fbpx

El poder de la nostalgia ‘Emo’ regresa con The Used

Los héroes del pop punk celebran sus 20 años de carrera artística y la llegada de su álbum más reciente
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Dan Whitesides, Bert McCraken, Joey Bradford y Jeph Howard conforman The Used.

Cortesía The Used

Al inicio de la década de los 2000, cuando MTV aún estaba en sus días de gloria, llegar a casa significaba todo un ritual. Más o menos hacia las tres de la tarde, el televisor familiar emitía una serie de contenidos que quizá preocupaban a los padres de los millennials, pero que divertían a toda una generación. Desde el mítico ‘Enchúlame la máquina’ (Pimp My Ride), pasando por ‘Jackass’, hasta ‘MTV Cribs’, los jóvenes lograban disipar su angustia adolescente acompañados del top 10 del legendario canal musical.

El tiempo fue volando mientras My Chemical Romance nos enseñaba a admitir que no estábamos bien, Linkin Park nos invitaba a viajar al futuro en un clip cuasi apocalíptico y lleno de ballenas en ‘In The End’ (video que curiosamente tuvo su veinteavo aniversario recientemente), y Avril Lavigne nos recordaba que, a veces, las cosas podían tornarse algo complicadas.

Sin embargo, entre los miles de nombres que conforman la escena pop punk ‘dosmilera’ se encuentra una banda que compuso uno de los himnos para cantar a todo pulmón en medio de las multitudes, ‘The Taste of Ink’. The Used, autores de una de las canciones más recordadas por las listas de música y la nostalgia, cumplió hace poco más de 20 años de trayectoria artística y, para celebrar dicha ocasión, lanzaron su octavo álbum de estudio Heartwork.

Por lo cual, desde una sesión de grabación en el icónico estudio en el valle de San Fernando (Los Ángeles) de John Feldmann, Jeph Howard, bajista de la agrupación (o vegano, conocedor de videojuegos y ‘dog mom’ como él se describiría a sí mismo) y el mítico baterista, Dan Whitesides, se dispusieron a revelar los secretos de una carrera longeva a Rolling Stone Colombia. En medio de una caminata por el jardín Jeph y sus infaltables lentes de sol le sonríen a la cámara de su móvil, mientras que su compañero Dan prefería permanecer en la sombra.

El disco más reciente de la banda, Heartwork (Deluxe) cuenta con 11 temas inéditos, incluyendo una colaboración con Travis Barker.
Cortesía The Used

Ustedes hacen parte de un colectivo de grupos musicales que se quedaron permanentemente marcados en la memoria de sus fanáticos por el significado que tuvo su música para ellos durante su adolescencia y los inicios de su adultez. Canciones como ‘The Taste of Ink’ o ‘All That I’ve Got’ representan una etapa valiosa en la vida de quienes crecieron escuchándolos durante sus giras o en la radio.

Esas mismas personas se reencontraron con su música durante la pandemia y la cuarentena, pues fue un tiempo que nos permitió regresar al pasado de cierta forma.

¿Qué efecto tiene sobre ustedes el poder de la nostalgia? Más aún en momentos donde el reencuentro es algo tan valioso.

Jeph Howard: Somos muy afortunados, hemos estado juntos por más de 21 años, pues la banda se fundó en mayo del 2000. Como muchas agrupaciones, hemos tenido nuestros altibajos y hemos recorrido el mismo camino por un buen tiempo… y esto de la pandemia nos afectó a todos prácticamente, todos pasamos por esa misma mierda juntos y vivimos diferentes facetas.

Hubo meses en donde nuestras emociones se encontraban en un cambio constante, estábamos enojados, tristes, felices… devoramos libros, vimos millones de películas sentados en nuestros sofás, recuperamos nuestra adicción por los videojuegos y disfrutamos en familia intentando encontrar algo que llenara un vacío que había dentro de nosotros.

Por lo cual, la música logró convertirse en ese aliado que nos permitió reencontrarnos con partes de nosotros que quizá no recordábamos. Entonces creo que es interesante tener esa experiencia de reminiscencia para que las personas puedan volver a acercarse a nuestros primeros discos y que se emocionen por lo que era The Used y cómo hemos evolucionado hasta el momento.

Pese a que su octavo álbum de estudio, Heartwork, fue lanzado en abril del año pasado, en septiembre debutaron la versión de lujo de dicho disco, el cual contó con 11 canciones inéditas. ¿Para ustedes cómo fue el proceso de trabajar en este disco a distancia? ¿Qué era lo que más les preocupaba de componer durante estos tiempos tan arduos?

Jeph Howard: Gran parte de Heartwork se grabó antes de la llegada de la pandemia, en un periodo de tres semanas, más o menos, pero para contar la historia completa, debo decir que al principio solo nos reunimos como banda y tuvimos sesiones de improvisación como grupo, de las cuales salieron por lo menos 20 ideas diferentes para canciones (o quizá un poco más).

