fbpx

Hija de Bob Marley: “Mi papá estaría al frente, protestando”

Cedella Marley habla de cómo honrar el legado de su padre y por qué estaría “frustrado” con el ambiente social de hoy
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Bob Marley.

Cortesía Wrangler.

Han pasado casi 40 años desde que Bob Marley falleció, pero como dice la hija del cantante, su música y su lucha nunca habían sido tan relevantes como hoy en día. “Mi padre fue la voz de los que no tenían voz”, dice Cedella Marley. “Mi papá estaría al frente, protestando, hablando por los que no son escuchados”.

Además de tener un premio Grammy por su trabajo con Ziggy Marley and the Melody Makers, también es una importante diseñadora de modas en Jamaica, donde está preparando una nueva colección para honrar el legado de su padre y la justicia social a través de la moda.

La colección celebra el estilo de Marley y hace parte del aniversario número 75 del nacimiento de la leyenda del reggae. Aunque el plan original era lanzarla el 4 de abril (4/20, una fecha relacionada con el cannabis), tuvo que ser aplazada por la pandemia del coronavirus y como una forma de respetar las protestas del movimiento Black Lives Matter.

“Este 2020 ha sido sobre celebrar los 75 años de papá con actividades para homenajearlo”, dice Cedella. “No esperábamos la pandemia, esta locura mundial y el malestar social, así que era fundamental para nosotros usar nuestra plataforma para el bien común y para ayudar a los demás. No se trata únicamente de su música y el mensaje, sino de acciones reales y concretas”.

Ella es también la directora de la Fundación Bob Marley, que ayuda a la comunidad afrodescendiente en Jamaica, sobre todo a los menores más vulnerables y las familias desempleadas. Es el legado de una tradición que empezó el cantante, que ayudaba económicamente a los padres en Trench Town, el barrio de clase obrera donde creció.

Al hablar sobre qué haría su papá en este momento de movimientos sociales y políticos, Cedella asegura que el artista continuaría compartiendo su mensaje de paz y comprensión. “Mi papá quería que la gente se uniera, para tener un mundo sin fracturas”, dice. “Lo frustraría que algo como la COVID-19, que debería romper las barreras entre nosotros, exponga otras pandemias culturales, raciales y de género”.

“La lección”, añade, “es que nunca hay que quedarse callado cuando veas injusticia en el mundo. Mi papá trabajaba por la gente y su mensaje todavía transciende edades, generaciones, raza o género, porque él decía la verdad. Quería un mundo sin fronteras, sin jerarquías, sin divisiones. Es algo por lo que todavía luchamos”.