fbpx

Aún existen barreras para las personas afro dentro de la industria musical

Una investigación realizada por Black Lives in Music evidenció que el racismo continúa imponiendo limitaciones para artistas, compositores y profesionales afro dentro de las diferentes áreas de la industria en Reino Unido
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Black Lives in Music

La organización Black Lives in Music (BLiM), fundada en marzo pasado con el propósito de apoyar y empoderar a las personas afro que hacen parte de la industria musical, ha publicado los resultados de su primera encuesta sobre la experiencia de las y los artistas, compositores y profesionales afro en las diferentes áreas de la música.

La investigación contó con la participación de casi 2000 individuos de diferentes lugares de Reino Unido, y sus conclusiones se evidencian en el informe Being Black in the UK Music Industry Pt. 1. Allí se revela que a pesar de los esfuerzos por reducir la discriminación racial en este campo, el racismo continúa afectando no solo la vida profesional sino la salud mental de las personas racializadas.

Uno de sus principales hallazgos encontró que al 86% de las y los creadores de música les han sido impuestas barreras que les impiden progresa en sus carreras; una cifra que se eleva a 89% en las mujeres y a 91% en aquellas personas afro en condición de discapacidad. Tres de cinco creadores de música han experimentado racismo de forma directa o indirecta, mientras que el 71% ha sido víctima de microagresiones.

Charisse Beaumont, directora ejecutiva de Black Lives in Music, hizo énfasis en que el estudio demostró que las mujeres afro se encuentran en mayor desventaja en todas las áreas de la industria musical: el 43% las creadoras de música han sentido la necesidad de cambiar su apariencia física por su raza o etnicidad. Por ejemplo, la organización recibió un testimonio de una artista que aseveró haber recibido comentarios de índole sexual sobre el tamaño de sus labios o microagresiones por su cabello.

En cuanto a la salud mental, el 31% de las y los creadores de música y el 36% de las y los profesionales del medio han visto que esta empeorado desde que iniciaron sus carreras; el 16% de las mujeres han tenido que acudir a ayuda psicológica tras sufrir de agresiones raciales físicas o verbales.

La encuesta también evaluó la brecha salarial que existe entre las personas racializadas y las personas blancas. En este punto encontró que solo el 38% de las y los profesionales afro que se dedican a la música obtienen todos sus ingresos de estos oficios, a comparación del 69% de las personas blancas. Además,  57% de las y los creadores de música han sido testigos de cómo las personas blancas suelen obtener un mayor reconocimiento en sus ambientes de trabajo pese a estar menos calificadas.

En un comunicado de prensa, Black Lives in Music recordó algunos casos en los que artistas afro han sido víctimas de racismo como la ganadora del Factor X UK, Alexandra Burke, a quien una persona sin especificar le dijo que tenía que “blanquear” su piel porque de otro modo “no vendería discos”. Otra situación similar le ocurrió a la cantante de R&B Beverley Knight, quien en 2020 reveló que una disquera aclaró su piel digitalmente en la portada de su primer disco para que fuese “más presentable y aceptable a un público no negro”.

“No puedes cambiar no que no puedes dimensionar”, expresó Beaumont. “Este es el primer reporte de su tipo en el que se le muestra a la industria musical de Reino Unido cómo luce en realidad. La inequidad a la que son sometidos las personas afro dedicadas a la creación musical y con profesiones afines tiene su origen en el tradicionalismo y el racismo sistemático”.

Tras la publicación, BLiM hizo varias recomendaciones como la creación de programas de formación que permitan una mayor presencia de personas afro en los diferentes mandos de las organizaciones musicales, la inversión en educación musical y propuestas para reducir la brecha salarial de las personas afro, especialmente de las mujeres. La organización también hizo un llamado para crear servicios de atención psicológica antirracista dentro del campo, esto para apoyar a quienes son víctimas de racismo dentro de la industria de la música.