fbpx

Lil Nas X cumplió sus sueños más locos durante los Video Music Awards

Artistas como Justin Bieber y BTS brillaron en la gala que se convirtió en una noche gloriosamente caótica
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
El rapero regresó a la prisión en el escenario para cantar sus éxitos Montero e Industry Baby.

MTV

¿Cómo resumir una noche de los MTV Video Music Awards que comienza con Madonna canalizando su papel como dominatrix de cuero, y luego termina con Lil Nas X gritando “Let’s go, gay agenda”? ¿Una noche en la que uno de los momentos culminantes es Billie Eilish negándose a aplaudir a Jennifer Lopez? ¿Una noche en la que Justin Bieber es el único que menciona “lo de Covid”? ¿Una noche en la que Normani se sube a una cruz de verdad para seducir a una Teyana Taylor crucificada en plena Semana Santa? ¿Una noche con leyendas de la vieja escuela de MTV como Cyndi Lauper, Busta Rhymes y David Lee Roth? ¿Una noche en la que las cámaras captan a Olivia Rodrigo gritando mientras Foo Fighters tocan Everlong? ¿Una noche en la que Ozuna hace un viaje psicodélico al país de los osos de peluche mágicos?

Se podría decir que es una victoria para la agenda de la MTV. Reconozcámoslo: la jugada más tonta que podían haber intentado este año era ponerse serios, lo que siempre es un desastre en este programa. Los VMAs son: flash, sexo, escándalo, egolatría, estrellas del pop haciendo elecciones de moda absurdas. Y eso es lo que necesitamos. MTV decidió convertir a los VMA de 2021 en una fiesta de 40 años escandalosa y fue un movimiento muy astuto. Fue la mejor fiesta de los VMAs desde 2015, el año en que Taylor Swift dio un premio a la trayectoria a “mi amigo, Kanye West”. (Sí, eso ocurrió de verdad, la vida es rara).

La MTV dio el pistoletazo de salida a la celebración del cumpleaños con una invitada de honor sorpresa: La propia Madonna. Fue el arranque más impactante de la reina de los VMAs desde el año en que comenzó el programa besándose con Britney Spears. La cantante lució su traje de cuero de Justify My Love y se giró al final para mostrar su catálogo a las cámaras. Habló de cómo ella y MTV formaron una pareja icónica, con la ocurrencia: “Y dijeron que no duraríamos”.

Pero se trata de una broma para los fans más acérrimos, de hecho, es la frase que coronó su icónico homenaje por el décimo cumpleaños a la MTV en 1991, en un clip en el que hacía sombra a Cher, Axl Rose y, básicamente, a todos los que no eran lo suficientemente atrevidos como ella. Solo Madonna intentaría hacer el mismo brindis de cumpleaños a la MTV, con 30 años de diferencia. Y sólo la reina del vogue tiene el poder de estrella para salirse con la suya. Nunca nos falla. Nunca lo hará.

Madonna marcó el tono de la gala este año. Ni siquiera salimos de la alfombra roja antes de que las palabras “icono” y “leyenda” fueran mencionadas…y vaya que sí fueron necesarias. Charli XCX llamó a Camila Cabello una “leyenda icónica”. Tinashe le dijo a Alicia Keys: “Eres mi icono”. Ciara llamó a Normani “una leyenda en formación”. La cosa llegó a su punto álgido cuando Billie Eilish presentó a Foo Fighters: “Son héroes, son leyendas y ahora son oficialmente iconos mundiales”. Al principio, decidí utilizar la palabra “icónico” en cada frase de esta crítica. Desgraciadamente, me di cuenta de que no había forma de utilizarla en ninguna frase sobre 21 Pilots.

Jennifer López fue uno de los primeros iconos del programa. Las cámaras captaron a una Billie desafiante y sin palmas. La JLo está en un momento culminante de su carrera/vida/todo en este momento, por lo que fue conmovedor escucharla decir: “MTV siempre ha sido el lugar para ofrecer la música y los vídeos que definen a nuestra generación”. Un sentimiento maravillosamente crítico cuando Lopez dice “nuestra generación”, se refiere a todos, desde David Lee Roth hasta Lil Nas X.

