fbpx

Las 20 canciones de la década

Desde Robyn hasta Taylor, pasando por J Balvin y Drake, estas son las canciones más grandes de los últimos 10 años
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Una década pop, latina y sorpresiva.

Getty Images

En esta década las plataformas streaming nos ayudaron a entender las canciones que la gente ama y los artistas que escucha, e incluso mientras estos servicios creaban listas de reproducción de cada subgénero, las personas tuvieron toda la libertad de elegir su música. Nuestro listado tiene divas, leyendas del rap, personas que cambian la historia y estrellas pop latinas con ambición mundial. Fueron 10 años para temas que se sintieron como clásicos, éxitos de verano y mezclas musicales que antes parecían impensables.

20. Grimes – Oblivion 

Claire Boucher, la excéntrica y talentosa artista canadiense, se abrió paso en la nueva era de dance pop con Visions, su álbum de 2012. La canción más destacada fue Oblivion, en la que Boucher contempla los peligros de ser una mujer en medio de la oscuridad sobre un sintetizador oscuro y juguetón. “Fui atacada y tuve un momento muy difícil para restablecer cualquier tipo de relación con los hombres”, le contó Boucher a Spin. “Me aterrorizaron por un tiempo”. En el video, Boucher camina y canta alrededor de un estadio, rodeada de hombres que gritan y corren sin camiseta, coexistiendo en paz. 

19. Alabama Shakes – Hold On

El primer éxito de Alabama Shakes fue compuesto a la antigua: con la banda tocando la canción sin terminar en un concierto mientras Brittany Howard improvisaba la letra. Con el rango vocal de Howard, el ritmo blues y guitarras reales, la versión final no sonaba como algo que pondrían en la radio. Lo que hizo perdurar a la canción, a lo largo de la década, fue su mensaje de esperanza. “Necesitaba mucha fuerza para trabajar en las mañanas, después de un show, dos horas de siesta y otra vez a trabajar… con esperanza, rezando para que tal vez algún día pudiera renunciar y hacer algo que me hiciera feliz”, le contó Howard a ROLLING STONE. “Tienes que creer en algo para lograrlo”. 

18. Migos – Bad and Boujee 

“Lo hicimos con trap, no con pop”, le dijo Offset a ROLLING STONE, hablando sobre la improbabilidad de que la canción se volviera No. 1 después de ser un clásico en los clubs de striptease de Atlanta. Con una duración de seis minutos, el denso e impredecible ritmo sobre hacer y gastar dinero, es una representación irremediable de un meme de Twitter desde su primer verso en el coro. ¿La colaboración? Un Lil Uzi Vert explosivo haciendo llover 100 mil dólares de cada 300 mil que gana. Es una noche de hombres y su reto es pasar el rato con los tres raperos en una discoteca. 

17. Daft Punk – Get Lucky

En 2013 dos franceses se adueñaron de la radio con una tonada disco pegajosa en colaboración con los icónicos Nile Rodgers en la guitarra y Pharrell Williams en el micrófono. “No sé si es una canción de disco”, consideró Williams. “Se siente un poco más post [disco]”. Y de hecho, mientras la melodía se repite, Williams reemplazó el típico aullido de diva de los 70 con una voz más modesta, con un falseto que se aleja de cualquier grito o auxilio. Es lo más humano que estos brillantes robots ha creado. 

16. Parquet Courts – Stoned and Starving

Andrew Savage de Parquet Courts decidió ir a una bodega en Ridgewood, Queens, para cuidar a la mascota de un amigo, sin saber que ese lugar lo inspiraría para un éxito indie, con un sonido glorioso y la transformación de una letra marihuanera, como “I was debating Swedish Fish, roasted peanuts, or licorice” [Debatía entre pescado sueco, maní o licor], en un viaje existencial. En vivo la canción es una descarga épica, en donde demuestran que Parquet Courts es mucho más que una nostalgia noventera. Incluso cuando se cansaron de tocar Stone and Starving, cuando los universitarios comenzaron a pedirla en sus shows. 