Luego llegamos al estudio (de John Feldmann) y decidimos empezar de cero. En medio de la cuarentena todo fue un ir y venir, pero logramos componer 28 temas en total.

Dan Whitesides: Sí, aunque hubo algunos que debimos grabar en casa, de hecho, varias partes de la percusión las grabé en casa…

Jeph Howard: ¡Sí Tienes razón! también hice algunas partes de los bajos en mi estudio…

Dan Whitesides: Pero en el álbum Deluxe, que de hecho fue algo que me pareció bastante cool porque nunca habíamos trabajado así, podíamos grabar nuestras partes y enviarlas para que fueran mezcladas, entonces también creo que experimentamos algo nuevo. ¡Fue genial!

También, la banda trabajó junto a su gran amigo y productor, John Feldmann, nuevamente ¿Qué fue diferente esta vez a la hora de abordar su proceso creativo junto a él?

Jeph Howard: Hemos trabajado con él desde nuestros inicios como banda, aunque también hubo otros productores que se nos han unido en medio del camino, pero creo que (hablando desde mi perspectiva personal) se siente casi como un miembro de la familia al que no has visto en un largo tiempo. Volver a reunirnos con él y poder divertirnos juntos fue especial. En realidad creo que este ha sido uno de los discos que más he disfrutado grabar.

Nadie tenía miedo de aportar ideas, decir ‘Jeph, prueba esto en el bajo’ o incluso Dan comentaba ‘oye, prueba cantando esta parte’… fue solo creatividad y libertad completa sin ninguna clase de retención o miedo.

Dan Whitesides: Sí, nadie tuvo miedo de expresar sus ideas pues la atmósfera de trabajo fue muy buena. Todos tuvimos la libertad de proponer melodías, estribillos, partes para la batería… no habíamos hecho algo así antes, por lo cual fue muy divertido.

Otro de los aspectos que conforman esta pieza musical es probablemente las diversas referencias literarias que hacen con las letras o los títulos de las canciones. Por ejemplo, el tema que abre el disco: ‘Paradise Lost (a poem by John Milton)’ alude al clásico que explica la dicotomía entre el bien y el mal y su conexión con la existencia de Dios. ¿Por qué creen que era importante hacer referencia a ese poema específicamente para comenzar el álbum?

Jeph Howard: Si miras detalladamente, cada canción de Heartwork (sin contar las ‘B-Sides’) tiene que ver con algún libro. Bert es un lector ávido y él está obsesionado con la literatura. Incluso, si se fijan, la portada del disco toma muchas cosas de diferentes libros. Y bueno, ya refiriéndonos a por qué decidimos empezar con ‘Paradise Lost’ debo ser franco y decirte que… ¡Esa canción era un puto hit! Era el motor que daba inicio a un gran disco, era un tema feliz, algo que no es precisamente metal pero sí resulta frentero.


Además, en el octavo tema del álbum, ‘1984-infinite jest’, hacen referencia al clásico de Orwell y a la novela post enciclopédica, Infinite Jest, en una canción que refleja la caída de la sociedad a manos de las redes sociales y las tragedias televisadas. ¿Cómo han querido canalizar estas dos obras exactamente? ¿Cómo creen que la canción refleja la nueva realidad americana?
 
Jeph Howard: Resulta interesante porque, en realidad, la canción la escribimos mucho antes que movimientos como Black Lives Matter o incluso la pandemia sucedieran, pero sí encaja perfectamente en lo que transmitieron y pues, de cierta forma hubo tantas cosas malas que bueno… No quiero nombrar a Trump pero acabo de hacerlo. Es que es penoso que Estados Unidos haya tenido que pasar por algo así, todo país tiene sus problemas, pero es que lo nuestro fue simplemente embarazoso.
 
En este LP colaboran con algunos personajes interesantes. Por un lado, tienen un tema con Caleb Shomo, ‘The Lottery’, que es una de las canciones más influenciada por el ‘screamo’ del disco. ¿Cómo surgió este dúo? ¿Cómo fue crear “una de las canciones más pesadas del catálogo de The Used”, como la describen?
 
Jeph Howard: Lo gracioso es que le dábamos vueltas y vueltas al puente de esa canción, cambiándolo hasta que Bert dijo ‘no está lo suficientemente fuerte’, lo hacíamos de nuevo tratando de hallarse sentido… originalmente teníamos en mente a otro cantante para esta colaboración, pero estaba demasiado ocupado y no digo esto por menospreciar a Caleb, pero no estábamos preparados para que alguien como él cantara con nosotros.
 
Pero, cuando grabó con la banda, este chico, de la nada, llegó con la letra ya escrita y cantó (gritó) todo su verso antes de tocar en un show.
 
