fbpx

“Este no es un caso válido de pornografía infantil” afirman los abogados de Nirvana sobre demanda

Cuatro abogados penalistas explicaron por qué la demanda interpelada contra la agrupación carece de sentido
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Spencer Elden acusó a la banda grunge de utilizarlo como método para promocionar la pornografía infantil en la portada de Nevermind.

AP Photo.

No es raro que la gente se replantee sus experiencias de vida, más aún las vividas durante sus primeros años. Y muchas cosas han cambiado desde 1991, cuando Nirvana fotografió la portada de Nevermind, el segundo álbum que catapultó a la banda al estrellato, y cuya imagen de un bebé es ahora objeto de una demanda por parte de ese mismo infante.

Ese bebé es ahora un hombre adulto: Spencer Elden, quien tiene 30 años y ha presentado una demanda esta semana alegando que la portada del mítico disco constituye pornografía infantil. Desde el punto de vista psicológico, tiene todo el derecho a sentirse abrumado por emociones contradictorias; el córtex prefrontal de una persona no está completamente desarrollado hasta los 25 años, y los avances posteriores a 1991, como las redes sociales, también han contribuido a desestigmatizar el debate sobre la salud mental. (Yo también nací en 1991, y mi terapeuta, al que empecé a ver en 2019, me ha ayudado a reconocer que hay traumas de mi infancia que deseché como insignificantes. He tenido bastantes momentos de epifanía a finales de mis veinte años – y mi imagen no era parte de un marketing para lo que ahora se considera uno de los mejores álbumes de rock de todos los tiempos).

Sin embargo, desde el punto de vista legal, los expertos dicen que Elden no tiene muchas herramientas legales para actuar.

En el centro de esta anudada red hay un impedimento: el tutor legal de Elden aceptó que una banda de grunge le hiciera fotos a aquella corta edad por tan solo 200 dólares. El equipo de la banda preguntó y el tutor dijo que sí. Puede que no hubiera forma de saber que el álbum y el arte de la portada serían tan influyentes como lo fueron, pero, independientemente de ello, la banda y el tutor del implicado llegaron a algún tipo de acuerdo. Los abogados de cuatro especialidades distintas, todos ellos con experiencia en asuntos de pornografía infantil, afirman a ROLLING STONE que es poco probable que la demanda por la imagen prospere.

“Es probable que el caso sea desestimado”, dice el abogado de defensa penal Matthew Matejcek, de Beles & Beles, apelando por la definición de pornografía infantil del Departamento de Justicia que dice que se: “tiene que apelar al interés lascivo del espectador. Lo que se va a cuestionar aquí es si la portada de este álbum incita al interés lujurioso, a la estimulación sexual o a la gratificación del espectador. Y creo que está bastante claro que ese no es el propósito”.

“Este no es en absoluto un caso válido de pornografía infantil”, dice Paul Wallin, de Wallin & Klarich, especializado en delitos sexuales desde hace 35 años. Wallin también referencia la Ley de Prescripción de Delitos Sexuales de California y, más concretamente, el Código de Procedimiento Civil 340.1, que establece que las personas que fueron víctimas de un delito sexual cuando eran niños tienen ocho años después de convertirse en adultos a los 18 años para presentar una denuncia. Una excepción a esta regla es que si la presunta víctima no se da cuenta de que fue perjudicada hasta después de su madurez, tiene tres años desde esa fecha de reconocimiento pues: “Si está fuera de esa edad, tendría que acudir a un terapeuta, que tendría que dar una declaración para poder demandar y explicar a un juez por qué tiene problemas de salud mental que acaban de surgir ahora”, explicó Wallin. Asimismo agregó que: “Sería muy difícil para un profesional de la salud mental decir eso, y el juez tendría que creérselo”. (No obstante, en la demanda no se menciona a dicho terapeuta).

Por otra parte, si Elden sólo quisiera demandar a una entidad por utilizar su imagen con fines comerciales sin tener derecho a ello, sería un caso legal diferente, que probablemente no daría lugar a tantos titulares como el que nos ocupa. Sin embargo, el plazo de prescripción por incumplimiento de contrato en California es de cuatro años para un contrato escrito y de dos para un contrato oral.

Wallin afirma que ya ha mantenido conversaciones sobre esta fotografía con más de una docena de profesionales: medios de comunicación, otros abogados y profesores, y que “ninguna persona razonable” la consideraría pornografía infantil. “Esto no se parece ni remotamente a ningún caso de pornografía infantil que hayamos llevado, y (mi bufete ha) llevado más de 1.000 de ellos”, afirmó.

