron y se criaron en las ciudades a punta de inglés, pero que en su sangre llevan sangre latinoamericana. Unos hablan nuestro idioma, otros no y unos cuantos deciden aprender.

Que una de esas personas de herencia latina que nació allá se la juegue por la música no es ninguna novedad (Jennifer Lopez lo hizo hace décadas), cientos de sueños de todos los países todavía llegan a Los Ángeles o Nueva York para jugársela por una vida sobre el escenario. Pero que apuesten sus fichas hacia el otro lado, es decir, que pasen de cantar en inglés a aprender español y hacer música en nuestro idioma, eso es otro cuento.

Alaina Castillo nació y se crió en Houston, Texas. Su mamá es de Estados Unidos y su papá es de México, pero nunca le habló en español. Conocía algunas cosas porque su hermano tuvo una novia mexicana y en el colegio tenía clases. Poco a poco se fue interesando por dominar el idioma. Al mismo tiempo, su pasión por la música también iba creciendo.

Aclaración: Alaina lleva unos años aprendiendo y estudiando español. Lo entiende, pero todavía no lo domina al hablarlo. Esta entrevista se hizo en español, pero en algunas partes la cantante aclaraba cosas en inglés. Para facilitar la vida del lector, todo ha sido traducido al idioma en el que está este artículo.

Continuemos. YouTube se ha convertido en una mina de talento. A veces se encuentra oro y a veces hay puro carbón, pero ya son varios los casos de éxito que empezaron su carrera subiendo covers a la plataforma de videos. Justin Bieber puede ser el nombre más conocido. Shawn Mendes, Alessia Cara o The Warning también tuvieron millones de visitas en sus canales antes de recorrer ciudades gracias a la música.

Alaina también empezó ahí. Hace apenas un año estaba subiendo videos cantando covers de Sebastián Yatra, Billie Eilish o The Weeknd. Unos eran simplemente sus propias versiones de los temas y otros de una movida que fue tendencia entre adolescentes estadounidenses que se llamaba “Sing You to Sleep [ASMR]”. En estos clips, las personas cantaban suavemente, casi susurrando, buscando que los oyentes se relajaran y sintieran en algún momento un pequeño escalofrío en la nuca y la parte alta de la espalda. 

Hoy en día, esas primeras grabaciones de Castillo ya tienen millones de visitas, está viviendo en Los Ángeles, Spotify la escogió para ser la representante de Estados Unidos en su nuevo proyecto RADAR y su vida se ha transformado.

“Es que no puedo creerlo. Hace un año estaba en mi cuarto sola. Perdón por mi español, todavía estoy aprendiendo”, aclara y se ríe tímidamente. “Todo lo que ha pasado, lo de Spotify, no tengo las palabras describir lo que siento. Estoy muy agradecida”.

En los videos que subía de Sing You To Sleep, escribía en la descripción que esto solo era un paso para demostrarle a sus papás que no era un chiste, que en serio quería jugársela por la música. Ellos querían que fuera a la universidad, que estudiara alguna carrera de esas que dan plata. Pero claro, vieron lo que pasaba en redes sociales y decidieron apoyarla.

Desde pequeña la músico tuvo un papel importante en su casa. Sonaban Marc Anthony y Enrique Iglesias, que fueron esas primeras voces latinas que entraron a su cabeza. Pero hace unos años decidió explorarla con más profundidad, hasta encontrar algo que la moviera. Ahí aparecieron Yatra, Becky G, Natti Natasha y Nicky Jam, pero desde antes ya le gustaba cantar.

“Creo que empecé en la primaria. Mi mamá estaba en el coro de la iglesia cuando yo era una niña, entonces también quería cantar. Ya en bachillerato dije que quería continuar haciéndolo. Y aquí estoy”, cuenta Alaina.

Cuando terminó el colegio se animó a escribir sus propias canciones. Quería crear sus propios temas y dejar de imitar a otros músicos. Ahí empezó esa búsqueda por encontrar su personalidad como artista. Y desde que acabó la primera, sintió el llamado: esto es lo que debía hacer.

En enero decidió mudarse definitivamente a Los Ángeles para jugársela totalmente por su carrera. Es una de las ciudades donde en cada esquina hay alguien que quiere hacerse un nombre en el mundo de la música, por eso ha conocido a muchas personas que “saben lo que estoy haciendo”.

Durante la conversación menciona varias veces a su familia y a su papá, quien es la conexión latina. Dice que hablan todas las semanas y se nota de que lo ama. “Estoy muy orgullosa de él y de todo lo que se hace en español. Yo canto de lo que pienso, de mis problemas, y a veces lo que estoy sintiendo tengo que decirlo en español. Es una manera para expresar lo que me pasa en el momento”, confiesa. “Y también quiero que la gente que no pueda hablar en inglés escuche mi música y sienta lo mismo que la gente que sí lo entiende. Creo que, además, el español le añade una belleza a mi música, algo diferente que me gusta”.

El año pasado Alaina lanzó su primer EP, Antisocial Butterfly, y este 2020 ya tiene preparados otros dos. Voicenotes, que salió hoy 24 de abril, y Notas de voz, que verá la luz el próximo el 22 de mayo, del que ya se conoció el sencillo No vuelvas a mirar atrás.

Previous
Next