fbpx

Lady Gaga: 10 grandes videos musicales

Desde Paparazzi hasta Rain on Me, hablamos con las personas que ayudaron a crear unos de los mejores videos del siglo XXI
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Repasamos la historia detrás de 10 de los videos musicales de Lady Gaga.

Filippo Monteforte/AFP/Getty Images

POR TIM CHAN, CLAIRE SHAFFER Y BRITTANY SPANOS

Lady Gaga quedará en la historia como una de las grandes artistas visuales del pop. Cada tanto, cambia su estilo a otro icónico, a la moda y con videos que han amplificado su sonido al pisar a fondo en la experimentación. Inspirada en el arte de Michael y Janet Jackson, Madonna y David Bowie, Gaga siempre ha estado a la vanguardia tecnológicamente, para poder crear universos cada vez más complejos en sus videos. Aquí les contamos la historia de sus 10 clips más memorables y emocionantes desde el recuerdo de sus colaboradores. 

Just Dance 

Gaga sorprendió a la escena en 2008 con una fiesta casera que estableció a la cantante como una revelación para la era post pop. Con joyas y prendas de platino, gafas oscuras gigantes y un rayo azul rindiendo tributo a David Bowie, Gaga se presentó al mundo con un retrato frenético, divertido y lleno de energía de cuatro minutos. 

Con cameos incluidos de Akon y Colby O’Donis (quienes también colaboran en la canción), el video de Just Dance está lejos de la cinematografía y la compleja narrativa de los últimos lanzamientos de Gaga, pero ahí recae su encanto. Nunca tuvo una formula ni nada preparado para sus actos, por eso todas sus expresiones artísticas se han sentido refrescantes y nuevas. Gaga puede que haya cantado sobre tomar un poquito de más, pero incluso desde su primer video demostró que no había nada como el exceso. 

Poker Face

Cuando Poker Face se lanzó en 2008, Gaga ya tenía una imagen de superestrella con un gran acercamiento a la estética y al entretenimiento grandilocuente. Ese nivel de compromiso fue la causa de los videos tan directos y sinceros, desde la coreografía al estilo staccato que encajaba con el P-P-P del coro hasta su pose frente a una piscina con un Gran Danés. Grabado en un día en una mansión en Malibu, el video de Poker Face también presenta a Gaga como una amante de la moda, usando máscaras de espejos y un enterizo de látex.  

Paparazzi

Cuando Gaga se acercó al director Jonas Akerlund para que trabajara con ella en Paparazzi, él estaba a punto de retirarse de la industria. “Me estaba aburriendo, y ya no les encontraba el sentido a los videos musicales”, le contó a ROLLING STONE. “Hasta que ella apareció”. 

Paparazzi, de siete minutos, fue el primer video que se utilizó YouTube como una plataforma para generar una conversación y una comunidad. Mientras Paparazzi se llevaba la atención de cualquier manera (e introdujo al actor Alexander Skarsgård después de su debut en True Blood), se mantuvo a flote, porque era sorprendentemente accesible. Claro, se veía raro, y toma mucho tanto de los melodramas italianos como de Alfred Hitchcok y Fritz Lang, pero no necesitas analizarlo todo para entenderlo. 

Bad Romance

Pocos videos capturan la genialidad de Gaga mejor que Bad Romance, una pieza futurista con una trama igual de elaborada que el vestuario diseñado por Alexander McQueen. El seductor thriller comienza con la cantante saliendo de una cápsula, con un traje blanco y espacial. Habla sobre derrocar la oligarquía rusa, pero seamos sinceros: es solo una razón para mostrar esos tacones de 30 centímetros de Alexander McQueen. 

Bad Romance ganó el premio a mejor video del año en los MTV Video Music Awards de 2010. También fue el video más visto de la historia de YouTube, antes de que fuera rebasado por Baby de Justin Bieber. 

Francis Lawrence, el director del clip, ha trabajado en videos con artistas desde Britney Spears hasta Audioslave, pero tras su exitosa Soy leyenda de 2007, había preferido enfocarse solo en hacer películas. Gaga logró convencerlo para dirigir Bad Romance, impresionando al director con su visión de la canción y su compromiso con la historia. 

