fbpx

La entrevista perdida con Lemmy Kilmister

Una conversación casi olvidada de 1981 con el cantante y bajista sobre el significado detrás del título de No Sleep 'til Hammersmith sus pensamientos sobre abrirle a Ozzy Osbourne y cuáles eran sus planes para el futuro en ese entonces
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
“Nos enorgullecemos de lo buenos que somos en el escenario”, dijo Lemmy Kilmister, líder de Motörhead, en 1981.

Rick Saunders

Cuando Motörhead publicó su primer álbum en vivo, No Sleep ’til Hammersmith, en junio de 1981, pocas personas esperaban que alcanzara los primeros puestos de los listados musicales. La banda conformada por el vocalista y bajista Lemmy Kilmister, el guitarrista ‘Fast’ Eddie Clarke y el baterista Phil ‘Philthy Animal’ Taylor ya había ganado cierta fuerza para cuando tuvo cinco presentaciones en Reino Unido entre marzo y abril de ese mismo año. El trío grabó los conciertos del Queen Hall en Londres (28 de marzo) y del City Hall en Newcastle (la noche siguiente), aunque el disco en su mayoría consistió en este último.

Cuando salió Hammersmith fue un éxito inmediato y después de ocupar el puesto número uno por una semana, permaneció en el top 10 durante un mes y medio. En ese entonces, la banda estaba de gira por Estados Unidos, abriendo para la nueva agrupación de Ozzy Osbourne y lista para encabezar el festival Heavy Metal Holocaust en agosto. Irónicamente, la popularidad del álbum en vivo los impulsó de tal manera que estuvieron por encima del príncipe de las tinieblas en el concierto.

Un par de días antes de este festival, entrevisté a Kilmister en las oficinas del sello de Motörhead, Bronze Records, en Londres para la revista irlandesa Hot Press. El hombre en sí mismo, quien en tal momento era más apetecido por la prensa, se encontraba relajado y con buen ánimo. Únicamente tuve 30 minutos para conversar con él, pero tuvo varias cosas interesantes por decir. La entrevista no logró salir por razones que jamás me explicaron y había permanecido sin publicar hasta ahora. Recientemente me topé con la transcripción por accidente así que, 40 años después, aquí está el evangelio perdido según Lemmy.

¿Por qué decidiste grabar un álbum en vivo en este momento?

¡Para tener algo que hacer! No, habíamos estado pensado por un tiempo en hacer un álbum en vivo. Cuando estamos frente a un público es nuestro mejor momento, allí es donde brillamos. Y los fanáticos habían estado preguntando cuándo haríamos uno, así que decidimos grabar dos presentaciones de nuestra gira en marzo. Salieron muy bien y partimos de allí.

Ustedes grabaron un par de conciertos. ¿Cómo eligieron qué material utilizar?

Gran parte de eso se lo encargamos a Vic Maile, nuestro productor, así que lo hicimos trabajar por su dinero. Él fue quien revisó todas las grabaciones y escogió lo que para él fueron las mejores versiones de cada tema, y cuando escuchamos lo que había elegido, estuvimos de acuerdo con gran parte de ello. Vic hizo un gran trabajo, no solo con la selección sino en la forma en la que mezcló todo. Pudo haber resultado siendo algo muy desprolijo y sin sentido, pero se aseguró de que lo que escuchas sonara como si todo hubiera sido grabado en la misma noche.

¿Por qué no grabaron solamente una presentación?

Porque no sabes qué puede salir mal en una noche. Pudo haber sido un gran riesgo haber grabado una sola fecha. Teníamos el equipo disponible, así que pensamos que era mejor tener un respaldo. Por si acaso.

Pero un solo show hubiese sido más auténtico, de ese modo puedes sentir lo que pasó en esa noche.

Tienes razón pero, ¿cuántos álbumes en vivo son solamente de un show? Tienes que ser práctico, no es como si nuestra calidad empeorara noche tras noche. De todos modos, las cosas pueden salir mal con el equipo de grabación y eso es algo que se nos sale de las manos como banda.

Hablando de la calidad del sonido, ¿hubo partes que grabaran en el estudio para corregir errores?