15. J Balvin y Willy William – Mi gente 

“Lo hermoso de Mi gente es que la escribí en español con Willy William, un productor de París… y se volvió No. 1 alrededor del mundo”, dijo Balvin en 2018. La estrella colombiana de reggaetón promovió una canción sobre diversidad inclusiva, rompiendo las barreras del pop, mientras William suelta un beat con trompetas agudas y un bajo potente. Mi gente fue una bomba incluso antes del remix con Beyoncé. “No teníamos planeado que fuera tan grande… solo fue la cultura”, aseguró Balvin. 

14. Lady Gaga y Bradley Cooper – Shallow

Shallow solo necesitó de 10 segundos para convertirse en una de las canciones más grandes de la historia de las bandas sonoras. Escuchamos al dueto por primera vez en los tráilers de A Star is Born, en el debut de Lady Gaga en la pantalla grande junto a Bradley Cooper. La película se estrenó tras un par de años confusos para Gaga: lanzó dos álbumes como solista muy criticados, pero encontró un nuevo público por su disco de jazz (Cheek to Cheek con Tony Bennett) y su presentación del Super Bowl. Pero con su papel renació. La canción surge en un momento crítico para Ally (Gaga), cuando canta en un coliseo junto a Jackson (Cooper), quien es una estrella de rock. Fuera de la pantalla, es un testamento que encaja muy bien con el pop dramático que Gaga suele regalarle a sus fans. Una canción que se repetirá en los bares y los karaokes a lo largo de los años. 

13. Mitski – Your Best American Girl

Para cualquiera que ha seguido el ascenso de Mitski desde SUNY Purchase al comienzo de la década hasta su evolución indie rock, es imposible escuchar el coro de Your Best American Girl sin imaginar a una docena de fans gritándolo de vuelta en un concierto. Mitski se abalanzó y le dio a las nuevas generaciones una canción de rock de los 90 haciendo confesiones de su legado. “No crecí en Estados Unidos”, dice Mitski Miyawaki en la canción. “Solo quería encajar con una vida personal americana, pero simplemente no lo pude hacer”. 

12. Lil Nas X – Old Town Road

Usando un beat que compró en Internet por 30 dólares, creado por un adicto a los memes de Twitter de 19 años, popularizada por los usuarios de TikTok (cambiando su ropa por disfraces de vaqueros) y con un lugar en la historia después de permanecer 19 semanas en el Hot 100, esta balada de dos minutos representa a una década de disrupción, y no es porque se popularizara digitalmente. Con una letra sobre montar y limpiar caballos (incluso con un sample de Nine Inch Nails) y recrutando a Billy Ray Cyrus para un remix que lo engrandeció aún más, Lil Nas X se apropió del público country y lo llevó al mainstream pop. “Un día estaba aburrido e hice esta canción”, le contó Nas a ROLLING STONE. Su aburrimiento contra el status quo fue lo que le llegó a la nueva generación. 

11. Lorde – Royals 

Inspirada en una fotografía vieja del beisbolista George Brett de Kansas City Royals, y en el álbum Watch the Throne de Jay-Z y Kanye West, la neozelandesa de 15 años, Ella Marija Lani Yelich-O’Connor, creó un sencillo fantasioso y suave que se convirtió en una sensación mundial, introduciendo a una de las superestrellas pop más únicas de la década. “Es solo esa palabra. Es muy cool”, dijo sobre el título de la canción. La tranquila y silenciosa Royals se alzó con un pop rap, con toques low-fi, y Lorde murmurando los versos como si fuera una niña recitando poesía mientras mira su celular. Un nuevo lenguaje en medio de la marea milenial. 

