fbpx

El renacimiento de Royal Blood

Hablamos con Ben Thatcher baterista de la agrupación sobre el nuevo sonido y el próximo álbum de la banda
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
El nuevo álbum será publicado a principios de 2021.

Dean Martindale

El dúo británico Royal Blood ha regresado, tras haber publicado en 2018 su álbum How Did We Get So Dark?, la agrupación se prepara para publicar su tercer álbum de estudio titulado Filthy Minds. Hablamos con el baterista Ben Thatcher sobre el nuevo sonido de la agrupación y el proceso de grabación de este nuevo LP.

“La cuarentena fue un período muy interesante, es algo horrible de decir por todo lo que está pasando en el mundo en este momento, pero nos sirvió mucho para experimentar y explorar nuevos sonidos”, cuenta Thatcher desde su hogar en el Reino Unido. “Estábamos en medio de la grabación del disco cuando nos agarró la primera cuarentena, así que tuvimos que detenernos y volver a casa. En ese tiempo, escribimos seis nuevas canciones y nuestro álbum cambió por completo”, añade.

Ese tiempo libre otorgado por la cuarentena fue el responsable de la experimentación de Royal Blood para este nuevo álbum. “Llegamos con este nuevo sonido, estos beats influenciados por la música dance. Cuando nos dimos a conocer, solo había dos elementos en la banda. Yo no solamente me encargaba de llevar el ritmo, pero era yo el encargado de darle color a las canciones al cambiarlo”, cuenta Thatcher.

El proceso de composición fue bastante diferente al de los álbumes pasados. Para el álbum debut de Royal Blood, la regla era utilizar solamente bajo, batería y voces, en cambio para Filthy Minds, el reto era nutrir cada canción con más elementos. “El disco es un poco desordenado, como una tormenta en tu cabeza, líricamente es un poco oscuro, pero la música es muy energizante y movida, lo cual hace que sea una fusión extraña, sin ser completamente deprimente”, dice el baterista.

El primer adelanto de Filthy Minds fue publicado a mediados de septiembre, el sencillo titulado Trouble’s Coming, es la primera canción de Royal Blood con este nuevo sonido inspirado en los grandes de la música dance como Daft Punk y Justice.