fbpx

Bienvenidos a la Nueva Era de Tres Coronas

Rocca y P.N.O hablan sobre el concepto y lo que hay detrás de cada una de las canciones de Nueva Era, su nuevo álbum de estudio
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
RETROSPECCIÓN: “Regresamos y recreamos el boom bap de los primeros sonidos de Tres Coronas con algo muy fresco“, cuenta Rocca.

David Rugeles

Egotrip

Rocca: El primer tema que se escribió no salió en el disco. Se grabaron primero otros, pues estábamos buscando el color del disco. Cuando grabamos Egotrip, esa fue la primera canción producida por DJ Duke que nos dio un poco la dirección musical que queríamos. Decidimos hacer un boom bap, pero con algo nuevo. No un boom bap de los 90 porque ya lo hicimos, no una fusión porque ya lo habíamos hecho y no algo muy trapero porque después de tanto tiempo no era lo que queríamos expresar sobre el ritmo que está a la moda. Queríamos algo más atemporal. Regresamos y recreamos el boom bap de los primeros sonidos de Tres Coronas con algo muy fresco, tanto en los flows, en las temáticas, en la mezcla, en la manera en cómo se compone la música y en la forma en la que se construye la canción, es muy moderno. De ahí salió el disco.

P.N.O.: Cuando uno está haciendo un disco, algunas veces tiene un concepto, pero con Rocca estábamos descubriendo dónde queríamos llegar. Algo que teníamos claro es que queríamos darle a nuestro público ese sabor y esa esencia, mucha gente nos escribía y decía: “Parce, ustedes hacen falta ahorita en el hip hop”. Rocca y yo teníamos esa hambre de volver a escribir y a escupir en nuestro estilo, y Egotrip es cuando empezamos a darle color y a dónde queríamos.

Nueva era

R: Nueva era tiene una producción mía. Quería coger un poco el ambiente que habíamos dejado en La música es mi arma; fusión como ritmos afrolatinos y esa percusión. Quería volver con un poco de esa esencia pero con el tema del sampling y el boom bap. Fusioné esos dos ambientes para crear justamente algo moderno. Cuando nos metimos a escribirla, nos pareció que abría bien el disco porque daba el ambiente musical que queríamos para empezar a desarrollar otro tipo de boom bap, más llamativo para los conciertos. Siempre pensamos en esto, porque somos un grupo que viene de la era análoga. Venimos del sudor de la tarima y de los conciertos. Queríamos una canción que abriera el concierto con ese sonido bien ochentero en la batería. Ese sonido nos dio la idea de hacer esa portada inspirada en Richard Corben, en todos los dibujantes de los 70, en los dibujantes que tenían esa cultura rock agresiva y en esas tiras cómicas de adultos. Esa canción fue la que dio también la dirección visual del disco.

Rap Machine  

R: Esa pista es del productor francohaitiano Kyo Itachi, él trabaja con muchos productores de Estados Unidos, muchos raperos con un sonido muy neoyorquino, muy ST12. Es como homenajear un poco esa época de los versos largos, sin coro, pero que el verso no aburra.

P: Acá entramos con un beat muy clásico en el que Rocca y yo mostramos nuestros flows, el estilo se ve y también la lírica más madura. Nosotros ya somos cuchos en este negocio. Entonces Rap Machine es puro a lo Wu Tang, venimos con toda como ‘¡Pum, in your face!’. Es como un puño en la cara, y ahí empieza Tres Coronas.

Amor y odio   

R: Fue producida por DJ Duke, yo hice los arreglos y Poncho puso la temática y empezamos a trabajar ahí con un coro básico como para concierto. Es ese tema típico de Tres Coronas de las confrontaciones entre el amor y el odio, la envidia, la falsedad… Un tema duro, agresivo, que suena a calle. Nosotros somos un grupo underground. Creo que somos lo más underground que puede haber. Sin embargo, tenemos una fama internacional.

P: Es un tema muy Tres Coronas, si te das cuenta siempre hemos hablado sobre esos sentimientos del ser humano que nacen de la envidia, la falsedad y del día a día de mucha gente.

Rawkus

P: Después está Rawkus, significa caos, agite, desorden, ¿qué está pasando? También hay una canción clásica de Wu Tang que se llama Bring da Ruckus entonces ahí estamos reviviendo ese rap de los 90 pero trayéndolo al mundo de Tres Coronas. Lo interesante de esta canción es que son dos beats en un tema, entonces es como que Rocca te está contando el periódico y estás viendo todo lo que está pasando, mientras estás sentado en la mañana tomando el café y de repente te vas para el monte y ahí es donde vengo yo hablando más metafóricamente, haciendo una comparación de algo que siempre hemos tenido: La música es mi arma. Entonces mi arma es mi versar, mi rap, mi flow, mi conexión de palabras, mis párrafos, mis letras, esta es la forma de defenderme ante lo que está pasando.

