fbpx

Cerrero vuela con nuevos vientos

Esta alianza presenta un primer trabajo profundo y prometedor que invita a cerrar los ojos
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Carolina Osejo

Cerrero con ‘El león’ Pardo

Canción para un amigo

Diego Gómez y Jorge Emilio Pardo se conocieron cuando Edson Velandia planeaba hacer un disco en vivo que se titularía Grandes Fracasos Volumen 1, que nunca se publicó. Luego trabajaron en el proceso de Ondatrópica y en otros proyectos de dub que fueron fortaleciendo el vínculo hasta el día de hoy.

Unieron fuerzas para presentar en vivo un formato que combina instrumentos en vivo a cargo de Pardo y la parte de dub con consola análoga en vivo, samples, máquinas y sintetizadores en manos de Gómez; con el paso del tiempo ‘El León’ paso a hacer parte de Cerrero.

El primer producto oficial de esta unión es Canción para un amigo, un EP lleno de introspección y nostalgia donde Gómez crea ambientes sonoros en los que Pardo vuela mientras nos lleva a oír historias jamás escuchadas que se cuentan sin palabras. Acá escuchamos la tradición de nuestros gaiteros, la cadencia de las cumbias, y la siempre innovadora libertad del jazz, que conviven hábilmente sobre bases hipnóticas, capaces de llevarnos al más intenso de los trances.

Gómez continúa demostrando un gran dominio de la consola y del dub que se fundamenta en su larga historia como discípulo de Mad Professor, Adrian Sherwood y Lee ‘Scratch’ Perry; un alumno brillante que ha estado detrás de proyectos tan significativos como Dub de Gaita. Por su parte, Pardo ha sido capaz de consolidarse como un instrumentista de gran credibilidad, de una creatividad sorprendente que se expande por el aire de sus gaitas y trompetas; “A él se le siente la tierra en la garganta”, dice Gómez, describiendo con confusa claridad el sonido de su compañero.

Sin importar si se escuchará un día en medio de un festival, o si se disfruta mientras lavamos los platos en el encierro delirante de la pandemia, este EP logra algo que difícilmente puede describirse con la limitación de las palabras.

“Ahora me dejen tranquilo, ahora se acostumbren sin mí, yo voy a cerrar los ojos…”, dice Neruda en Pido silencio, y eso es justamente lo que inspira Canción para un amigo desde que el reproductor marca los primeros segundos.