La ceremonia estuvo a la altura de ese espíritu toda la noche, con rostros que han marcado la historia de la cadena. Cyndi Lauper mencionó que ganó en los primeros VMA (1984) e hizo un discurso ferozmente político a favor del aborto. Ashanti y Ja Rule siguen teniendo química, Wyclef gritó “¡Brooklyn! Biggie Smalls!”, y luego dio un emotivo saludo a los recientemente fallecidos Charlie Watts, Dusty Hill, Biz Markie, Shock G y DMX.

Por desgracia, a pesar de todas las leyendas de la MTV, faltaba una: Billy Joel. Algunos de nosotros teníamos muchas esperanzas de que esta noche se produjera el dúo Billy/Olivia Deja Vu/Uptown Girl que el mundo ha estado esperando. ¿Tal vez el año que viene?

Olivia sorprendió con Good 4 U, interpretada en modo rockero cargado de una onda muy punk, pues terminó rompiendo el lente de una cámara, algo mucho más fresco que romper una guitarra. También ganó la canción del año por Driver’s License. Si no me equivoco, la primera en hacer esta predicción fue mi colega Brittany Spanos en las páginas de Rolling Stone, los primeros 11 días de 2021, preguntando: “¿Es demasiado pronto para llamar a la canción del año?”.

¿Ha habido algún año en el que la canción definitiva fuera tan evidente tan pronto? De camino al podio, Olivia hizo una emotiva reverencia a Billie y Finneas. También pronunció el mejor discurso de la noche: “Quiero dedicar este premio a todas las demás chicas que escriben canciones en el suelo de su baño”.

Los discursos fueron refrescantemente breves, al menos hasta que Justin Bieber subió y se puso a hablar de “esta cosa del Covid”, mientras llevaba una sudadera con capucha agregando que: “se que probablemente lo han oído muchas veces, pero estamos en tiempos sin precedentes ahora mismo, con esta cosa de Covid que está pasando. No es solamente lo del Covid, pero es algo igualmente significativo”. Esta fue una de las reflexiones más profundas de la MTV desde los días de gloria de Justin Bobby en The Hills.

Normani se robó el show con Wild Side, con el momento oficial clásico de la noche en los VMAs. Ya sabes, cuando representó todo el Vía Crucis inclinándose ante su señor y salvador Teyana, que se retorcía (y mascaba chicle) en modo Jesús Crucificado en bikini. Entonces Normani se subió a la cruz para realizar alguna curación sexual a su repentina resucitada mesías. Amén. ¿Cómo de intenso fue este momento? MTV pasó directamente a un anuncio de pruebas de embarazo.

Avril Lavigne y Billie formaron una dulce pareja, desbordando su mutuo fanatismo. “¡Avril, te quiero tanto!” dijo Billie mientras se mantuvo regia con su capa negra, pronunciando un duro discurso tras ganar por Your Power. Describió que escribir esta canción fue “tan satisfactorio y liberador, y también jodidamente triste… quiero decir que tenemos que proteger a nuestras jóvenes a toda costa. De verdad”.

Tommy Lee estuvo presente, aunque para algunos de nosotros, no cuenta como una verdadera aparición de Tommy Lee en los VMAs hasta que le dé una paliza a Kid Rock. Pero Tommy dio el premio a la Mejor Artista Alternativo a un chico que ya lo interpretó en una película de Hollywood, “¡Mi hermano Machine Gun Kelly!”. (Tommy se puso las gafas de leer, lo cual lo hizo lucir aún más rockero). MGK empezó su discurso con las palabras: “¡Salud a los chicos emo por traerlo todo de vuelta!”.

Por otra parte, los Foo Fighters hicieron un popurrí de clásicos, con una paneo de Olivia cantando Everlong entre el público. Hay tantas cosas que apreciar de este momento, aparte del hecho de que probablemente arruinó la noche de Courtney. Taylor Hawkins tenía escrito “Charlie R.I.P” en su bombo, un tributo a la difunta leyenda de los Stones. Los Foo’s también ganaron el Premio al Ícono Global, que en realidad debería llamarse Premio a la Leyenda Global Literalmente Icónica. Dave Grohl saludó a una serie de estrellas de la vieja escuela de la MTV: Kurt Loder, Tabitha Soren, Matt Pinfield y, estrictamente para los más acérrimos, Steve Isaacs, el VJ que presentaba Hangin’ With MTV cada tarde con Kennedy.

