fbpx

Eels: Un rayo de luz en el año del distanciamiento social

Mark Oliver Everett, líder de Eels, nos habla de su nuevo álbum, su particular conversación con John Lennon y la importancia de no tomarse demasiado en serio a sí mismo
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Mark Oliver Everett

Fotografía de Gus Black

El mundo pareciera estar yéndose al carajo en este accidentado 2020. El escalofriante paso de la pandemia, el tenso clima político y la polarización social nos han dejado a todos emocionalmente exhaustos. Por suerte, artistas como Mark Oliver Everett están ahí para reconfortar con canciones a una humanidad que necesita más que nunca de un fuerte abrazo para recuperar la fe en el futuro.

Con su obra maestra Electro-Shock Blues y su conmovedora autobiografía Cosas que los nietos deberían saber, Everett ya ha dejado claro que no es ajeno a la tragedia. Tras haber atravesado una desgarradora historia familiar que pulverizaría a cualquier otro, Mark encontró resiliencia en la música, purgando con ella sus agudos pesares y canalizándolos hacia una luminosa visión de la vida que ha compartido durante más de dos décadas.

En esta oportunidad, Eels nos ofrece Earth To Dora, un mosaico de pop rock que explora tanto el carácter romántico y melancólico como el cursi y melodramático de las relaciones amorosas. Con este álbum, inspirado por una tierna conversación de SMS entre viejos amigos, Mark Oliver Everett regresa para iluminar un poco nuestro paso por una época particularmente angustiante.

¿Cómo has estado desde el inicio de la pandemia?

Ya sabes, ha sido un año muy raro para todos [risas] yo incluido. Pero tengo algo de suerte porque no es tan diferente a mi estilo de vida normal. Ya sabes, yo trabajo en casa, soy bastante solitario y no salgo mucho. Pero esto ha sido demasiado, incluso para alguien como yo. Lo más difícil para mí es que no puedo salir de gira y tocar en vivo. Es lo que deberíamos estar haciendo justo ahora pero obviamente no se pudo… Esa es la parte que realmente duele.

Hablemos de Earth to Dora. En esta oportunidad escogiste como portada la pintura de un payaso andrajoso que sonríe tímidamente. ¿Qué puedes decirnos sobre esa imagen?
Es un viejo cuadro de segunda mano que estuvo colgado en mi baño por alrededor de 10 años. Un día estábamos trabajando en las nuevas canciones, yo fui a orinar, y al mirar ese payaso colgado al lado del inodoro pensé, “¡Esa es la portada del álbum!”. Es como si él hubiese pasado por momentos difíciles y de todos modos logra mantener esa pequeña sonrisa que parece decir, “Todo va a estar bien”. Desde ese momento lo saqué y lo colgué en la cocina, donde ahora tiene un lugar mucho más digno como portada de un álbum.

Esta es la primera vez que utilizas el nombre de alguien, aparte del tuyo, en el título de un disco. Supongo que Dora debe ser una persona realmente especial para ti. ¿Quién es ella y por qué ha sido tu musa para este álbum?

¿En serio? ¿Nunca había puesto el nombre de alguien más? Dora es una amiga que solía trabajar en el personal del tour, ella se encargaba de las luces y desde entonces somos buenos amigos. Hace tiempo ella estaba pasando por una situación difícil, y una noche hablábamos al respecto por SMS. En cierto momento me fijé en lo que estaba escribiéndole para animarla y pensé, “Ey, esto podría ser la letra de una canción. Podría no sólo animarla a ella sino a más gente si convierto esto en música”. Creo que es la primera vez que he escrito una canción inspirada en mensajes de texto.

¿Por qué situar la figura de una amiga al centro de un álbum que retrata el arco de una relación amorosa?

Este álbum es más una colección de canciones que un álbum conceptual sobre una relación en particular. No todas las canciones hablan de la misma relación e incluso hay varias que no tienen nada que ver con experiencias propias. Esas han sido inspiradas por amigos como Dora, otras son sacadas directamente de mis relaciones pasadas y el resto son inventadas.

La música de Are You Fucking Your Ex? tiene un tono marcadamente melodramático. ¿Estabas buscando retratar ese tipo de situación como si fuese parte de una especie de telenovela?

Sí, tienes razón. Esa es una de las canciones que fueron inspiradas por conversaciones con amigos y me alegra poder decir que no es algo que me pasó a mí. Un día hablaba con una amiga sobre frustración sexual, le pregunté cómo ella lidiaba con eso y me dijo, “Simplemente me follo a mi ex”. Fue como, “¡Epa! no me esperaba ESO”. Como compositor siempre tengo oídos atentos a ideas interesantes y allí pensé que sería divertido meterme en la cabeza de una persona muy celosa y desconfiada. En fin, esa es mi idea de diversión [risas].