10. Drake – Hotline Bling

Drake le dio palo a la Academia por ganar el gramófono a mejor canción de rap y mejor interpretación de rap (aunque no sea muy rapera) al preguntarse si lo habían escogido “solo por ser negro”. Pero hay que valorar que Hotline Bling es un gran tema. Tiene una sensación caribeña potenciada por el sample de soul setentero, además de ser la fuente de cientos de memes y covers. Es más una maravilla de Internet que un track de pop: un triunfo comercial que involucró a fondo al usuario. 

9. Cardi B ft. Bad Bunny y J Balvin – I Like It

Nadie podría decir que Cardi B no piensa en grande. I Like It es una visión gigantesca de la pluriculturalidad en el hip hop. Acá está el puertorriqueño Bad Bunny y el colombiano J Balvin metiendo su groove sobre un sample del clásico de bugalú I Like It Like That. Todos los invitados brillan (solo Balvin podría compararse con Lady Gaga y Jimmy Snuka en el mismo verso), pero Cardi es la que llevó este tema hasta el Número Uno.

8. Kacey Musgraves – Follow Your Arrow

La texana entró por la puerta grande con Follow Your Arrow, mostrando su propio sello desde el inicio. Sobre la guitarra, una Kacey de 25 años entrega algunos consejos: “Make lots of noise/Kiss lots of boys/Or kiss lots of girls if that’s something you’re into” [Has mucho ruido/ besa a muchos chicos/ o muchas chicas, si es que te gusta]. Levantó su buena dosis de controversia, pero se negó a arrepentirse. “Así no les guste la cosa de las mujeres besándose o la referencia a la droga”, dijo Musgraves, “espero que puedan aceptar que todos deberíamos amar y vivir cómo queramos”.

7. Ariana Grande – Thank U, Next

Cuando Grande terminó con Pete Davidson después de un romance público y turbio, lo más lógico era lanzar una canción sobre corazones rotos. En cambio, la cantante prefirió tomar un camino más generoso con una oda a las enseñanzas y la autoestima, que plantea una paz mental hacia una nueva etapa. Hay todo un listado de revelaciones de la relación, que suena muy lejana a la pareja de hace unos años. “Even almost got married/ And for Pete, I’m so thankful” [Incluso casi me caso/ y estoy muy agradecida por Pete], canta. Grande empezó a trabajar en el corte cuando seguía con Davidson, por eso había distintas versiones (incluyendo una con un matrimonio). “Volvimos a terminar, entonces cambiamos ese verso”, confesó.

6. Kanye West – Runaway

A esto nos referimos cuando hablamos del viejo Kanye: una canción en la que se esperaba que asumiera su responsabilidad por el problema con Taylor Swift en los Video Music Awards de 2009 y que abre con 36 segundos de la banda sonora de una película sangrienta, termina con una voz oscura y un arreglo de cuerdas que se acerca a una típica composición pop, mientras en el medio West canta sobre su toxicidad y  Pusha T habla de las mujeres atrapadas en la “matriz negra” (Pusha T después confesó que Kanye le pedía que fuera “más idiota”). En una entrevista con Hollywood Express, West explicó la canción: “Es chistosa, parece el himno de un hombre, pero es un himno de mujer. Como si dijeran, ‘Brindemos con un idiota’. Ya sea brindar o criticar, es triste y casi incomprensible en esa belleza llena de cicatrices.

5. Taylor Swift – All Too Well

Algunos sencillos como 22 hicieron más ruido al inicio, pero los verdaderos fanáticos saben que el corazón de Red está en esta balada. All Too Well es sobre una relación que se terminó hace rato, pero en la mente de Swift sigue ardiendo con claridad. La decepción en su voz se siente, mientras piensa sobre el tipo charlador que terminó siendo “casualmente cruel en el nombre de la honestidad” (esa frase la improvisó durante una prueba de sonido: “Estaba tocando estos acordes una y otra vez, mi banda se unió y acabé despotricando”). En los tabloides después se enteraron que cantaba sobre Jake Gyllenhaal, pero la genialidad de All Too Well es que hace que te sientas exactamente igual a como se sentía la cantante.