Telephone

Dirigido por Jonas Akerlund, el video de Telephone es una odisea cinematográfica de proporciones épicas. Parte Kill Bill y parte Thelma & Louise, la colorida y larga historia (de nueve minutos) muestra a Beyoncé recogiendo a Gaga de la cárcel, solo para cobrar venganza contra Tyrese Gibson en un restaurante al borde de la carretera. La pareja envenena a Gibson y al resto de los comensales antes de bailar en medio de la matanza y escapar. 

En una entrevista con Variety por el aniversario de 10 años del video, Akerlund señaló que Telephone era una secuela de Paparazzi, su primera colaboración con Gaga. “Grabamos todo en dos días”, recordó. Casi todo el clip fue grabado en el desierto de California y en una cárcel abandonada en Los Ángeles. “Todo se movía muy rápido, y debíamos tener las tomas en poco tiempo”, reveló el coreógrafo Montana Efaw a ROLLING STONE.

Born This Way

Gaga lanzó un himno pop con un video vanguardista, tenso y dramático. Born This Way, dirigido por Nick Knight, es una aventura surrealista. “Grabamos el video en Brooklyn en dos días. Teníamos que esconder la locación”, recuerda el coreógrafo Laurieann Gibson en una entrevista con MTV, añadiendo que era importante que se grabara en Nueva York, donde Gaga creció. El video es un intento ambicioso de ciencia ficción que se vende a sí mismo como un “manifiesto de la madre monstruo”. 

“El baile es un proceso en el que, para mejorar, debes darle confianza para que se pueda expresar. Entonces solo conté la historia de la canción”, explica Gibson. “Habla mucho sobre golpear la adversidad; es muy simbólico”. 

Judas

Gaga ha tenido un millar de influencias en sus videos, pero para el de Judas la cantante decidió ser más literal y contar la historia de Judas Iscariote traicionando a Jesús. Lanzado en 2011, el video fue dirigido por Gaga y su coreógrafa de confianza Laurie-Ann Gibson. “Recuerdo la valentía de Gaga subida detrás de la motocicleta, colgada a 80 kilómetros por hora”, recuerda el actor Norman Reedus de la experiencia. “Su ética de trabajo me voló la cabeza; estaba muy concentrada y llena de ideas e imaginación”. 

Fue grabado en dos días en Los Ángeles y retrata a los discípulos modernos como una pandilla de motociclistas, que eventualmente se encuentran con su destino cuando Judas revela sus verdaderas intenciones. Gaga intenta callar a Judas apuntándole con una pistola, pero termina revelando que el arma en realidad es un labial, en una secuencia memorable en la que le raya la boca a Reedus. 

Applause

El video de Applause es un recordatorio de lo mucho que Lady Gaga adora a Andy Warhol y a Sandro Boticelli. Dirigido por el dúo de fotografía de moda Inez and Vinoodh, Applause es un intento por darle movimiento a la iconografía de sus trabajos, animando escenas de la historia del arte, el cine y su propia carrera. El cuerpo de un cisne, por ejemplo, estuvo inspirado en una sesión fotográfica que hizo con la revista Interview. “Hacía lo que fuera en el video para hacer a su público feliz y darles inspiración. Eso era lo que queríamos representar en sus elementos más básicos”, confesó Inez. 

John Wayne

John Wayne, uno de los videos de la trilogía de su álbum Joanne, muestra a Gaga reencontrándose con Jonas Akerlund en un caos en la carretera, repleto de golpes, cerveza, peleas, disturbios e ilegalidades. En solo tres minutos, el video incluye grandes sorpresas, como las pistolas en forma de tacones de Gaga. “Creo que todo lo grabamos en un día, y fue una locura”, le contó Akerlund a ROLLING STONE. 

Rain on Me

Si creciste viendo las películas de Spy Kids, entonces reconocerás con facilidad la estética de Rain on Me. Está dirigido por Robert Rodríguez, quien les dio vida a los estadios y al ciberpunk con la ayuda de los efectos especiales y el universo de Gaga. Además tiene la aparición de Ariana Grande, acompañando a Gaga con un vestuario futurista, una coreografía cyborg y un peinado al estilo Sailor Moon.

“Queríamos mantener un estilo con el que Grande estuviera cómoda, mientras narrábamos la temática futurista del video”, dijo la diseñadora Laura Pulice, quien creó los disfraces de látex del video.