Tu carrera siempre ha estado marcada por la exploración de un montón de géneros y sonidos diferentes en cada álbum, muy al estilo de David Byrne. Earth to Dora tiene un énfasis en las tonadas que le da un cierto sabor a los Beatles. ¿Estabas buscando algo así?

No creo que lo hiciera de manera consciente mientras estaba componiendo, pero ahora que lo veo en retrospectiva, sí, terminé yendo por ese camino. En Anything for Boo, además de mencionar a Gal Costa y su Tropicalia, también menciono a Abbey Road de los Beatles. Supongo que últimamente los he estado escuchando bastante. El interés en sí era hacer bonitas melodías con un carácter atemporal y una instrumentación más bien tradicional.

Hablando de los Beatles… Hace poco publicaste una peculiar entrevista en la que un John Lennon octogenario conversa contigo acerca del nuevo álbum como si fuesen amigos de toda la vida. ¿De dónde sacaste tal ocurrencia?

Es una nueva pasión que tengo y que consiste en escribir cosas bajo la identidad de otras personas [risas]. Es sólo mi nuevo hobby. Tal vez haga más de esos en el futuro.

Cualquier persona creativa ha soñado alguna vez con poder conocer y conversar con sus ídolos,  ¿no?. Supongo que este es un modo de hacerlo.

[Risas] Sí, pero mira, yo tengo amistades reales con iconos de la música que aún viven y muchas de las cosas que puse en esa conversación con Lennon en realidad son sacadas de esas amistades. Pensé que sería divertido para la gente ver lo que es tener como amigo a un ícono de la música, así como el tipo de conversaciones que puede haber con ellos. Pero sobre todo pensé en que sería reconfortante imaginar un escenario en el que John Lennon estuviese aún entre nosotros.

Pienso que hay un elemento de Eels que no recibe suficiente crédito y es precisamente su sentido del humor. Tú has hecho cosas disparatadas en vivo como invitar a un mago a hacerte levitar en medio de un solo de guitarra, así como celebrar una “ceremonia de renovación de votos rockeros” con tu guitarrista principal luego de 10 años de tocar juntos…

Lo último es una de las cosas más ridículas que he hecho en la vida [risas].

Ese tipo de cosas los convierte en una banda de rock muy auténtica. ¿Qué cosas inspiran y moldean tu sentido del humor?

Ya que suelo tocar ciertos temas bastante pesados en varias de mis canciones, me parece importante el hacer como Mary Poppins y dar “una cucharadita de azúcar para ayudar a la medicina a bajar”. Pienso que, cuando puedes llevar temas pesados hacia un lugar más positivo con un poco de humor, puedes hacer que las partes más duras y tristes cobren un mayor significado. Hay grandes de la comedia como Richard Pryor que han moldeado mi sentido del humor. Aprecio especialmente esos comediantes que tienen un cierto toque de vulnerabilidad. También está Ricky Gervais con The Office y Extras… Para mí ellos dos son como los Beatles y los Stones de la tele.

Tanto las redes sociales como los conciertos de Eels tienen un carácter muy cálido hacia el público. Abundan los pequeños chistes, actos y palabras de afecto para dibujar una sonrisa en el rostro de los fans. Incluso una vez hablaste sobre querer que uno de tus anteriores álbumes, Blinking Lights & Other Revelations, se sintiera como un abrazo para el oyente. ¿De dónde nace esta filosofía?

En el clima politico estadounidense reciente se ha hecho muy obvio que hay un lado que promueve la empatía, la bondad y el cuidado mutuo, mientras que el otro lado es todo lo contrario, es el “preocúpate por ti, y que se joda el resto”. Pienso que simplemente siempre he estado en el primer grupo. 

¿Considerarías entonces que la amabilidad y la empatía pueden ser un acto de resistencia? ¿Una forma más constructiva de rebelión?

Sí, aunque es difícil. Si tomas el ejemplo de Martin Luther King y su postura pacifista, ahí ves una gran manera de luchar. Lo difícil es cuando estás frente a gente como Donald Trump y sus seguidores. Ellos simplemente asumen que no están peleando y así es muy duro. Pero sí, pienso que ser amable siempre es la vía correcta, siempre que sea posible.

Es innegable que los EEUU atraviesan un momento bastante oscuro ¿Qué crees que pasará con el futuro de tu país?

Es aterrador porque cualquiera que sea el resultado de las elecciones, incluso si es el que queremos, nadie sabe lo que los seguidores de Trump podrían terminar haciendo. Puede ponerse feo. Pero en general, creo que eventualmente las cosas van a estar mejor. Si miramos hacia atrás en la historia, siempre han habido periodos terribles en los que la gente pensó, “Este es el peor momento de la historia”, y de algún modo las cosas mejoraron. Creo que eso pasará de nuevo, pero puede que tome tiempo porque esta vez las cosas se complicaron en serio.