fbpx

La misión de Kablito por la música latina

La artista ecuatoriana habla desde lo más profundo de su corazón en Sentimental, su nuevo EP
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Kablito publicará su EP Sentimental el próximo 26 de junio.

Cortesía prensa Kablito

Si de inspiración hablamos, los músicos normalmente encuentran la esencia de su música en sus vidas cotidianas, en historias que cruzan por sus oídos y, a veces, en las creaciones de otros artistas. De esa inspiración también nacen nuevos caminos para nuevos músicos que se animan a entrar en la industria, aunque el principio sea un camino arduo y complejo. 

Así es la historia de Karen Freire, artísticamente conocida como Kablito, una ecuatoriana que emprendió su viaje por la música gracias a las influencias de Shakira y Selena y, sobretodo, la unión de culturas. 

Todo empezó en 2018 con un primer EP, Telenovela, y qué mejor nombre para un trabajo musical con influencia en los ritmos latinos e inspirado en las novelas mexicanas. Pero esta historia inició varios años atrás, cuando Kablito a sus 15 años pisó Los Ángeles para soñar con la música y fusionar culturas. 

Ahora, tiempo después, lanza Sentimental, un EP con el que la artista desnuda lo más profundo de su ser y con el que sueña poder abrir un camino para otros artistas latinos. Con creaciones llenas emociones con lo mejor de la música latina y melodías derivadas del R&B, el hip hop y el indie.

¿Qué música escuchabas cuando eras pequeña? ¿Cuál fue tu primer acercamiento a la música? 

Cuando era bien chiquita mi papá me enseñó a tocar guitarra y de mis primeros álbumes me acuerdo de Shakira. Cuando la vi, quedé en shock y dije: “Yo tengo que hacer lo que ella está haciendo”. Mis divas eran Shakira y Selena, después de eso, cuando me mudé a los Estados Unidos, comencé a escuchar música más diversa. Ahora oigo música en inglés, en español, latina. Me gusta la Rosalía, Bad Bunny, Kanye West, Rihanna, James Blake, Fall Out Boy y también me gusta el techno. 

¿Cómo captas esas esencias tan variadas de lo que escuchas y lo plasmas en tu arte?

La manera que yo lo pienso es que la música latina es algo que tenga un buen beat. Siempre comienzo por ahí: quiero una canción que se sienta rico cuando lo escuchas. Después melódicamente, también incorporo R&B y algo de lo romántico de lo latino. 

¿Qué es lo que más te inspira cuando compones?

Este EP, Sentimental, que está por salir, por ejemplo, está inspirado en el amor. Siempre me inspiro en el amor. Yo escribo de corazón y cuando estoy realmente inspirada es porque estoy muy triste. Sentimental se trata de una ruptura amorosa que tuve el año pasado, fue un proceso en el que escribí muchas canciones de todas las etapas que conlleva pasar por algo así. 

Yo nunca había escrito algo tan personal como lo hice en Sentimental. Mi anterior EP, Telenovela, habla de la historia de muchas personas. Pero Sentimental es una experiencia muy personal y muy reciente, porque tenía otras canciones que iba a sacar, pero se dio esta ruptura con mi ex y me puse a escribir como loca, y ahí salieron todas estas canciones y dije: “Esto es lo que tengo que compartir en este momento, porque es algo verdadero de la persona que yo soy”. Por ejemplo, Corazón partido, la grabé a dos días de terminar la relación. 

Así que este EP lo dictó el corazón… 

Tiene mucho valor para mí compartir estas canciones, porque no soy ese tipo de persona que es muy abierta: no suelo compartir muchas cosas personales. Me siento un poco desnuda hablando de estos temas.  


“Quiero lograr que la música latina tenga muchos géneros, que no solamente sea reguetón”   


¿Cómo ha sido trabajar con productores tan importantes como Tainy? 

Increíble. Yo a Tainy llevo admirándolo por un buen tiempo, cuando empecé a trabajar con él, y que haya sido ahora, en los principios de mi carrera, quedé en shock, porque lo admiro mucho. Fue genial, cuando lo conocí fue en el estudio en Miami, pero me dijo: “Me tengo que ir mañana, porque debo trabajar con Shakira”. Así que tuvimos que detener el proceso por un tiempo, lo bueno es que ya habíamos trabajado en una canción. 

¿Cómo es ser un artista emergente y latina en Estados Unidos? ¿Cómo es hacerse un camino en este país? 

Creo que trae muchas oportunidades, pero también tiene muchos retos. Oportunidades, porque tengo la posibilidad de estar en Los Ángeles y así puedo acceder a muchos productores. La gente que he conocido y las conexiones que he hecho han sido porque yo mando un mensaje y digo: “Me gusta lo que haces y me gustaría trabajar contigo”, y las cosas se dan porque estoy aquí. Si yo viviera en Ecuador no podría estar en la misma situación ni trabajar con los productores con los que ahora trabajo. 

También es un reto, aunque la música latina ahorita está creciendo y se está volviendo muy popular. Digamos, Frank Ocean acaba de hacer una canción en español que se titula Cayendo. Para mí, que alguien como Frank Ocean escriba una canción en mi idioma, me parece loco. Él ni siquiera es latino. Entonces creo que la música latina está teniendo su momento, pero al mismo tiempo no estamos al nivel de la música de los estadounidenses. 

Para que un artista latino sobresalga, debe trabajar mucho más, porque el género en el que estamos es nuevo, pero no estamos abiertos a hacer cosas nuevas. No tenemos una artista como Billie Eilish, aunque tenemos a la Rosalía que está abriendo nuevas puertas para otros artistas, pero siento aún no estamos ahí al 100%. Es más trabajo para nosotros llegar a un público más amplio. 

Eso sí, ese trabajo es especial, porque siento que mi música es especial al hacer un caminito pequeño para los nuevos artistas que quieren entrar en la industria con música en español, pero sin ser súper comercial. Creo que es abrir puertas para hacer algo más creativo y artístico: mezclar influencias. 

Estás preparando el camino para que público esté un poco más receptivo a lo que va a venir…

Exacto. Quiero que la música latina pueda ser como un Billie Eilish o un Frank Ocean en español. Quiero lograr que la música latina tenga muchos géneros, que no solamente sea reguetón.