fbpx

Kings Disease de Nas, un álbum quebrado por la misoginia

Las canciones del legendario ícono de Queensbridge se ven afectadas por su manera de pensar en su primer álbum en ocho años
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Kings Disease es el primer LP de Nas desde 2012
Spike Jordan

Nas

Kings Disease

En Illmatic, su álbum de 1994, Nas logró describir con todos los detalles el extenso suburbio de Queensbridge, y los altibajos que implica ser un joven negro en Nueva York , como si de un pintor se tratara. Desde ese momento, él nunca ha estado cerca de hacer otro Illmatic, pero aún sigue haciendo dinero con el material de hace 26 años.

Los puntos álgidos en Kings Disease, el primer LP de Nas desde 2012, son las canciones en las que revive sus experiencias que lo formaron a finales de los 80 y mediados de los 90. Esos recuerdos de sus años como adolescente aún regresan a él con facilidad, y al igual que la lucidez con los que los plasma en sus versos. 

Las líneas con las que empieza Blue Benz recuerdan a la escena introductoria de la película Belly: “I used to be at the Tunnel, 20 deep in a huddle/Razors on us that’ll make skin bubble, Moet, we guzzle/Chris Lighty let me in a few times with nines” [Antes estaba en el túnel, éramos 20 amontonados/Cuchillas sobre nosotros que escuecen la piel, engullimos Moet/Chris Lightly me dejó entrar algunas veces”]. En Car 85, el servicio de taxi preferido por la generación de Nas, inspira una serie de buenos recuerdos: “That’s NY, White Castle at midnight/ Fish sandwiches, 40-ounces, and fistfights.” [Esto es Nueva York,/ White Castle a media noche/ Sándwiches de pescado/ Cervezas, y peleas”]. La producción de Hit Boy en el álbum tiene arreglos de trompetas, samples de soul, baterías apagadas y mucho piano, elementos aptos para estos momentos de nostalgia. 

El orgullo negro y la rabia de Nas, que propulsionan gran parte de Kings Disease, resuenan con más fuerza cuando hace un paralelo entre el presente y su pasado antes de la fama. Al hablar de la controversial ley contra el crimen de 1994 que catalogaba a los jóvenes negros como “super depredadores” y sobre la muerte de Kiing Shooter en 2020, un rapero de 27 años de Queensbridge que había firmado en su disquera, Nas muestra su punto de vista sobre el mundo luego de George Floyd. 

Kings Disease algunas veces se convierte en la columna de consejos de Nas donde deposita y libera su conocimiento, el cual tiene un espectro amplio de calidad, por cada perla hay una embarrada. Y muchas embarradas aparecen cuando Nas rima multisilábicamente a su gusto. “The stupidest part of Africa produced Blacks who started algebra” [La parte más tonta de África creó a los negros que inventaron el álgebra], dice en la canción que le da título al álbum. En 10 Points, le aconseja a los “chicos de las calles” que lo llevaron por malos pasos: “consíganse un abogado, lean su contrato y comanse la comida”. 

Pero la embarrada más grande e inamovible es la pequeña misoginia de Nas. Durante gran parte de Kings Disease, Nas menciona a hombres de todas las estirpes, billonarios, altos ejecutivos, pioneros del dancehall, jugadores de baloncesto, a los Beatles, su entrenador de boxeo, y a sus hijos, pero también pasa la misma cantidad de tiempo deseando que las mujeres se queden en su lugar. Él le lanza un golpe bajo a Doja Cat, una mujer que puede que conozca o no. Su indignación llega a otros niveles en The Definition, cuando toca el tema de Gayle King, el periodista que habló sobre las acusaciones de violación de Kobe Bryant el día de su muerte. Replace Me y All Bad, son reflexiones genéricas de sus romances fallidos, que a su vez son canciones que aparecen en el álbum y que están diseñadas para mostrar que él tuvo relaciones “normales”, en vista de las acusaciones de abuso doméstico que su exesposa Kelis hizo en 2018.

Nas ha negado rotundamente las acusaciones de Kelis, al igual que las que hizo su exnovia Carmen Bryan, quien escribió sobre su relación en 2006: “Lo que supe después era que me habían metido un puñetazo en la cara. El impacto del golpe fue tan fuerte que me dejó viendo estrellas”. En Kings Disease, él sigue negándolo y utiliza una extraña forma de victimización masculina. En el primer minuto del álbum, él se pronuncia sobre la cultura de la cancelación y sobre Kelis, persona que según él, se inventó las historias de abuso de la nada. En Til the War is Won, un tributo a las mujeres de raza negra, dice: “Cobardes son los hombres que te golpeaban”, y luego murmura a un lado “Nunca lo he hecho”. Está por debatir si Nas protesta demasiado, pero de todas maneras, él se siente avergonzado de sí mismo. Aunque tampoco parece que él vea la ironía de que algunas mujeres quieren “bajárselo”. 

Kings Disease, es en buena parte, una versión pulida y reducida de Illmatic, un retrato fresco de los años duros de Nas en el que expande su universo de Queensbridge con nuevos personajes y anécdotas, y los cuenta a su manera clásica: como rapero y contador de historias. Lo malo, es que es un intento mal planteado para negar sus acusaciones de abuso y para mostrar sus políticas cuestionables cuando se trata de mujeres. 26 años después de Illmatic, Nas aún tiene tela de donde cortar.