No, bueno, ni Eddie ni yo. Philthy sí tuvo que arreglar algo de las baterías, pero casi nada, y no es como que lo que hicimos originalmente hubiese salido mal. Lo que pasó es que cuando Vic escogió lo que a su consideración era la mejor interpretación de una canción, en una o dos ocasiones la batería no sonó como debía. Pero nos enorgullecemos de lo buenos que somos en el escenario, así que no hubo necesidad de volver a hacer todo en el estudio como lo hacen otras bandas que conozco. Eso es hacer trampa.

¿Por qué no hicieron un álbum en vivo doble como otros lo han hecho?

Ese era el plan, pero luego nos dimos cuenta de que nuestro set no era lo suficientemente largo. Pudimos haber hecho tres lados de un LP doble pero, ¿qué hubiéramos hecho en el cuarto lado? Supongo que nosotros tres hubiésemos contado unos cuantos chistes para llenar el espacio o haber tarareado un poco. ¡¿Pero quién quiere eso?!

¿Hubiesen podido hacer un set más largo?

Esa nunca fue una opción. Para Motörhead la longitud del set está perfectamente bien, no solo por nosotros sino por los fans. Si lo hiciéramos más largo entonces te darías cuenta de que los niveles de energía descenderían drásticamente. ¿Puedes imaginar cómo hubiese sonado eso en un álbum en vivo? Durante tres cuartos del tiempo hubiéramos sonado poderosamente y en la última parte como un grupo de folk. ¡Ja!

¿Cómo eligieron las canciones que no iban a salir?

Nosotros le dijimos a Vic lo que queríamos, él escuchó todo y después nos dijo en su opinión qué funcionaba y qué no. Pero principalmente nuestra selección original fue lo que terminó en el disco. Estoy seguro de que las demás canciones saldrán en una versión pirata, eso siempre pasa, ¿o no?

La gira en Reino Unido se llamó Short, Sharp Pain in the Neck. ¿Pensaron llamar el disco de esa manera?

No. Sonaba bien para una gira porque resumía el hecho de que solamente íbamos a hacer unos cuantos shows, pero hubiera sido erróneo usarlo en un disco, de modo que se nos ocurrió No Sleep ‘Til Hammersmith.

¿Por qué le pusieron este título? No se presentaron en ese lugar durante el tour.

Lo sé, pero es una frase que usamos entre nosotros cuando giramos. Se ha convertido en un chiste interno y pensamos que funcionaba cuando lo pusimos en la portada. También le da algo a ustedes los periodistas para pensar y preguntarnos en las entrevistas, solo en caso de que no puedan pensar en algo mejor.

¡Eso es muy considerado de tu parte!

Yo soy así, ¡siempre quiero ayudar a las revistas!

Acaban de terminar una gira enorme por Estados Unidos abriendo para Blizzard of Ozz. ¿Cómo les fue?

Mejor de lo que esperábamos. Fue divertido estar allí con Ozzy, es todo un personaje y nos llevamos muy bien. Él está comenzando de nuevo, claramente la gente lo conoce por Black Sabbath pero esta es una nueva banda y tienen que comenzar desde abajo. Pero los escenarios eran de un tamaño decente y el público estuvo bien, parecían disfrutarnos. No somos tan conocidos en EE.UU. pero eso significa que no hay mucha presión. Nos trataron bien y fue un viaje muy valioso.

¿Han pensado en un nuevo álbum de estudio?

Hemos discutido unas cuantas ideas de canciones, pero estamos muy lejos de estar listos para entrar al estudio y grabar. Quizás hagamos algo diferente la próxima vez. ¿Qué tal un disco de country? Es el tipo de cosa que podría decirle a nuestro manager Doug Smith, con eso puede ir a fastidiar a Bronze. ¡Eso les preocuparía!

¿Sienten presión porque ya tuvieron un disco número uno?

Por supuesto. Ahora que hemos tenido un disco en los primeros puestos de los listados y que demostramos que eso es posible para una banda como nosotros, todo el mundo esperará que hagamos lo mismo. Así es como funcionan las cosas en el negocio de la música. ¿Afectará lo que hacemos? No. Nadie conoce a Motörhead mejor que Eddie, Philthy y yo, pero imagino que todos aquellos que nos rodean pedirán un disco que pueda lograr lo que No Sleep en las listas. Ah, y también sencillos. Tal vez necesitemos traer a Sheena Easton como invitada para una canción. Solo bromeo.