VERSOS COMO ARMA: “Mi rap, mi flow, mi conexión de palabras, mis párrafos, mis letras, son la forma de defenderme ante lo que está pasando”, comenta P.N.O. David Rugeles

Máscaras

R: También está producido por Kyo, una pista muy jazzera. Se la mandé a Poncho y él enseguida escribió el primer verso. A esta pista le coloqué unas baterías en vivo para darle un ambiente más jazzero y arreglos más pulidos. Luego vino el Cyber, un colega nuestro desde el inicio que nunca había tenido la oportunidad de expresarse con Tres Coronas, y trajo un coro muy chévere, como una fusión del folclor con lo moderno de Nueva York.

P: Te tocan varias máscaras, no te toca solo la del falso, sino también algunas que debes ponerte para sobrevivir a ciertas situaciones de la vida. No necesariamente para esconder algo. Si ves la evolución del ser humano, son máscaras. Cuando eres un niño tienes una máscara, después llegas a hacer un adolescente y tienes otra, llegas a los 20 y otra y después llegas a los 30 y otra, la del papá, son diferentes etapas en la vida.

Ajisosos

R: Producida por el haitiano Mash Traffic, quien hace pistas de dancehall pero con rap, porque Tres Coronas siempre ha sido guapachoso. Queríamos un tema con una nueva figura del rap latino, que nos guste, entonces Akapellah era perfecto porque tiene ese lado caribeño, moderno, que nos gusta. Poncho fue la conexión.

P: Al principio se iba a llamar ‘El trato 2’ que si te acuerdas es el primer disco de Tres Coronas, teníamos El trato que habla lo que estábamos haciendo en ese momento: exportando nuestra música. Con Akapellah queríamos mantener ese color y creo que él hizo un buen trabajo con su flow: le dio ese color, esa misma energía, es un temazo.

La falda azul  

R: En los discos de Tres Coronas siempre hay un solo. Uno de Poncho y uno mío, siempre, en todos los discos. Para ese tema, no queríamos un tema guapachoso sino uno de crónicas sociales actuales. Poncho tenía su tema, que es Xconvicto, y yo tenía La Falda Azul que es un tema como Edipo rey, sin la cosa sexual pero como Edipo rey en el sentido de la mamá que parió al hijo y él nunca supo quién era la mamá. Se vuelven a encontrar en una situación tremenda, dramática y el chino termina matando a la mamá sin saber quién era ella pensando que es un trabajo más. También es una lección de moral, de que el pasado siempre vuelve, por más que tú lo trates de esconder siempre pasa algo en el universo y vuelve a golpear a tu puerta. En el coro vino Caleño, un cantante de salsa con el que ya había trabajado y que puso el bolero como base.

Xconvicto

P: Es lo mismo, es algo similar a lo que está narrando Rocca. Los dos temas son similares. En esta canción estoy hablando sobre la vida de un gambino, de un mafioso en Nueva York, que está metido en el negocio, paga 20 años de cana, y es una historia muy común. Cree que la vida y todo está igual, que todo el mundo va a estar ahí esperándolo, y se da cuenta de que no. Usted paga lo que hizo y ahora esto es lo que tiene que enfrentar, su esposa no está, sus hijos no lo reconocen porque no ha estado con ellos, y es lo que él está expresando. El sufrimiento y eso que está encarando en ese momento.

Clásico

R: Si miras bien, el disco tiene mucha coherencia, yo abrí la canción y cerré la última. La primera pista es de mi autoría y la última también. Yo tenía ese track desde hace tiempo y siempre había querido cantar sobre esa pista porque no es binaria, es un 6/8. No es una pista que cualquier rapero puede rapear porque es un ritmo de 3 pulsos. Es rarísima, pero tiene un groove muy bacano, entonces le hice unos arreglos con las guitarras y después de ahí empezamos a rapear. Como era la última canción del disco, dijimos: tiene que ser un homenaje a nuestros inicios, que se sienta esa furia que teníamos al principio. Yo cuento mis inicios en el rap y Poncho cuenta los de él. En el coro vino nuestro compañero Afaz, que la rompió porque yo me imaginaba un beat y que el coro fuera un dance hall de los 90. Afaz lo hizo muy bien, y al final Poncho se inspiró, empezó a hablar y yo le seguí la corriente. Quedó como una canción rara y clásica, como un homenaje. Y cuando cerramos el disco, teníamos más canciones pero nos pareció que en estas 10 se resumía muy bien lo que era la Nueva era.