fbpx

Bunny Wailer, miembro fundador de The Wailers, fallece a los 73 años

Maxine Stowe, su manager, confirmó su deceso
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Bunny Wailer, 1990.

Toronto Star

Bunny Wailer, uno de los miembros fundadores de The Wailers y un gigante del reggae cuya carrera se extendió por casi siete décadas, ha muerto a los 73 años.

Maxine Stowe, su representante, confirmó que el deceso ocurrió este martes en Kingston, Jamaica. Aunque no se conoce la causa de la muerte, el músico había estado ingresando y saliendo del hospital tras haber sufrido un segundo accidente cerebrovascular en 2020. Neville Livingston (su nombre de pila) fue un miembro original del trío conformado por Bob Marley, Peter Tosh y él.

Nacido el 10 de abril de 1947 en el distrito Nine Mile en Jamaica, fue amigo y casi hermanastro de Marley desde muy temprana edad, luego de que sus padres Cedella Booker y Thaddeus Livingston comenzaran a vivir juntos en 1955.

Cuando Marley y Livingston eran discípulos de Joe Higgs, el Padrino del reggae, conocieron a otro de sus estudiantes, Peter Tosh; poco después los tres se trasladarían a Kingston. Más adelante, el cantante Junior Braithwaite se uniría a ellos al igual que las coristas Beverley Kelso y Cherry Smith.

Tras una serie de cambios de nombre que incluyó The Teenagers y The Wailing Wailers, el grupo se alió con Coxsone Dodd y el sello de Studio One (que contrató a compositores y productores como Lee ‘Scratch’ Perry y Jackie Mittoo), y lanzó Simmer Down, un éxito inmediato en su país.

En poco tiempo, Braithwaite, Kelso y Smith dejaron The Wailers, dejando intacto el núcleo de la agrupación. El trío publicó su álbum debut, The Wailing Wailers, una colección de canciones que la banda grabó a mediados de los años 60, pero se tomaría un descanso luego de que Marley se casara con su esposa Rita y se fuera a vivir con su madre a Estados Unidos. Durante este periodo, Livingston pagó un año de cárcel por posesión de marihuana, no obstante, los tres se reunirían tras el regreso de Marley a Jamaica.

Mientras Marley y Tosh eran los vocalistas principales y compositores del grupo, Livingston jugó un papel indispensable en crear las armonías de sus canciones. The Wailers después trabajó con Perry para los discos Soul Rebels (1970) y Soul Revolution (1971). Por ese tiempo, Livingston escribió y grabó una de sus canciones más icónicas, Dreamland, que fue incluida en su álbum en solitario, Blackheart Man (1976).

Una colección de canciones que el trío grabó con el sello del productor Leslie Kong, Beverley’s, fue lanzada bajo el nombre de Best of the Wailers en 1971. Para ese entonces, y en gran parte gracias al éxito de artistas de reggae como Toots and The Maytals y Jimmy Cliff, la música jamaiquina ganó reconocimiento internacional y The Wailers se embarcaron en una gira por Reino Unido junto al cantante estadounidense Johnny Nash.

En 1972, la agrupación firmó con el productor Chris Blackwell e Island Records, dando como resultado su clásico de 1973, Catch a Fire. A pesar de que el álbum y su continuación ayudaron a que ganaran popularidad fuera de Jamaica, después del lanzamiento de Burnin’, Tosh y Wailer dejaron el grupo debido a que Blackwell intentó restarles protagonismo y reducirlos a la banda de acompañamiento de Marley, además de programar una gira por Estados Unidos que retó la estricta fe rastafari de ambos.

Luego de su salida de The Wailers, Livingston (ahora conocido como Bunny Wailer) comenzó a trabajar en su álbum como solista, Blackheart Man. El haber pasado a un segundo plano en el proceso creativo del trío, le permitió consolidarse como un artista completo al componer, producir y ser la voz principal de todo su disco, que también tuvo colaboraciones con los otros miembros de la agrupación y leyendas del reggae como Sly and Robbie y Aston ‘Family Man’ Barrett. El LP incluyó canciones como Dreamland y Burning Down Sentence, inspirada en su experiencia en prisión.

“Los temas que se hicieron para Blackheart Man fueron demasiado simbólicos y significativos para el desarrollo del género”, le dijo el músico a la revista Reggaeville en 2017. “Realmente considero este disco es uno de esos en los que el mundo del reggae debería fijar su atención”.

Blackheart Man marcó el inicio de su prolífica carrera en solitario que llegaría a su cúspide al ganar el Grammy por Mejor álbum reggae en tres ocasiones: en 1991 por Time Will Tell: A Tribute to Bob Marley, en 1995 por Crucial! Roots Classics y en 1997 por Hall of Fame: A Tribute to Bob Marley’s 50th Anniversary.Sobre su carrera, Wailer mencionó en el programa radial Afropop, “The Wailers son responsables de su propio sonido. Bob, Peter y yo somos completamente responsables de ello, de lo que el grupo le trajo al mundo y del legado que dejó”.