Ozuna inició la onda trippy  con La Funka, junto a sus osos alucinantes de peluche bailando. Fue una secuela perfecta del momento de coronación de Miley Cyrus en los VMAs con We Can’t Stop. Quién sabe, ¿Tal vez Ozuna incluso reclutó a algunos de los mismos osos? Lil Nas X mantuvo el perfil bajo, entrando con una banda de música, cambiando a un dúo de Industry Baby con Jack Harlow, y luego terminando con Montero con una prisión llena de tipos en calzoncillos rosas brillantes. Chloe hizo su conmovedor debut en solitario Have Mercy, con una dulce introducción de su orgullosa hermana Halle.

Asimismo, Doja Cat, que ganó el año pasado el premio a la Mejor Artista Revelación, se mantuvo en movimiento como anfitriona: encantó al público cuando se puso una silla en la cabeza, además del disfraz de flor que le robó a Peter Gabriel en las giras de Genesis de los años 70, “¡La cena está lista!”.Se lanzó al aire para hacer para cantar You Right y Been Like This. Ed Sheeran interpretó Shivers junto al puente de Brooklyn. Busta Rhymes hizo un popurrí de oldies, gritando “¡Flatbush, levántate!”. (¿Ahora Busta da discursos anti-máscara? Tal vez porque sólo duró un episodio en El cantante enmascarado). Treat People With Kindness de Harry Styles ganó el premio a la mejor coreografía, por su pas a deux de Old Hollywood con Phoebe Waller-Bridge.

De igual forma,  MTV, siempre está dispuesto a demostrar lo mucho que le importa la música, ya que preparó actuaciones de archivo de… no, no seas tonto. Fueron un montón de reposiciones de The Office. La MTV no dejó de promocionar su programación de vanguardia durante toda la noche, como Floribama Shore (te acuerdas de Buckwild, ¿Verdad?) y Double Shot at Love, que no debe confundirse con A Shot at Love II con Tila Tequila. Oye, ¿qué clase de monstruo no quiere ver a Pauly D ayudar a Vinny a encontrar su propio Shot at Love?

Finalmente, la ceremonia terminó con un momento totalmente hermoso: David Lee Roth, el más jamón de todos los jamones de MTV, salió a entregar a Lil Nas X el premio al Vídeo del Año. “Hay dinero en este hijo de puta”, dijo Diamond Dave al público, aprovechando los focos como siempre. Lil Nas X reclamó su premio con las siguientes palabras: “En primer lugar, ¡gracias a la agenda gay! Vamos, agenda gay”.

Hubo algo extrañamente dulce en ver a Lil Nas X tomar la antorcha de Diamond Dave, el pionero que burló los paradigmas del rock masculino con sus chaparreras sin trasero en el vídeo de Yankee Rose, la primera estrella masculina (o de otro tipo) que presumió de sus mejillas desnudas en la pantalla de MTV. Esta noche, Roth incluso ha llevado chaparreras de cuero, ¿Serán las mismas? (El combo Dave/Nas fue un momento que cruzó generaciones, géneros y culturas, para devolver todo a lo que es el video musical: expresarse.

Lil Nas X acepta el galardón por Video del Año por su canción: Montero (Call Me By Your Name).
AP

Una pregunta filosófica: ¿Qué hemos hecho, como cultura, para merecer la bendición de que DJ Khaled no vuelva a arruinar las galas de premios? ¿Qué ha provocado el espasmo de cordura colectivo? ¿Cómo se dieron cuenta los productores de que era una tontería seguir dejando que Khaled apareciera y gruñera “¡de pie!” cuando hay verdaderas estrellas dispuestas a interpretar música? Con todas las cosas en las que nos hemos equivocado en los últimos años, ¿cómo hemos acertado accidentalmente en esta? Puede que nunca lo sepamos. Pero lo único que podemos hacer es saborear este momento. Bieber tiene razón: Vivimos en tiempos sin precedentes.