fbpx

Damon Albarn habla sobre llevar la experiencia de Gorillaz a otro nivel

A poco tiempo de las presentaciones en vivo de Song Machine, Albarn le da un vistazo a sus 30 años de carrera musical
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Damon Albarn (izq) y Jamie Hewlett

Thomas Chéné

Gorillaz siempre se ha enorgullecido de ser la banda virtual más grande del planeta, así que tiene sentido que la agrupación animada se haya adaptado bien a este año distópico que hemos vivido tras una pantalla. “Habíamos esperado este momento, en serio”, dice Damon Albarn a sus 52 años mientras se ríe. 

Albarn pasó gran parte de este 2020 trabajando en Song Machine, una compilación de sencillos que terminó convirtiéndose en uno de los grande álbumes del año y que además cuenta con la colaboración de leyendas de la música del Reino Unido como Robert Smith de The Cure y Elton John, así como de nuevos talentos como Earthgang y Slowthai. Ahora, Albarn planea cerrar este año con un concierto por streaming como ningún otro. 

Song Machine Live from Kong ofrecerá tres conciertos totalmente en vivo entre el 12 y 13 de diciembre, donde Albarn, la agrupación en vivo de Gorillaz compuesta por 14 músicos y las animaciones creadas por el cocreador de Gorillaz Jamie Hewlett darán un show completamente asombroso. “Es un proyecto de ensueño, es genial que las animaciones y los humanos estén haciendo lo mismo en un momento en vivo”, dice Albarn. “Verás a las animaciones en el escenario, interactuando con la banda, verás a los artistas invitados en un contexto semiholográfico, algo así como Star Trek. No estaremos en una tarima sin público. Esto es un especial de Gorillaz para la televisión, será visto como una forma pionera de entretenimiento, o terminará en el arrume de “buenas ideas, pero que no funcionan”

Muchos músicos este año han tratado de pasar su show en vivo a las plataformas digitales. ¿Ha sido más fácil para ti ya que Gorillaz siempre ha sido una banda virtual?

En principio, debería ser algo con lo que me sienta cómodo, al menos con la idea. Hemos habitado ese mundo por mucho tiempo, de muchas maneras. Es raro de todas formas, sobretodo por este disco. Ya que lo hicimos de manera episódica, así que me sentía en un lugar y un momento diferente con cada canción. Con canciones como Momentary Bliss regreso a mi juventud, luego con Dead Butterflies, me siento un poco incómodo en Altanta. En Désolé, me siento como si estuviera en las montañas de Suiza. Siempre estoy cambiando entre guitarra y piano, así que habitar todos esos lugares desde la instantaneidad de un livestream es un reto, pero uno interesante. 

En 2001 tocaste detrás de una pantalla de proyección en la primera gira de Gorillaz. ¿Qué recuerdas de ese momento?

Bajarme los pantalones mucho. Y no solo yo, muchos de esos conciertos fueron tocados estando semidesnudos. Tener a tanta gente gritando y verla tan metida en el cuento sin que te puedan ver, es interesante. Pero parece muy antigua la idea hoy en día. Poner una pantalla y tocar tras ella. Es como de otro mundo, ¿no?.

Ahora con esta gira, se supone que lo estamos llevando a otro mundo, uno donde no sabes qué es real y qué no. De cierta manera, estamos jugando con la idea de un programa de televisión. Si esto sale bien, tal vez hagamos más especiales, y hacer algo que hace mucha falta, un show musical que muestre artistas nuevos, viejos y eclécticos. No se ve mucho de eso por ahí.

Has tenido una carrera larga y prolífica, haciendo música en todo tipo de circunstancias. ¿Sientes que este momento que estamos viviendo ahora es creativamente inspirador?

Si. Creo que en el sentido de todo lo que nos obligó a hacer a todos nosotros, definitivamente. Tal vez nada vuelva a ser lo mismo que antes. Me gustaría pensar que dentro de seis meses, voy a estar caminando en el escenario en un campo grande en algún lugar, y va a hacer mucho calor, y todos van a estar muy felices. Pero no puedo decir que sé que va a suceder… Será interesante. Todo esto que estamos ensayando es bastante introspectivo; no estamos pensando en proyectar. Quizás la música se beneficie de eso.