fbpx

Bad Bunny ya ganó el 2020… y esto es tan solo el inicio

Hablamos con el músico puertorriqueño sobre El último tour del mundo, sus regalos para sus fans y la búsqueda de un nuevo pasatiempo
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Luego de haber publicado tres discos en un mismo año, Bad Bunny todavía tiene mucho por dar.

STILLZ

Ningún artista tuvo un año tan grandioso como Bad Bunny. En febrero, el puertorriqueño publicó su segundo álbum, YHLQMDLG, lleno de referencias al reguetón vieja escuela con el que creció. Poco después de eso el mundo se detuvo, pero él encontró la manera de mantener su carrera a flote. En mayo, liberó un LP de lados B titulado Las que no iban a salir y el gran final de este año llegó en noviembre cuando compartió El último tour del mundo, un disco adornado de sonidos pesados que cambió el juego en la industria.

Este último álbum hizo historia como el primer larga duración totalmente en español que entró a listados internacionales, casi al mismo tiempo que Spotify declaró a Bad Bunny como el artista más escuchado del año. Pero este músico de 26 años no deja que sus logros se le suban a la cabeza, “La verdad es que disfruto de hacer música. Es lo que más me gusta hacer y el reconocimiento que venga con ella es un valor adicional. Me siento satisfecho solo con poder hacer lo que hago y con estar rodeado de personas que escuchen y apoyen mis ideas. Pero obviamente se siente bien y me enorgullece”.

En tu nuevo álbum imaginas la última gira en la tierra. Cuando el mundo vuelva a su curso, ¿cómo serán tus presentaciones?

Como las mejores en el mundo y la historia. Juro que eso es lo que siento y lo que quiero. Justo antes de la pandemia y la cuarentena estuvimos detallando cómo sería la siguiente gira, y hubiese sido increíble ver todas las ideas materializadas. Pero ahora con todo lo que ha pasado el sentimiento es diferente. Cuando finalmente pueda subirme a una tarima, se va a sentir una energía totalmente nueva; va a ser especial y creo que va a ser una combinación entre las ideas que ya teníamos en mente y las nuevas.

Si tuvieras que planear tu último concierto, ¿dónde sería?

Sería en Puerto Rico, no podría ser en otro lugar. Allí fue el primero y allí es donde será el último.

El disco tiene algunas influencias de rock alternativo, ¿qué tipo de bandas te gustaban cuando eras niño?

Sinceramente, tengo muchas y no quiero nombrar alguna en específico para que ninguna se quede por fuera. Desde que era niño he escuchado muchos estilos de música; con mi papá escuchaba uno, con mi mamá otro, con mis abuelos otro y con mis primos otro. A medida que vas creciendo quieres experimentar con géneros nuevos. Hay muchos artistas, bandas y grupos que me han inspirado. De hecho el otro día llegué a esta conclusión: incluso los artistas cuyo nombre no recuerdo, hacen parte de mis influencias. Todas esas canciones que he escuchado en momentos especiales que he vivido han moldeado lo que hago ahora.

En el video de Yo visto así sales en un parque de skateboarding, ¿alguna vez estuviste interesado en esa actividad?

No, en ninguna actividad que requiriera movimiento [ríe]. Solo puedo mantenerme de pie sobre una tabla de skateboarding por cinco segundos y ya, pero siempre me he sentido identificado con la actitud y la energía.

¿Eso significa que eras un chico más tranquilo o un performer?

Siento que siempre he sido ambas cosas. Mi estado del ánimo es impredecible por la mañana y luego por la tarde ya es otro distinto. Siempre he sido así.

¿Qué significa para ti el mostrar que puedes fusionar el reguetón con el rock?

Intento hacer las cosas orgánicamente, así que cuando llega el momento de pensar en el impacto que puedan tener, simplemente intento disfrutarlo. Crecí escuchando de todo y amo la música en general. Ser puertorriqueño en los 90 significa que el reguetón es la música con la que crecimos y como lo he dicho antes, es como si lo tuviéramos en la sangre. Obviamente puedo hacer reguetón, pero también puedo hacer otros ritmos y fusiones, y eso hacer parte de lo que me apasiona: crear y no tener límites. Hay muchos ritmos en el mundo y hay mucho qué probar.

En la última canción de YHLQMDLG dijiste que este nuevo disco sería el último. ¿Puedes confirmarnos de una vez que todavía no te vas a retirar?

¡Confirmado! [Ríe]. Todavía hay mucho por hacer y nunca sabes qué pueda suceder. Un día dices algo en una entrevista y luego pasas por una situación en la que dices, “Bueno, me quiero retirar cuando tenga 35”. Y luego cuando llegues a esa edad quizás quieres hacer más cosas. Aquí seguiré, por ahora.

El tema con el que cierras El Último Tour del Mundo es Cantares de Navidad. ¿Cómo la relacionas con las tradiciones puertorriqueñas?

Es una canción que me gusta demasiado porque me trae esos hermosos recuerdos de mi infancia, la Navidad y mi familia. Desde el inicio habíamos planeado que el álbum saldría en víspera de Acción de gracias y ese es un momento muy especial en Puerto Rico porque las familias se reúnen. Este año no sé cómo se celebró por la COVID-19, pero siempre he sentido que es como el inicio de la Navidad. Así que como sabía que el disco iba a salir en ese día, quería darles a las personas que me escuchan y apoyan (especialmente aquellos puertorriqueños que están dentro y fuera de la isla) una canción que se sintiera como un regalo. Es el último tema y le da a la gente el espíritu navideño para que puedan seguir celebrando. Además es del Trio Vegabajeño, una agrupación de mi barrio de origen y el compositor tiene mi mismo nombre, se llama Benito de Jesús. Todas estas cosas especiales están combinadas en una sola canción.

Hablando sobre Navidad, ¿qué pediste este año?

¡Nada! [Ríe]. Nunca pido nada, solo paz, amor y tiempo para disfrutar todo; el bienestar de mi familia y el propio para poder seguir haciendo música y alcanzar mis metas.

Los Grammys están cerca y estás nominado a dos categorías, ¿cómo te sientes con ello?

Dios, pienso en esas cosas el día antes de que sucedan. Así es como vivo mi vida. Sé qué es lo que está pasando hoy y eso es casi lo único en lo que pienso. Pero no, claro que estoy emocionado y orgulloso de poder ir el próximo año a representar.

¿Qué otros planes tienes para 2021?

Paso mucho tiempo creando y tengo más planes en los que seguir trabajando. Además de la música, no lo sé. Necesito tener nuevos pasatiempos porque no tengo uno que no sea música. Es mi trabajo y mi manera de relajarme. Necesito sentarme y encontrar algo nuevo que hacer [ríe].