fbpx

Donda es el álbum en donde Kanye deja de encontrarse

Kanye West lanzó su décimo álbum de estudio que, aunque musicalmente sabroso, no deja de ser un desastre
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Kevin Mazur/Getty Images

Kanye West

Donda

Reuniones con Donald Trump, su compleja relación con Kim Kardashian o sus comentarios sin filtro en Twitter… Es así como Kanye West se ha mantenido relevante en la esfera social durante los últimos cinco años. Donda su última producción musical trae consigo una etapa ambigua. Por un lado, retoma las disculpas que West ha dado a través de su música y por el otro lado, propone una experiencia casi religiosa en la cual no sé sabe cuándo y cómo Kanye encontró la salvación. 

Donda comienza con la repetición del nombre de su madre como si fuera un mantra, de ahí sigue a un crescendo exuberante en donde narra cómo fue arrestado y pasó tiempo en la cárcel. Esos tres minutos y medio son lo que define el tono del álbum: es complejo, musicalmente atrevido y conceptualmente ambiguo. Es en esa contradicción en donde la audiencia elige escuchar el resto del álbum. 

A diferencia de  My Beautiful Dark Twisted Fantasy (su álbum de culpas y disculpas) que lo posicionó como un semidiós musical. Donda muestra a un Kanye que ya no busca el perdón porque no lo necesita, en este álbum Kanye se quita los disfraces y los artilugios para señalar que todas sus experiencias de vida lo llevaron a encontrar la coherencia musical y su propia salvación. 

Uno podría comparar los álbumes de West con los de Dr. Dre pues en ambos las voces vienen de la producción, la edición y la re-imaginación de las propuestas iniciales. Pero en donde Dre es duro con sus colaboradores y trabaja con detalle y ataca idiosincrasias, West crea sus álbumes como si agitara una brocha de pintura de manera errática. Incluso cuando sus álbumes están disponibles para el público se nota la crudeza y vulnerabilidad del artista. Es por eso que las colaboraciones de West siempre tienen un tinte de sorpresa e ingenuidad como por ejemplo Yeezus, su álbum del 2013. 

Pero en donde Yeezus es magistral e inesperado, Donda es desarticulado e inacabado. La versión que tenemos ahora no se siente completa es como si Kanye quisiera conmovernos pero se quedara corto. Por ejemplo, la canción Jail -en donde Jay- Z tiene el peor verso escrito y rapeado- tiene una línea que dice “Made in the image of God- that’s a selfie” (Hecho a imagen y semejanza de Dios como si fuera una selfie)  suena como si fuera una canción en borrador, en especial cuando sabemos que Kanye puede escribir canciones de calidad. 

Del álbum se rescata lo experimental: desde la longitud -27 canciones que dan para 110 minutos-, el tinte reverencial que tienen  God Breathed, con su sonido de meditación que muestra un universo en expansión, o Jonah, que suena como si un culto estuviera celebrando la creación. También se rescata que el álbum es oscuro y obliga a la audiencia a desnudarse de principios falsos. Por ejemplo, Heaven and Hell,  Burn false idols o We on Bezos son alusiones a la dualidad entre lo santo y lo terrenal. 

En términos musicales Donda cuenta con dos paletas, una digital y otra coral. La paleta digital tiene sonidos sintéticos y bruscos y la paleta coral cuenta con órganos de iglesia y coros angelicales. Lo fascinante no es el vaivén, lo fascinante es el choque entre esas dos paletas y conceptos porque se siente de otro planeta en donde Kanye es creador y creyente al mismo tiempo.Sin embargo, y a pesar de eso, hay partes del álbum que son inertes y lentas.

En términos líricos, West hizo una catarsis. Pues reconoce la identidad afroamericana y la violencia policial,  al mismo tiempo reconoce lo doloroso que es atravesar un divorcio y verbaliza lo difícil que es tramitar las ideaciones suicidas y la angustia de sentirse huérfano. Y uno como espectador no sabe si llevarlo de fiesta o si prender una vela en su honor. Curiosamente, esa sensación hace de Donda el álbum más coherente en lírica.

Ahora bien, de este álbum se pueden resaltar tres intenciones: 1. Kanye tiene un nivel de empatía alto pero no siempre claro y genuinamente quiere aligerar la carga, o culpas, de lo que implica ser humano. 2. Este álbum tiene un costo moral y humano pues cuenta con la perspicacia del orden de las canciones y haber hecho una colaboración con Hoover Jr. 3. Su intento experimental se siente como un mea culpa y falla en su intención salvadora.