fbpx

Juan Pablo Vega: Track by track

El artista bogotano comparte su visión, canción por canción, del nuevo álbum que está presentando
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Esteman, Vic Mirallas, Mabiland, Karin B [Rap Bang Club] y Vanessa Zamora figuran entre las colaboraciones.

TOMÁS REINALES

Su nombre resuena ya hace un tiempo entre los más importantes del pop en Colombia y en la región. Como cantautor, músico y productor, ha trabajado con grandes figuras (desde Marc Anthony hasta Alejandro Sanz, pasando por Esteman y Ximena Sariñana), y ha recibido varios reconocimientos a su labor, pero el suyo es un caso bastante particular; Vega es una rara avis, un músico de verdad que se mantiene firme en un mar de figuras mediáticas, influencers y entertainers.

Su nuevo disco ofrece una sorprendente amalgama de sonidos y exploraciones que encuentran muchas de sus raíces en la década de los 70, cuando él aún no había nacido. Un tema instrumental, una producción muy orgánica con estructuras y cambios desafiantes, muchas declaraciones de principios sonoras, y una propuesta capaz de ser inquietante y convincente; todo eso se asoma en este álbum, que él mismo ha querido describirnos canción por canción:

El vacile del tío

En la misión de reivindicar la música instrumental, nace esta canción que rememora el goce y la diversión que me ha dejado toda esta carrera. Abiertamente es una oda a uno de los géneros que siempre han estado ahí y que fueron parte de mi crianza como músico; el funk. Un ejercicio terapéutico de no cantar y de gozar al no hacerlo.

Joderlo Todo

La misión era no repetirme, producirme distinto, sonar distinto, doblar la voz como Lennon, romper mis reglas, querer contar la misma historia con otras palabras, y evitar mis lugares comunes.

Dejarnos ir

Una canción que coescribí con mi querida y talentosa amiga Vanessa Zamora en CDMX. Nace genuinamente de lo difícil que se nos vuelve dejar ir con el paso del tiempo, y de la forma en que dejar ir es a veces un precioso acto de valentía y amor. Nuevamente les apuesto a las secciones instrumentales, por gusto y por reivindicación de la música tocada.

Lo volvería

Una canción que nace con el deseo de reconectarme con mi pasado y rememorar esa nostalgia de mi primer disco, Nada personal. Originalmente la canción iba a ser en ritmo de 4/4, y a mitad de la producción tomé la decisión de hacerla en 6/8, me conectaba mucho con canciones de Stevie Wonder que escuché en mi casa, y me daba mucha más dinámica y riqueza rítmica.

Apagar la luz

La compuse junto a mi amigo Camilo Restrepo, cantante de la banda de reggae Providencia, de Medellín. Los dos coincidimos en ese lenguaje armónico-melódico del bolero con el atuendo contundente del stepper, patrón rítmico del reggae. Es una de esas canciones que siempre quiero que esté en mis discos.

El segundo álbum de Vega lleva su propio nombre, y trasciende los límites que el pop, especialmente en el mainstream, suele imponerse. TOMÁS REINALES

Ojos tristes

Sin lugar a dudas una de mis canciones favoritas, y tal vez la que más me tomó trabajo producirla. Al tener tan pocos elementos hay que ser muy selectivo a la hora de escoger qué va. Una canción escrita relativamente rápido, en un trayecto de avión entre Ciudad de México y Bogotá. Cuenta con la colaboración y la pluma de unos de mis MC’s favoritos de Colombia: Karin B. Una canción más en el costal de la nostalgia.

Prófugos

Tal vez es la canción más densa del disco, tratando de escapar nuevamente de mis lugares comunes y encontrando un nuevo sitio de confort; la oscuridad. Tuve el enorme placer de coescribir y colaborar con una de mis artistas favoritas del nuevo espectro colombiano: Mabiland. Su propuesta artística robusta y disruptiva me cautivó y me incitó a que se sumara.


El álbum fue grabado entre Ciudad de México, Medellín y Bogotá.


Matando

Es una canción muy especial porque la coescribí con mi hermano Miguel Rico. Nace como experimento y de la necesidad de explorar canciones con más movimiento pero que mantuvieran la oscuridad y que sugestionaran un ambiente de música urbana. Cuenta con la colaboración y la pluma de Vic Mirallas, que es, en mi opinión, uno de los nuevos estandartes de la música española. Cuando oigo Matando me imagino a Bogotá de noche.

Eso que me das

Ya es una buena cantidad de años trabajando con mi hermano Esteman en diferentes frentes, de compartir muchísimas visiones en que coincidimos, y una de ellas es el amor por la música de los años 70. Así nace Eso que me das, una combinación entre Earth, Wind & Fire y Luis Miguel. Una grabación súper purista que cuenta con el talento de excelentes músicos latinoamericanos, que nos juntamos en mi segunda casa, El desierto Casa-Estudio, en México.

Dembow

Una canción que coescribí con mi amigo Ulises Hadjis, que terminó por ser una terapia para los dos, y el perfecto escenario para exponer nuestra corrosividad. Nos acercamos al dembow mirándolo desde otra perspectiva, como un lamento de las personas que disfrutamos la fiesta desde el rincón.