fbpx

Cómo Travis Barker se convirtió en el mentor del Pop-Punk para la generación Z

“La música Rock está volviendo” dice Barker”. “No podría estar más orgulloso”
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
“Obviamente estamos viviendo el renacimiento del Pop-Punk” dice Barker.

Samuel Trotter para Rolling Stone

Cuando Jaden Hossler, el rompecorazones de Tik Tok y ahora conocido como el cantante sentimentalista Jxdn, nació, el futuro fundador de su disquera estaba muy ocupado haciendo Take Off Your Pants and Jacket. A pesar de la brecha generacional que los separa, el chico de aquella cara fresca, cuerpo lleno de tatuajes y pelo esponjoso Hossler escogió al baterista de Blink- 182, Travis Barker y DTA Records como su disquera y casa de producción, sobre otros que se encontraban peleando por él. Él ve a su predecesor como un espíritu musical bondadoso, “un tipo cojonudo” y “uno de sus mejores amigos”.

Barker cumple 46 en noviembre y tiene tres hijos adolescentes, uno de ellos fue quien precisamente le presentó a Hossler. “Le digo a mis amigos que no tienen hijos, ‘tengan hijos, ellos te mantienen joven’ dice Barker. “Yo patino con mis hijos, boxeo con ellos…a mis hijos les gusta la misma música que a mí”. El último año Barker se ha convertido en un mentor de la música para la generación Z, ayudando a engendrar el renacimiento del rock joven que le debe muchísimo tanto a Juice WRLD como a Blink y a los Emo’s de la mitad de la década del 2000. (También se encuentra en una relación con Kourtney Kardashian, cuyos comentarios sobre este tema prefiere reservarse para esta entrevista, pero no para sus redes sociales).

“Obviamente hay un renacimiento gigantesco del pop-punk en este momento” comenta Barker en una tarde de un día de mayo, en su estudio ubicado en Los Ángeles, donde deambula entre la producción del álbum debut del rapero de 23 años KennyHoopla, y su colaboración con los rockeros de espíritu californiano los Dirty Heads, hasta su intervención en una versión acústica de una canción de Machine Gun Kelly. “La música rock está en su ruta de regreso. No podría estar más orgulloso”.

Él está esperanzado-no por primera vez en su carrera- en que puede convertirse en un puente para expandir el mundo del rock. “Algunos de los fans de Jaden me dicen como ‘Whoa ¡Jaden ha inventado un nuevo género musical!’ Lo cual me da risa, pero de cierta manera me conformo con que él los introduzca a esto, eso estaría bien para mí” comenta Barker. “Porque creo que incluso Blink fue eso. Sabes, muchos chicos descubrieron a Blink para después encontrar artistas como The Descendents, Bad Religion y Buzzcocks. Entonces si los chicos escuchan a MGK y Jxdn y luego descubren todas esas bandas, yo estoy ahí para ello. Eso es cool”.

Barker también ha prestado su talento para la batería y la composición a otros artistas jóvenes como Willow Smith (una amiga de muchos años de su propia familia cuyo reciente sencillo, Transparent Soul, suena muy parecido a como sonaba el rock alternativo de los noventa), Trippie Red, y Swae Lee del dúo de hip-hop Rae Sremmurd. El artista que quizá sea más reconocido dentro de su trabajo es quizá Machine Gun Kelly, el antes rapero convertido en estrella pop-punk cuya carrera tomó un nuevo impulso en el 2020 con su álbum, Tickets to My Downfall, que fue una verdadera colaboración entre los dos artistas.

“Travis me mostró el arte de no pensar demasiado” dice MGK. “Había momentos donde yo entraba a la habitación, conectaba los instrumentos, y lo que salía durante esa sesión de grabación terminaba convirtiéndose en una canción. Pero, él también me enseñó que puedes empezar una canción de cero y que, justo cuando creías que habías terminado, la vuelves a comenzar hasta que se convierta en todo lo que debería ser. Él me contestaba el teléfono a las 5 a.m si yo le llamaba. Las sesiones en el estudio se convirtieron en una especie de catarsis. No había censura. Él me motivó a que mis emociones más crudas salieran”. 

