fbpx

La nueva luz de No Te Va Gustar

Hablamos con Emiliano Brancciari, vocalista de la agrupación uruguaya sobre su próximo LP, sus apuestas al nuevo talento y la importancia de visibilizar ciertos temas en la música
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Cortesía No Te Va Gustar

Con más de 25 años de trayectoria musical, la agrupación uruguaya No Te Va Gustar ha sido una de las bandas de rock latinoamericanas que más ha sonado a lo largo del continente y que ha logrado mantener un sonido contundente y moderno. 

Para su nuevo álbum de estudio titulado Luz, la banda se encerró durante 20 días en un hotel para consolidar un trabajo fresco, con propuestas de fusiones sonoras y una estética totalmente alejada de sus trabajos anteriores. Tocando temas como el abuso, la violencia de género, los sentimientos y sumándole el talento y el alcance de los músicos más jóvenes, sin lugar a dudas será uno de los discos de rock que más darán de qué hablar durante este 2021. Hablamos con el líder y vocalista Emiliano Brancciari sobre la creación de este nuevo disco.

Hablemos de la producción de Luz, ¿cómo surgió este proyecto en medio de la pandemia?

El proyecto ya lo teníamos en mente, en 2019 teníamos pensado grabar un álbum y queríamos hacerlo entre gira y gira, pero lo que no esperábamos era que ese tiempo entre las dos giras fuese a ser tan grande, que de hecho le terminó beneficiando al disco, porque pudimos dedicarle un montón de tiempo, no solamente a grabarlo sino también a componer un montón de canciones para poder escoger. Esta pausa me permitió seguir componiendo, crear las maquetas y mostrarsela a mis compañeros, hasta que pudimos reunirnos para montarlo todo. La primera fase de la producción la realizamos a distancia con Héctor Castillo, el productor del disco; nos veíamos a través de una pantalla y él escuchaba en tiempo real lo que íbamos tocando, hasta que después de un par de meses pudo venir a pre-producir con nosotros.

La grabación como tal se dió en octubre, cuando nos instalamos en una especie de hotel de campo aquí en Uruguay en un lugar maravilloso y armamos el estudio ahí, donde estuvimos conviviendo 20 días. 

¿Qué otros artistas participaron?

Ricardo Mollo, de Divididos toca guitarra y canta en una de las canciones, Anita Álvarez de Toledo canta en cuatro canciones, inicialmente fue a cantar en una y le pedimos que siguiera, y está Nicki Nicole en Venganza.

¿Qué inspiró el sonido del disco o qué les sirvió de guía?

Lo que sirvió para nosotros fue alejarnos del sonido acústico del que veníamos, porque veníamos de esa gira acústica con otras canciones, una revisión de los 25 años de trayectoria de la banda, y sobre todo alejarnos de Suenan Las Alarmas, que fue nuestro último álbum de estudio. Alejarnos en cuanto a audio y también se aleja en cuanto a temática, el disco anterior tenía que ver más con lo social, lo político, era mas combativo. Mientras este tiene que ver con los sentimientos y las relaciones interpersonales, es un disco más introspectivo. Simplemente se dio de esta manera, pero también queríamos que se alejara de lo que veníamos haciendo.

Esa fue la guía, tratar de no repetirnos y más allá de que este sea nuestro tercer disco consecutivo en el que trabajamos con Héctor Castillo en la producción, porque sabemos que él nos potencia y nos puede ayudar a cambiar.

¿Qué significa apostarle al nuevo talento como Nicki Nicole?

La verdad es que nosotros somos conscientes de que el fuego está ahí, en la gente joven, está en la manera en que dicen las cosas, más allá del género musical. El rock and roll está ahí, lo mismo nos pasó a nosotros en su momento y es genial poder romper barreras generacionales y musicales.

Yo creo que la gente más chica lo asume de manera natural, y eso está buenísimo, creo que es de las cosas que han mejorado con el tiempo; que ya no existan ese tipo de barreras y esas tribus que antes solamente interactuaban entre sí.

Esta fusión demuestra la manera en la que ha cambiado la industria y la música, ¿hubo algún reto al hacer este tipo de mezclas sonoras?

El reto en nuestro caso es que suene natural, que suceda de manera orgánica y que tú lo escuches y te parezca que eso ocurrió toda la vida, que es lo que pasa con Venganza. Tú escuchas el tema de principio a fin y cuando entra Nicki es sumamente natural, no suena forzado. Me parece que ahí está el reto, porque si tú haces algo por el simple hecho de juntar cosas para buscar un resultado, me parece que ahí se pierde la espontaneidad.



El eje principal de Venganza es el abuso, hablemos del mensaje que le quieren transmitir a sus oyentes

Obviamente la canción se llama Venganza y habla de una venganza simbólica, ya que nadie quiere vengarse, sino que se haga justicia, y ante la falta de justicia es una especie de grito desesperado y de cambiar las cosas aunque sea de manera ficticia y atacar a esa violencia machista con música.

Es un tema que es muy fuerte y que venimos trabajando desde hace más de 15 años desde 2005 que empezamos con Amnistía Internacional, luego en 2010 cuando sacamos la canción Nunca Más a Mi Lado, que fue el tema principal de una campaña contra la violencia de género, que ahora mutó y tiene que ver con la violencia del noviazgo.

Ahora nos escuchan muchos jóvenes, así que decidimos apuntar hacia ahí y esa campaña sigue con vida y seguimos invirtiendo tiempo y ganas para que se acabe esa violencia dentro del noviazgo, que es donde nace todo en realidad. Esta es nuestra manera de decir que no existe la justicia, que se siguen dando números que son alarmantes, que siguen pasando cosas que son muy tristes y creo que al hacer esto y al involucrarnos vamos a llegar poco a poco a ser mejores y ojalá alcanzar esa justicia que tanto buscamos.