fbpx

Ed O’Brien de Radiohead encuentra su propia voz en Earth

En su debut como solista, el guitarrista se pone al frente del escenario y entrega un muy buen disco
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Ed O’Brien en modo solista.
Fotografía por Eliot Lee Hazel

Ed O’Brien

Earth

El papel de Ed O’Brien en Radiohead siempre ha sido fundamental, pero subestimado. Puede que sus aportes no sean tan evidentes como los de el otro guitarrista Jonny Greenwood, pero a la derecha de Thom Yorke siempre está con su pandereta durante Reckoner, cantando “rain down” en Paranoid Android o con una batería portátil en There There.

Se ha demorado un poco, pero O’Brien finalmente decidió salir de la oscuridad con su debut como solista, Earth, utilizando el nombre EOB. En las entrevistas ha recalcado que tenía que sacar un álbum, que una parte suya iba a “morir” si no lo hacía. Esa sensación de urgencia se siente en todo el LP. Shangri-La, la primera canción, abre el disco por lo alto al profundizar en sentimiento que hasta ahora se da cuenta que existen. La voz de O’Brien nunca había sonado tan clara y reconocible.

Una gran parte de Earth es tranquilo y relajado, como Brasil y Olympik (cada una dura más de ocho minutos), que juegan con el cerebro a punta de sintetizadores y frases sobre el amor o la perfección. “A love supreme is all I need” [Un amor supremo es lo que necesito], canta en la segunda. Después de Brasil viene Deep Days, un tema acústico y lento que sirve para retomar el aire después de un corte largo.

Long Time Coming también sobresale, pero el cierre con Cloak on the Night es lo mejor del disco. Junto a Laura Marling, O’Brien despliega cada verso con cuidado sobre una guitarra acústica: “You and me all night long/ You and me in this storm/ Holding tight” [Tú y yo toda la noche/ tú y yo en esta tormenta/ abrazándonos con fuerza].

Con Earth, O’Brien se convierte en el cuarto integrante de Radiohead en animarse a hacer música como solista, después de Yorke, el guitarrista Jonny Greenwood y el baterista Phil Selway. Solo falta que el bajista Colin Greenwood dé ese paso. El éxito de todos estos proyectos, incluyendo Earth, sugiere que cuando lo haga, la espera habrá valido la pena.