fbpx

Black Eyed Peas pierde su rumbo en Translation

Will.I.Am y compañía se subieron al bus de la tendencia del pop latino, y fallan en el intento
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Black Eyed Peas volvió a fallar en su intento por recobrar su omnipresencia en la cultura popular
Nabil Elderkin*

Black Eyed Peas

Translation

A todo movimiento cultural exitoso se sube una horda de turistas. Mientras un gran número de reggaetoneros, traperos y cantantes pop latinoamericanos disfrutan de un éxito mundial sin precedentes, hay viajeros como DJ Khaled, DJ Snake y Tyga que inevitablemente se adhirieron a ese sonido, teniendo distintos niveles de éxito. 

Ninguno de esos intentos se ha sentido tan cobarde, oportuno y poco profundo a nivel sonoro como el de Black Eyed Peas, que ha sufrido en su búsqueda por mantener esa omnipresencia cultural que hace unos años alcanzaron. Para su sencillo de regreso, llamado Ritmo, convocaron al experimentado J Balvin, muy conveniente para acercarse a es popularidad a la que le apuntaban. Gracias a la expoliación del hook de Rhythm Of The Night de Corona y por tirar su caña de pescar en el lago de Hollywood, siendo el sencillo principal de la banda sonora de Bad Boys para siempre, la canción escaló hasta la cima de las listas de Billboard Latino. 

Si los Black Eyed Peas se hubieran conformado con tan solo la exposición de Ritmo, nos habríamos olvidado de esto más rápido de eso. Pero en su lugar, lanzaron un álbum lleno de tropiezos y momentos toscos; podría haber sido un EP, pero terminó siendo un LP. Siguiendo la fórmula (y cayendo en sus errores), reclutaron a Nicky Jam para que rapeara sobre un reciclado beat de MC Hammer para Vida Loca y forzaron a Maluma a cantar sobre una malformada reinvención de un clásico de Lisa Lisa and Cult Jam para Feel the Beat. Estas y otras copias sin encanto están repletas de unos versos mediocres del trío. Incluso Taboo, quien tiene ascendencia mexicana, falló trágicamente en sus hooks al intentar incorporar el español: “Let’s party like we’re running out of tiempo” [Festejemos como si se nos estuviera acabando el tiempo]. 

De todos modos, Translation tiene sus encantos. La consistencia y la destreza bilingüe de Becky G es lo mejor por el lado latino, como lo evidencia su simple y poderoso coro en Duro Hard. Como es costumbre, la sensación dominicana El Alfa le da una energía de superestrella a No Mañana. Y aparentemente como reemplazo de Fergie, J. Rey Soul demuestra su talento vocal en gran parte del disco, complementando a Ozuna en Mamacita y haciendo lo necesario por evitar un mayor daño para los Black Eyed Peas, un grupo demasiado desalineado con su esencia.