fbpx

El nuevo día del caribbean raver

El hombre del afro se ha rapado en confinamiento, pero mantiene su espíritu tan frondoso como siempre
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Lucia Arcila

Pernett

Tengo cada día

Año tras año, cuando se publica el cartel de Rock al Parque, uno o dos genios salen a tratar de enseñarnos qué es y qué no es el rock. Su discurso trasnochado habla de tempos en 4/4, bajo, guitarra y batería, y no va mucho más allá; como si el rock fuera solamente una música, no un espíritu o una forma de vida.

Si de ser “rockero” se trata, en el sentido filosófico y actitudinal del término, Pernett tendría muchas lecciones para estos personajes. Su historia musical lo muestra como un hombre incansable, y convencido de sus principios y sus sonidos, un quijote del trópico contemporáneo.

Tengo cada día es el álbum que ha lanzado en medio de la pandemia, con la colaboración de invitados como Phil Manzanera, Amós Piñeros y Alejandro Duque “El Duque”.

Ecléctico, como siempre, en la letra de Canta está -como en las de todo el álbum- repleto de buena onda, y la línea de teclado taladra tu cabeza hasta que te acuerdas de Bring on the Night, de The Police. “Hoy toca inventarnos la rueda”, canta en Reinventarse, una canción introspectiva y profunda, perfecta para estos tiempos tan raros, que junto a Tengo cada día, parece la más apegada a lo que formal y tradicionalmente entendemos como rock. Pernett -en este disco, y en todo lo suyo- se sale de muchos parámetros, no encaja en lo que nos han dicho que deberíamos escuchar, y justamente por eso merece nuestra atención.