Barker ha estado en su segunda vida desde 2008, cuando sobrevivió no solo a un aparatoso accidente de avión, sino también el terrible trauma mental y físico que conlleva dicha eventualidad. Recientemente decidió tatuarse en sus antebrazos las palabras ‘Survivors Guilt’, para conmemorar el lanzamiento del álbum debut de KennyHoopla pues explica que “Survivors Guilt  me toca realmente, hombre. Yo cargué con la culpa de haber sobrevivido a ese accidente por años. Muchísima terapia para tratar el estrés post traumático, y yo simplemente no pude aceptarlo por mucho tiempo”.

Incluso antes del accidente, Barker ya había empezado su faceta como productor, creando melodías y remixes para raperos desde Bubba Sparxxx hasta Soulja Boy. Su debut en solitario de 2011, Give the Drummer Some, estaba casi  compuesto únicamente por raperos en su totalidad; Barker creció amando el hip-hop y el metal , no solo el punk, y estaba entusiasmado por evitar ser encasillado. “Creo que hubo un periodo donde la gente era como ‘¿Y ese qué está haciendo?’ dice Barker. “Pero para mí era natural”. Él compara su experiencia a la de su amigo Machine Gun Kelly: “Él fue encasillado como un rapero, pero él podía ser mucho más. Sentía que a mí me había sucedido lo mismo. Todos decían como ‘Él es un baterista de punk-rock”. 

Sus recientes colaboraciones con artistas de alto perfil fueron, en su mayoría, un producto de estar encerrado en casa. “Todo pasó casi que por defecto por el virus y las cuarentenas” comenta Barker. “Las cosas verdaderamente empezaron a despegar para mí cuando me hallé confinado en mi casa por la cuarentena en mi estudio y sin el acceso para irme de gira”.

Mientras que otros trabajos de Barker empiezan a tener más reconocimiento, él está emocionado por continuar su camino con Blink-182. La banda, que lanzó un álbum en 2019, ha grabado distintos temas con otros músicos-Grimes, Lil Uzi Vert-Lil Tracy-pero él no estaba seguro aún de cómo funcionarían. Él está en comunicación constante con el vocalista de Blink, Mark Hoppus. (Hoppus reveló que está siendo sometido a tratamiento con quimioterapia por el cáncer que enfrenta en este momento semanas después de que Barker hablara con la Rolling Stone). “Yo pasé un día con Mark hace una semana” comenta Barker. “Ayer me decía, ‘Hermano, felicidades, estoy muy feliz por ti”.

Para finales de mayo, los planes de Barker eran pasar el próximo año grabando un nuevo álbum con Blink-182 con algunos colaboradores, para luego irse de gira. “Creo que eso podría ser posible en 2022” dice Barker. “Tengo tantas cosas que estoy obligado a hacer este año. Quiero pasar la cantidad de tiempo correcta en el disco de Blink y asegurarme que este sea una de los mejores cuerpos de trabajo que hemos hecho…Esa será mi prioridad. Será lo único en lo que trabajaré”.

El guitarrista Tom DeLonge, quien abandonó la banda en 2015 después de años de aspereza y discusiones (y cuyo puesto en la formación ha sido ocupado por Matt Skiba, veterano del Warped Tour junto a Alkaline Trio, desde entonces) está ahora en buenos términos con Barker y Hoppus una vez más, según el baterista. ¿Podría haber una reunión? “Nunca digas nunca” acota Barker. “Yo hablo con Tom todo el tiempo. Nos mandamos mensajes jocosos y ese tipo de cosas. Los tiempos de malos tratos y malentendidos entre nosotros terminaron. Es solo amor ahora. Los tres hablamos todo el tiempo y somos amigos. Entonces sí, yo no diría que no existe la posibilidad. Creo que si el tiempo es correcto pues tendría sentido…”

Mientras tanto Barker está asumiendo su rol como renacentista creativo. “Siento que por fin estoy haciendo lo que debo estar haciendo” dice. “Es lo que me motiva. O sea, no soy un arquitecto, no puedo construir una casa-pero sí sé cómo construir canciones. Me gusta construirlas, me gusta producir cosas y hacer algo de lo que antes era nada”.