fbpx

Eminem se esfuerza, pero logra resultados irregulares

El decimoprimer álbum de Eminem habla de la violencia en masa y cuenta con la participación de Anderson .Paak y de Young M.A.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Eminem recibe críticas variadas con su álbum Music to Be Murdered By. Craig McDean
DANNY CLINCH

Eminem

Music to Be Murdered By

Eminem ha sido una de las estrellas más grandes por más de dos décadas y ha adquirido cualidades de un angustiado artista de culto, con cierta falta de interés por el género que alguna vez transformó. En este nuevo disco, los viejos enemigos (incluyendo a la figura que se refleja en su espejo) vuelven a aparecer, y los enfrenta con un virtuosismo que parece más un arma que un don natural, y los desgarra uno por uno, mientras responde a las críticas que sufrieron sus discos anteriores.

Parece que esta vez incluyó un poco más de emociones, temáticas e intelectualidad, pero el disco no cuenta con un concepto, a menos que “jódeme y te joderé”  lo sea. Never Lose Again es uno de los ejemplos de su genialidad para adornar letras en decadencia.

Eminem enfrenta a muchos enemigos en este álbum de 20 canciones y 64 minutos de duración, producido por Dr. Dre. Nosotros somos los primeros. En Premonition, la primera canción de este LP, dice: “Estrellas de Rolling Stone, recibo dos y media sobre cinco y me rio, porque esas fueron las que le dieron a B.A.D.”. La reseña con dos estrellas y media fue para Bigger And Deffer, de LL Cool J, en 1987. Esa es la clase detalles que lo convierten en un auténtico artesano de sus líricas.

Musicalmente, el álbum tiene un sonido más cercano al hip hop actual, si se le compara con sus trabajos anteriores. Godzilla contiene versos del desaparecido Juice WRLD, uno de los íconos del emo rap; Anderson .Paak lanza su voz ronca sobre el beat de Dr. Dre en Lock It Up; mientras que Farewell habla de rupturas amorosas sobre un ritmo de reggae de Ricky Racks. La mejor producción se encuentra en Yah Yah, con versos frenéticos de los amigos de Detroit de Eminem: Royce da 5’9”, Denaun de D12 y Q-Tip.

En un nuevo estilo lírico, Eminem asume el papel de comentarista político y voz de protesta con resultados irregulares. En Darkness, la canción más ambiciosa, intenta meterse en la mente de quien asesinó a 58 personas en un festival en Las Vegas. Pero no se sale mucho de su zona de confort: “Si apostáramos a que mañana apareceré en el periódico, ¿a quién le favorecerían las probabilidades?”. Presenta al criminal como un chico blanco con problemas emocionales, de la misma forma que hizo con Stan.

En este momento de tanta necesidad moral nos golpea con letras ofensivas e incómodas, pero en canciones como Those Kinda Nights se toma muy a la ligera el acoso en los clubes de striptease; solo faltó que lo romantizara un poco colaborando con Ed Sheeran. Los psicópatas y asesinos tienen un vocero. ¿Y las mujeres que trabajan en los clubes?, tal vez no.

Su introspección más profunda es Unaccommodating, junto a Young M.A. Aquí Eminem suelta rimas impulsivas sobre otra tragedia: “Estoy pensando en gritar ‘¡Bombas!’ en el partido, como si estuviera en la fila de un concierto de Ariana Grande”. La canción fue rechazada por el alcalde de Manchester. Eminem trata algunos sucesos de manera abstracta, pero cuando se refiere a otros de una manera tan específica, son muy difíciles de digerir.