fbpx

Alma, historia, profundidad, y magia, el canto de Natalia Lafourcade

La artista mexicana habla sobre su proyecto más reciente, sobre la riqueza estética y espiritual del folclor, además de reflexionar sobre los desafíos que ha enfrentado como mujer en el mundo de la música
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Cortesía Prensa

En medio del lanzamiento de su Canto por México (Vol. 1 y 2), Natalia Lafourcade habló para El Pulso de la Cultura, el podcast de ROLLING STONE. La mexicana recordó sus comienzos en la música, cuando chocó con el amor de su padre por la música clásica, así como la primera vez que cantó junto a un mariachi a los 10 años de edad. En esta conversación ella también reflexiona sobre la discriminación y el machismo a lo largo de su carrera.

A Natalia la conocimos a comienzos de este siglo con una canción llamada En el 2000, que hacía parte de su primer disco, cuando ella apenas llegaba a la mayoría de edad. Luego de una crisis existencial que la llevó a alejarse de la música, decidió regresar con Mujer divina, un álbum en homenaje a Agustín Lara, que definiría un nuevo rumbo. Según sus propias palabras, lo que ella encontró al acercarse al folclor de su país fue, “Alma, espíritu, historia, tradición, profundidad, complejidad, magia, mística”. Eso nos ayuda a entender por qué sus más recientes proyectos, que además han recibido muchísimos reconocimientos, su han decantado por el lado de las músicas tradicionales.

En este podcast hubo también espacio para que ella hablara sobre los desafíos que ha debido enfrentar como mujer a lo largo de su vida profesional y personal; y en relación con su nuevo álbum ha dicho: “No es solo México, es lo que somos como mundo, como humanidad, todo quedó ahí…”.