fbpx

Lido Pimienta se siente libre

La artista colombo-canadiense habla sobre su presentación en los Grammy 2021, su triunfo artístico con Miss Colombia y lo que sigue en su carrera
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Daniella Murillo

Lido Pimienta está en su casa en Toronto, un día después de lanzar otro video musical. Esta vez se trata del clip dirigido por Orly Anan para su canción Coming Thru, que la muestra encabezando una opulenta mesa desbordante de frutas y comida. Su hijo, Lucian, habla felizmente al fondo de la entrevista mientras ella camina por su hogar, un lugar que parece estar repleto de tanto sonido y color como el set de su último video. “No hay una sola pared en esta casa que no tenga pintura o crayones por todos lados”, dice.

Una casa cubierta con arte hecho con crayones es exactamente lo que alguien podría esperar de una artista preternaturalmente creativa como Pimienta. Desde la publicación de su álbum de 2016, La Papessa, la ganadora del premio Polaris ha demostrado que su imaginación es un manantial de conceptos e ideas sin fin. El domingo, el público pudo verlo con sus propios durante la ceremonia de apertura de los Grammys, otra colaboración con Anan. La descripción de la presentación que ofrece la cantante es característica de Lido: “Es teatral y curiosa. Es como un sueño pero también una pesadilla, pero es divertida. Es todo lo que soy en una sola canción. Es muy especial y estoy extremadamente orgullosa de esta presentación”.

Además de su show, Pimienta también aspiró a su primer premio Grammy. Su álbum alabado por la crítica, Miss Colombia, estuvo nominado a Mejor álbum rock o alternativo latino. Incluso entre una colección de discos que incluyen fusiones interesantes de sonidos y productores notables, Miss Colombia emana vitalidad, como una ráfaga de confeti que es lanzada en una sala de exposiciones tranquila. Las enérgicas canciones combinan ritmos indígenas y africanos de Colombia (donde nació) con sonidos electrónicos, todo mientras aborda la identidad, inequidad y el racismo en el país. Mientras La Papessa fue un proyecto artístico que según ella “ni siquiera estaba concebido para ser un álbum”, Miss Colombia es un disco que creó tan cuidadosa y deliberadamente que ni siquiera se sorprendió del todo por el reconocimiento que ha recibido. “Simplemente siento que tiene sentido”, expresa. “Esto es exactamente lo que tiene que pasar porque puse mucha intención en este disco”.

La inspiración detrás de Miss Colombia es una historia muy conocida: en 2015, ella, al igual que el resto del mundo, vio cuando Steve Harvey anunció como Miss Universo de aquel año a la Señorita Colombia, en vez de la verdadera ganadora, la Señorita Filipinas. Pimienta, cuyo padre es afrocolombiano y cuya madre pertenece a la etnia indígena Wayuu, vio como mucha gente respaldaba a la reina de tez blanca mientras lanzaba insultos y ataques racistas tanto a Harvey como a Miss Filipinas. Eso desencadenó una serie de emociones que la llevó a repensar el concepto de belleza, al mismo tiempo que cuestionaba la manera en que había romantizado la experiencia de Colombia como inmigrante en Canadá. “Cuando pasó lo de la Señorita Colombia… pensé, ‘Todas estas cosas que he estado sintiendo, pienso que puedo ponerlas en canciones’. Eso que tú haces y Resisto y ya llegaron a mí”, recuerda.

Pimienta se adentró en la composición y la producción, y se unió al artista y arquitecto de sonido Matt Smith, más conocido como Prince Nifty. Ella compara el hacer el disco con el quitarse una venda de los ojos, lo que explica la naturaleza reveladora de Miss Colombia. Canciones como Pelu Cuco y Resisto y ya resaltan las tradiciones musicales afro y también tienen diálogos abiertos sobre la anti-negritud presente en América Latina y la latinidad. Pimienta, quien a su vez ha priorizado la música afrocolombiana, ha profundizado sobre estas problemáticas en sus redes sociales. “Siento que he sido capaz de verbalizar mis pensamientos mucho mejor, especialmente gracias a Zahira [Kelly]”, dice refiriéndose a la académica, líder intelectual y crítica que tuitea como @bad_dominicana. Particularmente en la industria latina, en la cual los artistas blancos y mainstream suelen construir carreras gracias a géneros afro sin reconocer las raíces de su música, el enfoque de Pimienta es distinto. “No tengo que robar. Mis ideas son mis propias ideas y esa es mi moneda”, recalca.

Su proceso creativo ha seguido floreciendo y ahora, está creando un nuevo disco basado en canciones que capturan la alegría y libertad que ha experimentado durante los últimos años. “Son livianas, alentadoras, extremadamente femeninas y suaves, pero tan fuertes como el brillo del sol. Realmente solo puedo describirlo con metáforas”, explica. Parte de su música proviene directamente de momentos con sus dos hijos, “Comenzó con esta pregunta, como estar con mi bebé y cantarle… Es un momento tan hermoso que me dije, ‘¿Cómo puedo transformar este sentimiento en una canción?’”.

El proyecto también llegó en un momento en el que ha estado canalizando su poder y reconociendo la fuerza que tiene artísticamente, en especial porque se ha mantenido fiel a su trabajo más allá de querer atar su carrera a fines comerciales. De hecho, ella ha prosperado: “Soy capaz de tener integridad y de decir lo que pienso. Soy capaz de ser divertida e ingeniosa”, expresa. “Soy capaz de tener una personalidad que es mía. Puedo estar triste y tener estrías. Puedo tener arrugas. Puedo ser libre”.