De igual forma, el especialista en derecho penal de California, Christopher Morales, se muestra perplejo: “Está nadando; no está haciendo nada de naturaleza provocativa o sexual”, describe. Morales cree que el “enorme aumento de los casos de pornografía infantil” en los últimos años, principalmente debido a la evolución de la tecnología que ayuda a los agentes de policía a localizar las infracciones con mayor rapidez y eficacia, puede estar desempeñando un papel en este caso. Este aumento, según Morales, ha provocado un incremento de las conversaciones en torno al tema en sí: “Quizá el abogado (de Elden) lo sepa”, dice. De igual forma agrega que: “La definición de porno infantil se ha ido ampliando un poco”, añadiendo que: “esto todavía no entra en la definición”. Hablando de un aumento de las conversaciones: El 30 aniversario de Nevermind es este septiembre.

Por ley, las fotos de bebés desnudos no sexualizados no suelen considerarse pornografía infantil, pero como el arte es subjetivo, el simbolismo de esta imagen puede ser objeto de debate. Si este caso llega a los tribunales, la parte ganadora tendrá que demostrar la intención mediante una investigación.

“Muchos fans de Nirvana creen que la imagen no tiene ningún aspecto morboso, y piensan que es solo un comentario sobre el capitalismo”, afirma Dimitri Gorin, especializado en asuntos de defensa penal en tribunales estatales y federales en Eisner y Gorin, que ha llevado cerca de 50 casos de pornografía infantil acotando que:

 “Pero hay personas que representan a la presunta víctima diciendo: ‘Oye, es un bebé que persigue el dinero como una trabajadora sexual’. Son dos interpretaciones diferentes de las mismas pruebas. Así que van a necesitar el proceso de descubrimiento para averiguar cuál era la intención de la persona que tomó las fotos. Tienen que demostrar que se hizo con interés lascivo o con la intención de producir y distribuir pornografía infantil. Esta portada existe desde hace decenas de años y la sociedad no la percibe como pornografía infantil. Puede que solo se trate de un robo de dinero”.

En general, la portada de Nevermind no ha suscitado preocupaciones de pornografía infantil entre los oyentes. De hecho, cuando la discográfica de Nirvana expresó por primera vez su preocupación por lo que las tiendas de discos podrían pensar sobre la imagen antes de lanzar el álbum, el propio Kurt Cobain dijo que la sexualización era lo último en lo que pensaba. Propuso poner una pegatina sobre los genitales de Elden, con el texto: “Si te ofende esto, debes ser un pedófilo de armario”. En realidad, Nirvana no necesitó poner en marcha este plan, ya que la mayoría de las tiendas de discos no tuvieron problemas con el arte. (Michael Azerrad escribe sobre esto en su libro sobre Nirvana, como señaló Slate en un artículo reciente).

“No van a poder demostrar que el propósito de la banda era explotar o promover la pornografía infantil”, confirmó Wallin. “No soy una persona que apueste, pero apostaría mi consulta a que esta persona nunca tendrá éxito”.

El testimonio, en este caso, podría ser una prueba útil. “Alguien podría decir: ‘Oye, la persona A me dijo que quería hacer una portada con un bebé porque tiene un interés sexual en los bebés’, o esa persona podría decir: ‘No, no, no, cuando hablamos de ello, nuestra intención era sólo hacer un comentario sobre la sociedad. Nunca hablamos de sexo”, señaló Gorin. “Puede haber una explicación de por qué eligieron un bebé desnudo en lugar de uno vestido” añadió.

Si Nirvana y los miembros de su equipo tuvieran un historial de observación o creación de pornografía infantil, eso también podría cambiar las cosas. “Podrían intentar que el juez viera un historial de esa conducta”, afirmó Wallin. “¿Dónde está el historial?”.

Pero el hecho de que Elden haya recreado personalmente la foto en varias ocasiones para conmemorar diversos aniversarios del álbum probablemente no le ayudará en el juicio. Incluso si el jurado decide que esta fotografía es una imagen de pornografía infantil, Elden tendrá entonces que demostrar un daño específico para decidir cuánto se le debe legalmente. “Si el tipo no había tenido problemas con la foto, se había deleitado con el estatus de celebridad y se había beneficiado de ella, le será difícil argumentar que ahora ha sido perjudicado”, confirma Gorin agregando que: “¿Cuánta degradación hay si uno mismo se deleita con ella?”. Matejcek está de acuerdo pues: “Que de repente tenga problemas con esta imagen después de años y años de participar en ella, y de empaparse de la fama que vino con la portada del álbum, es un poco sospechoso”.

El monto de dinero que pide Elden, 150.000 dólares a cada uno de los acusados, que son más de 10, también parece algo aleatorio ya que: “No me sorprendería que los abogados quisieran ir con una cifra realmente alta para entablar una conversación para llegar a un acuerdo fuera de los tribunales”, cuestionó Matejcek. “Sé que es una práctica bastante habitual” afirmó.

Por último Elden afirma en la demanda que “ha sufrido y seguirá sufriendo daños de por vida”. Sus sentimientos internos de vergüenza, negligencia o traición pueden ser completamente válidos, y todos los asuntos de salud mental deben ser tratados con legitimidad; pero las acusaciones de pornografía infantil son también un asunto serio, y separado, y los dos asuntos ciertamente no serán confundidos en uno por ningún tribunal potencial.