4. Beyoncé – Formation

Ningún éxito de Beyoncé demuestra su poder cultural en esta década como Formation, una canción con estilo, actitud, autoestima y un grito de apoyo para millones de personas. La estrella pop celebra sus raíces en Alabama, Luisiana y Texas, poniendo en el centro la experiencia afroamericana en el sur de Estados Unidos y llenándola de orgullo. La genialidad de Formation, sobre todo al tener en cuenta el videoclip y la presentación en el Super Bowl, está en esa unión entre lo personal y lo político, mezclando la tragedia del Katrina con el glamour de un vestido Givenchy mientras te reta a decirle que se contradice. Como es normal, algunos no entendieron su punto, pero a Beyoncé no le preocupó. “Soy una artista”, dijo, “y creo que el arte más fuerte suele ser incomprendido”.

3. Adele – Rolling in the Deep

Con el dolor de haber terminado una relación con un fotógrafo mayor, Adele fue hasta el estudio de Paul Epworth al noroeste de Londres para grabar la mejor canción sobre un corazón roto de los últimos 10 años. “Nunca me enojo, pero estaba lista para cometer un asesinato”, recordó. Y se siente en su voz, con una presentación para los libros de historia. Rolling in the Deep convirtió a Adele en una estrella mundial y mostró que el góspel blues más clásico puede conquistar el mundo. “Carole King fue la última persona [antes de Adele] en escribir canciones con las que las mujeres pueden identificarse inmediatamente”, confesó una Aretha Franklin sorprendida. “Me encanta escuchar a las niñas gritando en los buses de los colegios, ‘We coulda had it all!’”.

2. Kendrick Lamar – Alright

“Como un niño de Compton, puedes conseguir todo el éxito del mundo y seguir cuestionando tu valor”, le contó Kendrick Lamar a ROLLING STONE en 2015. En el sencillo más duradero de esa obra maestra que fue To Pimp a Butterfly, dramatiza ese conflicto interno a punta de términos dramáticos y palpables. “Toda mi vida, he tenido que luchar”, dice al principio, citando The Color Purple de Alice Walker, cargando el peso de varias generaciones que han vivido con traumas. Cuando entra la producción de Pharrell, Kendrick ya tiene una razón para vivir: “Si Dios nos cuida, vamos a estar bien”. En el contexto del viaje emocional que es el disco, este corte plantea algo de optimismo. Cuando Alright fue conocida por el resto del mundo, se convirtió en algo más grande. Es un himno para los derechos civiles, cuyo coro ha resonado en las protestas de Black Lives Matter en Estados Unidos.

1. Robyn – Dancing on My Own

“Estoy aquí, ¿por qué no me ves?”. Robyn podría estar cantándole a todo el público pop de Estados Unidos, que la ignoró mientras pasaba años perfeccionando su pop. Hasta que llegó Dancing on My Own, ese sencillo que la llevó, prácticamente, a ser la voz de una generación en la juventud estadounidense. Escrito y producido por el sueco Patrik Berger, es un éxito con el que cualquiera podría relacionarse, pero hecho para la pista de baile; ese himno disco que necesitábamos en el guayabo de la crisis económica. Aunque Robyn no es una diva de canciones para la tuza, acá dejó el alma. 
Dancing on My Own siguió creciendo a medida que avanzaba la década, hasta musicalizar una escena memorable de Girls y sonar en miles de karaokes por todo Estados Unidos. “Los artistas pop más grandes, desde ABBA hasta Prince, lograron combinar una melodía maravillosa con las emociones humanas más honestas”, dijo Robyn en una entrevista. “Pero tras esa industria súper comercial de los 90, tal vez algunos se olvidaron de que el pop puede hacer ambas cosas”.