fbpx

Faces, la mixtape de Mac Miller que transformó un proyecto hecho a pulso en algo colosal

La compilación musical que fue lanzada originalmente en 2014, ahora se encuentra en plataformas digitales de streaming
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Faces consagró a Miller como un artista multi instrumental y versátil, redefiniendo su imagen desprolija y garantizándole su insignia de intérprete.

Shutterstock

El mundo de la música pausó su incesante ciclo cuando un viernes, siete de septiembre, se anunció en las horas de la tarde que el rapero de Pittsburg, Mac Miller, había fallecido por una sobredosis accidental. Sus fanáticos y colegas musicales colmaron las redes sociales de mensajes de apoyo a su familia, lamentando la pérdida de un ‘genio musical’.

Miller, quien también era conocido por sus habilidades en la producción sonora bajo el seudónimo de ‘Larry Fisherman’, llegó a las pantallas de MTV en 2010 junto a su sencillo ‘Senior Skip Day’, un clip que lo catapultó al estrellato por su actitud jovial, despreocupada y auténtica. El tema que pertenecía a su primer álbum: K.I.D.S, un LP colmado de composiciones características de un adolescente cuyo sueño era vivir de la música, logró ponerlo en el ojo de distintos colaboradores y magnates de la industria.

Para 2013 Mac ya había lanzado su segundo disco, Watching Movies With The Sound Off, el cual le seguía a su séptima compilación musical, Macadelic, un LP ambicioso cuya recepción por parte del público alabó su vulnerabilidad lírica y producción impecable, la cual involucró a Pharrell, Tyler, The Creator y al mismísmo Larry Fisherman. No obstante, no fue hasta 2014 que Miller se consagraría como un intérprete versátil con la llegada de Faces, una recopilación sonora descrita por los críticos como: “su trabajo más prolijo”.

Faces ayudó a edificar una imagen más adulta de Mac Miller, en un proyecto que aborda la fragilidad que conlleva ser un humano, las tribulaciones relacionadas al amor y su desgastante afinidad por las drogas. Es cierto que con Blue Slide Park (su debut musical de 2011) lo convirtió en todo un personaje dentro de la escena hip-hop, pero dicha figura aún carecía de madurez artística, la cual llegaría con este lanzamiento de 2014. Su ambición de superar su identidad de ‘un rapero salido de un blog’ alimentó su hambre por convertir su tumultuosa vida en arte.

“He respondido a la pregunta sobre ‘¿Quién soy yo?’, bueno al menos la confronto todo el tiempo” así abre una de las canciones más importantes de este ambicioso proyecto, ‘Colors and Shapes’, la cual fue convertida en toda una pieza audiovisual tras el anuncio del arribo a las plataformas digitales de esta mixtape hace unos meses. Thundercat, productor, amigo y figura esencial dentro de la compilación asegura que componer esta obra fue: “más un viaje” porque “no tenía un tope”. Por otra parte, Faces también ayudó a magnificar la influencia de artistas que se encontraban en la misma órbita que Miller para dicha época como: Vince Staples (junto a quien interpreta el tema ‘Rain’), Earl Sweatshirt y Syd, la vocalista del colectivo sonoro The Internet.

Si bien esta mixtape antecede proyectos más conocidos y recientes del artista como Divine Femenine (su álbum de 2016), Swimming (el último LP que lanzaría en vida) y Circles, su disco póstumo, podría decirse que es la primera ocasión en que desnudó su carácter artístico e hizo de Mac Miller un intérprete multidimensional, cuyo espíritu sigue vivo a través de su música. 

Mac Miller posa sonriente en el patio de su casa para el lente de Clarke Tolton en  lo que sería su última entrevista para Rolling Stone.
Clarke Tolton

De manera paradójica el cantante siempre habría contemplado lo que significa abandonar este plano terrenal en varias de sus composiciones, como en ‘Good News’, una canción que se desprende de su último disco (Circles): “¿Por qué todo el mundo necesita que me quede? Odio este sentimiento”. Asimismo, en ‘Inside Outside’, el tema que abre su mixtape Faces, Larry Fisherman canta: “debí haber muerto ya/ un hábito de drogas como el de Philip Hoffman podría ponerme en un ataúd”. No obstante, esta pieza musical permite que el escucha explore la complejidad y vulnerabilidad del universo construido por el hijo de Pittsburg.

Finalmente, junto al lanzamiento a las plataformas digitales de la mixtape, también los fanáticos del artista pueden disfrutar de un filme corto que se adentra en las sesiones de grabación de la recopilación sonora en ‘The Sanctuary’, el estudio personal de Mac Miller.