Ya han tenido éxito colaborando con Girlschool en el EP St. Valentine’s Day Massacre. ¿Motörhead hará algo similar con otra banda?

Si la oportunidad se da con la banda ideal, lo consideraremos, ¿por qué no? Conocemos muy bien a Girlschool, hemos salido de gira con ellos, nos llevamos bien y tenemos un sentido del humor similar. Es por eso que la colaboración funcionó, pero no lo haremos con cualquiera solo porque sí.

¿La nueva ola del heavy metal británico [NWOBHM] ha contribuido a la carrera de la banda?

No somos parte de ese movimiento, no éramos punks. Parece que tenemos fans de todos lados: bikers, punks y metaleros. Estoy seguro de que hemos tomado algo de la nueva ola del heavy metal británico (qué frase tan tonta, ¿no?), y hemos llevado a grupos como Saxon y Vardis como apoyo en nuestras giras, y son de la NWOBHM, ¿no es así? Me gustan estas dos bandas, también Tank. Son jóvenes y comenzaron gracias a Algy Ward quien estaba en The Damned. La gente los compara con nosotros y puedo entender por qué. Anota esos nombres, en los próximos años escucharás mucho de ellos.

Ustedes también estuvieron acompañados de unas cuantas bandas de NWOBHM cuando encabezaron el festival Bingley Hall en Stafford el año pasado [26 de julio de 1980].

Sí, ¿me recuerdas cómo lo llamamos?

The Heavy Metal Barn Dance.

Claro, porque Bingley Hall es una granja enorme. Recuerdo que nos acompañaron Saxon y Girlschool. ¿Quién más estuvo allí?

Angel Witch, Vardis, Mythra y White Spirit. ¡Básicamente Motörhead estaba encabezando un festival de NWOBHM!

¿Es verdad? No recuerdo ninguna de esas otras bandas pero quizás se deba a que nunca tuvimos la oportunidad de verlas. Estoy seguro de que tuve que conocerlas en el backstage, aunque probablemente solo para saludar. Ese es el problema con los festivales de un solo día. ¡No tienes la oportunidad de tomar un par de tragos o consumir drogas con otras bandas!

Motörhead ha recorrido un gran camino desde que fueron elegidos como “la mejor peor banda en el mundo” según los lectores de NME en 1976. ¿Realmente pensaron en rendirse cuando eso sucedió?

Sí, nada nos estaba saliendo. Habíamos hecho un disco para United Artists que se rehusaron a publicar [On Parole, finalmente publicado en 1979]. Parecía como si hubieran esperado que hiciéramos un disco de pop o algo, y lo peor es que la compañía no nos dejaba finalizar el contrato que teníamos con ellos. Habíamos hecho un sencillo para Stiff, Leaving Here, y UA bloqueó su lanzamiento. Imbéciles. Entonces sentimos que no había más por hacer.

Incluso agendamos un show de despedida en el Marquee en Londres y le pregunté a Ted Carroll, el dueño de Chiswick Records que también era mi amigo, si lo grabaría. La suerte estuvo de nuestro lado porque no pudo lograr que el equipo llegara al club y para compensarlo nos dio dos días en el estudio. Grabamos todo el Motörhead. Ese salió en el 77 porque para entonces el contrato con United Artists ya había caducado y de repente estábamos en marcha de nuevo.

¿Cómo me siento respecto al sondeo de NME? Al menos admitieron que éramos los mejores en algo.

¿Tienes una visión de dónde quieres que esté la banda para su décimo aniversario en 1985?

Tengo una visión para lo que quiero hacer después de esta entrevista, y eso es dirigirme al bar, jugar en la máquina tragamonedas y tomar Jack [Daniel’s] y Coca-Cola. Eso es lo máximo que puedo pensar hacia el futuro. Vivir el momento y no hacer grandes planes. Si nuestro manager o disquera quiere pensar hacia el futuro, eso es asunto de ellos, nosotros tres seguiremos como siempre lo hemos hecho. ¡Lo único que cambiaré en los próximos días será mi ropa interior!