fbpx

Bob Dylan es acusado de abusar sexualmente de una menor en 1965

La víctima afirma que el intérprete le administró drogas y alcohol durante seis semanas cuando tan solo tenía 12 años
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
“Las acusaciones de más de 56 años son falsas y él será defendido a toda costa” aclaró el representante del músico.

Redferns

Una mujer ha presentado una demanda acusando a Bob Dylan de abusarla sexualmente cuando ella tenía 12 años en 1965.

En el documento, la mujer identificada bajo las iniciales “J.C”, dice ser residente de Greenwich, Connecticut y afirma que Dylan abusó de ella durante abril y mayo de 1965, acotando que: “él se aprovechó de su estatus como músico insinuándose para tener control sobre ella y acosarla sexualmente”. De igual forma, se establece que J.C recibió drogas y alcohol del intérprete para que este tuviera acceso a violarla en repetidas ocasiones, incluso en el departamento de Hotel Chelsea del cantante en Nueva York.

Como resultado de la denuncia, la demanda establece que J.C: “fue víctima de heridas tanto físicas como psicológicas y, de acuerdo con la información brindada, algunas de esas lesiones son permanentes”. Por otra parte, J.C busca obtener una indemnización compensatoria cuyo monto no ha sido determinado por un juez.

Un representante del cantante le dijo  a Rolling Stone que: “las acusaciones realizadas por la mujer de 56 años son falsas y él será defendido a toda costa”.

La demanda fue instaurada el viernes pasado en Nueva York, justo antes de la clausura del decreto en contra del abuso a menores. La ley, que fue dictada en 2019, permitía que los sobrevivientes de abuso infantil pudieran acusar a sus agresores, incluyendo a instituciones cuya función era protegerlos, sin tener en cuenta sus limitaciones o si los hechos denunciados ya habían sido prescritos.

Por último, la demanda también llega después de que un juez desestimara una demanda no relacionada contra Dylan por los derechos de autor conexos con su álbum Desire de 1976. La viuda de uno de los coautores de Dylan, Jacques Levy, alegó que Levy tenía un acuerdo con Dylan para participar en los ingresos generados por las canciones que escribieron juntos y, por tanto, tenía derecho a una parte del reciente acuerdo de publicación de Dylan de 300 millones de dólares. Un juez declinó la demanda, diciendo que Dylan: “era dueño de todos los derechos de autor de las composiciones”.