fbpx

Aquí no pasa nada, el clamor de Santiago Cruz

Sin proponérselo, el cantautor ha dejado escapar un lamento que resume hábilmente las décadas de miseria que nos han traído a este punto
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Fotografía por Kike Barona, tomada del Instagram de Santiago Cruz

De forma espontánea y natural, ajeno a las dinámicas de la industria musical, Santiago Cruz compartió en sus redes una interpretación casera de Aquí no pasa nada, una canción que puede tenerlo todo para convertirse en el himno perfecto para los tiempos miserables que atraviesa Colombia. Lo interesante es que no se trata de un ejercicio de oportunismo demagógico, es una mirada cargada de honestidad y perspectiva histórica.

“Siento que no es una canción coyuntural, no es por lo que está ocurriendo; creo que es un resumen muy triste de lo que ha pasado por años, este momento particular que estamos viviendo es la explosión de todo eso que se cuenta en la canción”, ha dicho Cruz a ROLLING STONE.

Para el cantautor, el país parece atrapado en un día a día de experiencias muy dolorosas que le impiden ver el gran panorama; “Las razones de esto son muy profundas, y lo que estamos viendo muchas veces, en los argumentos que vemos en las redes sociales y demás, es una simplificación de lo que estamos viviendo, que es tremendamente peligrosa porque reduce las cosas a un punto de vista muy miope, y no permite tener una perspectiva más amplia y real de lo que está pasando”.

Sin alejarse del tono que lo ha caracterizado a lo largo de toda su carrera, Cruz aborda el tema con sencillez e inteligencia, aportando una canción que podría hacer un buen contraste estilístico con las joyas que Edson Velandia ha venido presentando recientemente. “Pasa que nos matan / que la fe nos la arrebatan / pasa que se roban todo / y nos dejan en el lodo / Pasa que hacen una guerra / pa’ robarse nuestra tierra / pasa que nos siembran miedo / y reparten todo a dedo”, canta el ibaguereño en la primera estrofa.

En estos días el país no parece interesado, con toda razón, en lanzamientos ni sencillos, y la aparición de esta canción no ha tenido que ver con las costumbres del negocio musical. El palo no está para cucharas, ni para hipocresías virales. Aquí no pasa nada fue compuesta hace ya algunos meses, y Cruz los mostró hace un par de días en una versión casera a través de sus redes sociales, sin mayores pretensiones. No era parte de ninguna estrategia de mercadeo.

“Vomitada” es la expresión que usa el músico para hablar de la forma en que surgió la canción. “Ahora que esa función orgánica se puso tan de moda por la anécdota del jugo con vómito, fue una canción vomitada. Fue consecuencia de alguna situación, alguno de esos días donde llevamos tantas semanas del año y tantas masacres, donde habían asesinado a algún líder sindical o ambientalista”, explica. “Lo que pasa es que ese es el dolor grande, que esa canción pudo haber sido escrita hace 20 años, o 30, o la semana pasada. Fue una respuesta a esa sensación de, ‘Puta, aquí pasa tanto todo el tiempo y al final no pasa nada’”.

Al preguntarle si alguna vez se cuestiona por qué le tocó nacer en Colombia -una inquietud triste para días más tristes- Cruz confiesa: “Me pregunto por qué no me voy, por qué no me he ido, por qué sigo acá, por qué mis hijos tienen que estar sometidos a esta realidad social; pero también creo que, cuando pasa esa reacción, que es apenas natural con respecto a lo que estamos viviendo, también uno puede decir ‘¿Qué puedo hacer?’, y ahí también hay una vuelta de tuerca que pocas veces revisamos; eso no significa que no adore mi país, que no adore mi ciudad, que no me sienta colombiano”. Ahí la pelota queda en nuestra cancha, ¿qué podemos hacer más allá de lamentarnos? ¿En qué estamos fallando? ¿Cuál puede ser nuestro aporte para que pase algo, y que ese algo por fin sea bueno?

La sensación que nos deja Aquí no pasa nada se mueve entre el desconsuelo y la esperanza; el desconsuelo viene porque no hace más que gritarnos verdades en la cara, y la esperanza surge porque nos muestra que aún hay artistas preocupados por ser artistas, no simples entertainers. Eso siempre se agradece. 

“Pasan los gobiernos / y la gente en sus infiernos / los magnates tan mezquinos / que se vuelven asesinos”, eso dice, y así es. Este no es un lanzamiento, es un clamor. Este es el país en el que nos tocó nacer, y está en alerta roja.