fbpx

El bebé de la portada de Nevermind demanda a Nirvana por pornografía infantil

Spencer Elden, quien ahora tiene 30 años, dice que ha “sufrido y seguirá sufriendo daños de por vida” como consecuencia de la fotografía
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Nirvana en 1991.

Paul Bergen

El bebé, ahora adulto, que aparece en la portada del álbum Nevermind de Nirvana ha presentado una acción legal en contra de la banda y las demás personas que estuvieron involucradas en la fotografía, alegando que se trata de pornografía infantil.

Spencer Elden, quien ahora tiene 30 años, sostiene en la demanda que los implicados “produjeron, tuvieron en posesión y promocionaron conscientemente pornografía infantil”, que “no tomaron las medidas necesarias para proteger a Spencer y evitar su explotación sexual”, que han seguido “beneficiándose con su participación en su explotación sexual con fines comerciales”, y que este “ha sufrido y seguirá sufriendo daños de por vida”.

Entre los demandados se encuentran Dave Grohl, Krist Novoselic, las tres personas que están a cargo del patrimonio de Kurt Cobain (Courtney Love, Guy Oseary y Heather Parry), el fotógrafo Kirk Weddle, el director de arte Robert Fisher, y varias compañías de distribución discográfica. El antiguo baterista de la banda, Chad Channing, también aparece en la lista a pesar de no haber estado involucrado en el disco. En la demanda se solicita a cada uno de ellos una indemnización de 150 mil dólares por daños, además de otros costos legales.

Elden tenía cuatro meses de edad cuando apareció en la portada del álbum con una foto que fue tomada en una piscina en Pasadena, California. Aunque las fotografías no sexualizadas de infantes no suelen ser consideradas como pornografía infantil bajo la ley estadounidense, la demanda alega que las imágenes sí fueron sexualizadas.

Por ejemplo, el documento afirma que Weddle intentó asegurarse de que la portada “generara una respuesta sexual por parte del público” al provocar “arcadas en Spencer antes de ser lanzado al agua, en poses que exponen y resaltan sus genitales”. Asimismo, reclama que el retrato desnudo con un dólar en un anzuelo parece representar a Elden “como un trabajador sexual”.

La demanda también compara el arte de Nevermind con otras portadas polémicas que “muestran a un niño o son directamente pornografía infantil”, como el Virgin Killer de Scorpions, el álbum autotitulado de Blind Faith y el Balance de Van Halen. Allí dice que “al igual que otras portadas controversiales, los demandados pretendían llamar la atención con una imagen explícita que se enfocaba intencionalmente en sus genitales”.

Después de señalar el éxito mundial del LP, menciona que el demandante nunca ha recibido compensación alguna por la fotografía, y que ni él ni sus tutores “firmaron una autorización para el uso de cualquier imagen suya, y mucho menos para ser comercializada como pornografía infantil”. No obstante, su padre Rick Elden, quien era amigo de Weddle, le dijo a NPR en 2008 que recibieron 200 dólares por la sesión.

Aunque en repetidas ocasiones Elden ha recreado la portada siendo adolescente y posteriormente como adulto (aunque sin estar desnudo), la demanda culmina aseverando que “ha sufrido y continuará sufriendo de daños personales por la distribución y posesión de pornografía infantil en la que aparece”. Al final, sostiene que ha sufrido de “angustia extrema y permanente que se ha manifestado físicamente, interfiriendo en su desarrollo normal y educacional; pérdida de por vida de la capacidad de obtener ingresos y de ganar salarios en el pasado y futuro; gastos médicos y tratamiento psicológico; pérdida del sentido de la vida” y otras consecuencias que serán determinadas en el juicio.