Dan Whitesides: Además no le cambiamos nada, él mandó su parte y dijimos ‘¡Wow, está perfecto!’
 
Jeph Howard: Se sintió como si estuviera hecha específicamente para él.
 
Por otro lado, también trabajaron con los miembros de Blink 182, Mark Hoppus y Travis Barker.  ¿Qué diferencia hubo entre trabajar con Travis y colaborar con Mark?
 
Dan Whitesides: Mark fue todo un ‘hombre de negocios’, super inteligente, muy interesado en componer las melodías y la letra de la canción, lo cual fue bastante cool, pero luego también sacaba su cámara para tomar fotografías, entonces puedo decir que le importaba estar allí en ese momento. Resultó ser un gran trabajo en equipo, entonces fue genial poder verlo en acción.
 
Incluso cuando vino Travis, él ya había estado allí con nosotros por lo menos unas seis horas…
 
Jeph Howard: Sí, de hecho había vivido en ese sofá como seis meses y aún seguía allí
 
Dan Whitesides: (Risas) Fue divertido estar en el otro lado de todo y verlo tocar una de nuestras canciones, verlo intentar esto, probar con aquello… Él es un baterista reconocido mundialmente, por lo que, el solo hecho de contar con él en este proyecto fue increíble.
 
Hemos coincidido con los chicos (Blink-182) varias veces, e incluso hemos tocado en varios conciertos juntos, pero nunca habíamos tenido la oportunidad de trabajar con ellos.
 
Hablando de colaboraciones recientes, ustedes también participaron en el reciente álbum de estudio de MGK o Machine Gun Kelly (un músico que solía incursionar en el Hip-Hop hasta que probó el pop punk) Tickets To My Downfall, junto con Yungblud en la canción ‘body bag’. ¿Cómo fue trabajar con Colson? ¿Qué pudieron aprender de su metamorfosis artística?
 
Jeph Howard: Es cautivador, porque nuestro último álbum es casi todo rap, entonces estamos haciendo lo opuesto a lo que hizo MGK (Risas) trabajamos en un disco únicamente de rap…
 
Dan Whitesides: (Risas)
 
Jeph Howard: Pero, hablando seriamente, en el estudio solo pudo estar Bert y Joey, entonces supongo que la sección rítmica no tenía permiso de estar allí (Risas), solo bromeo…
 
Dan Whitesides: Lo que sucedió realmente es que esa grabación se dio justo después del segundo show de nuestra gira, entonces Bert y Joey fueron al estudio alrededor de las 2 o 3 de la mañana, por lo cual supongo que nosotros estaríamos durmiendo o jugando videojuegos. Pero por lo que sé (según los videos que he podido ver en internet) no hubo nada más que un buen ambiente, sonrisas y puede notarse que se divirtieron grabando.
 
Jeph Howard: Ahora que lo recuerdo, hemos hablado de colaborar con MGK en alguna de nuestras canciones en el futuro, pero aún no ha sucedido.
 

Recientemente pudieron volver al ruedo e ir de gira de nuevo, después de meses separados y paralizados por el miedo de una enfermedad letal que nos perseguía a todos. ¿Qué diferencia sintieron en el ambiente esta vez? Más aún después de darnos cuenta que, quizá, tomamos muchas cosas de la vida por sentado ¿Qué fue lo que más disfrutaron?

Jeph Howard: Sabes, estuve reflexionando sobre cómo, la mayoría de días estuvimos encerrados, yo solía pensar cosas como ‘Oh, no puedo esperar para ver a mis amigos de nuevo’ y esperaba reencontrarnos para decir ‘¿Pueden creer que esa mierda sucedió de verdad? ¡Qué locura!’, pero, una vez pude verlos de nuevo, no tuve tiempo de decirlo siquiera, simplemente nos montamos al escenario y disfrutamos. Fue algo extraordinario.

Dan Whitesides: Fue realmente grato volver porque creo que nunca me había sentido tan bien tocando en vivo. O sea, yo siempre amo salir de gira, pero por alguna razón nuestra energía en el escenario y la forma en la que sonábamos fue diferente.

Además el público era ruidoso, gritaban la letra de nuestras canciones, muchos de nuestros fanáticos asistieron, por lo cual todo eso mezclado fue… Solo sé que amé cada minuto de ello.

Jeph Howard: Por otra parte, debimos incorporar un nuevo método de gira, casi como en pequeños grupos o ‘burbujas’, en donde la banda y el personal del equipo estaban completamente separados del mundo real. No teníamos permitido salir a comer a ningún restaurante, no podíamos reunirnos con nuestros amigos, nuestra familia no podía venir a vernos… entonces todo el mes y medio de gira consistió únicamente en estar juntos como banda, compartir con el personal y ya. Pero fue divertido preocuparnos exclusivamente por el concierto que teníamos que hacer y nada más.