fbpx

Las 10 de Residente

Repasamos las grandes canciones del puertorriqueño como solista, desde El desencuentro hasta René
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Le dedicamos un especial a Residente, uno de los artistas más transgresores del continente.

DAVID RUGELES

Residente, como pocos, logró despegar como solista después de una exitosa carrera de 10 años con Calle 13, junto a sus hermanos Visitante e iLe. Primero pegó con una exploración interna y ancestral, conociendo las culturas que arraigan su linaje, con su álbum homónimo en 2017. Luego, se enfocó en los sencillos y fue uno de los artistas que comandó las protestas en Puerto Rico contra el exgobernador Ricardo Roselló. Y ahora lanzó su canción más honesta y conmovedora con René

Sin olvidar su trascendencia en la música latinoamericana con Calle 13, repasamos la corta pero fructífera etapa como solista de René Pérez Joglar con sus 10 canciones más memorables. 

Somos anormales

Cada quien es único, diferente, bello y feo a su modo. Cada quien tiene imperfecciones, está mal distribuido y nadie es perfecto. Ese es el mensaje de Residente: todos nos vemos distinto, pero todos somos iguales. Somos anormales fue su primer sencillo como solista. Fue grabado en Kyzyl, Rusia, y las voces entrecortadas y los sonidos guturales son de la banda Chirgilchin de Tuvan. La estocada final fue el video, uno perturbador, explícito y salvaje; tal y como somos. 

Hijos del Cañaveral 

“Quería que fuera un código con el que los puertorriqueños se identificaran sin mencionar a Puerto Rico”, confesó Residente sobre Hijos del Cañaveral. Escribió la canción en Jayuya, un pequeño municipio de la isla, donde hubo un enfrentamiento entre 32 jóvenes desarmados y la Guardia Nacional. Un choque entre boricuas, pero todos hijos del cañaveral. Es una declaración de amor a Puerto Rico, decorada con solos de cuatro y bongós. 

Guerra

Directo a las fibras. En su exploración alrededor del mundo, aprendiendo de su linaje cultural e histórico, René visitó China. Trabajó con la Ópera de Pekín para las voces introductorias y sumó a la instrumental tambores tocados por niños de Osetia del Sur. El resultado es una canción sentida y multicultural que pide la paz en medio de las balas. “Hoy vine a ganar y estoy hecho de guerra”, grita antes del coro, una épica avalancha de voces, vientos, guitarras y bajos. 

Mis disculpas

El primer gancho de su beef, una rivalidad y disputa de puro rap y punchlines, contra Tempo. El MC descargó una tonelada de golpes personales, laborales, políticos y sociales sobre un beat violento y versátil cortesía de Trooko. “Con Calle 13 les empujé la mitad, con Residente les empujo el resto”, sentencia. “Cuando gané las estatuillas fueron los primeros en levantarse de su silla”. Lo mejor empieza en el minuto 5:25, con una lengua “a cien millas por la autopista”. Deléitense con sus skills

Pecador

Residente despotrica sus versos más oscuros en Pecador, advirtiendo que no es cualquier santo y que lo meterían a la cárcel si supieran “qué hay en su cabeza”. El video de la canción fue lo que se llevó las miradas, con una niña que deambula y rapea en una iglesia repleta de velas. Luego, iluminada por una luz infernal, desaparece en una catedral en medio del bosque.  

El desencuentro

La ironía vive en la canción más romántica y, al mismo tiempo, caótica de René como solista. Es una historia de contradicciones amorosas, los choques que cada quien tiene en una relación, y cómo los polos opuestos se atraen, por más detalles y minucias que los alejen. “Yo quiero llegar cuando tú te quieres ir” y “Tenemos la misma sed con distinto paladar” son dos versos que lo evidencian. El video es un desastre hermoso, repleto de efectos especiales y momentos únicos en slow motion

La cátedra

Después de noquearlo en Mis disculpas, Residente sepultó a Tempo con La cátedra. En una diatriba de 12 minutos, la mente maestra de Calle 13 hace un repaso de rimas con todas las vocales, vuelve a hablar de política y le responde la tiradera con argumentos. Además de darle una lección de escritura, punchlines y métrica, rompió el récord de palabras en una sola canción con 1.900. 

Rap bruto 

Portando una camiseta de Canserbero, descarga versos agresivos junto al rapero español Nach y nadie queda vivo. Es una instrumental parecida a la de Mis disculpas y La cátedra, con momentos en doble tempo y una ráfaga de bajos pesados y gritos, tanto humanos como animales. En el video son poseídos por una fuerza negra que los termina destruyendo y enloqueciendo. 

Bellacoso 

Residente y Bad Bunny celebraron por lo alto la renuncia del gobernador Ricardo Roselló con el lanzamiento de Bellacoso, una canción divertida y playera. Ambos convocan al perreo, a la fiesta y al descontrol, bailando en medio de cuerpos de todas las razas. Una continuación en forma de celebración de su protesta Afilando los cuchillos al lado de iLe. 

René

Su confesión más sincera, sentida y conmovedora. El puertorriqueño se confiesa, haciendo un repaso por su vida, sus traumas, sus miedos, los amigos que se han ido, sus grandes influencias y el dolor que vivió en su infancia y adolescencia en la isla. Recorriendo un campo de béisbol, René añora esos momentos en los que no tenía fama, ni las preocupaciones o afanes de la actualidad. Al final, remata con un homenaje al salsero Rubén Blades.