fbpx

Los fantasmas a los que Foo Fighters tuvo que enfrentarse

“Cuando entramos a la casa en Encino, sabía que había algo raro”, dice Dave Grohl
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Los fantasmas casi arruinan el décimo álbum de la banda.

Shutterstock, 2

Foo Fighters tuvo que enfrentarse a algo totalmente diferente mientras trabajaba en su décimo disco: fantasmas. En una entrevista con Mojo, Dave Grohl reveló que la casa en Encino, California, donde grabaron el álbum, tiene un pasado oscuro.

“Cuando entramos a la casa en Encino, sabía que había algo raro, pero el sonido estaba buenísimo”, dijo Grohl, según NME. “Empezamos a trabajar y al poco tiempo empezaron a suceder cosas. Al día siguiente regresábamos al estudio y todas las guitarras estaban desafinadas”.

“O la configuración que teníamos en la consola se había cambiado”, añadió. “Abríamos Pro Tools y faltaban pistas. O había algunos tracks que no habíamos puesto en ese lugar. También escuchábamos sonidos extraños cuando el micrófono estaba prendido. No había nadie tocando un instrumento ni nada, solo un micrófono prendido en una sala de grabación. No oíamos voces ni nada que entendiéramos. Pero algo pasaba”.

El grupo intentó grabar el fenómeno paranormal con una cámara que dejaron en el estudio mientras no estaban. “Empezamos a ver cosas que no podíamos explicar”, dijo Grohl. Le mostró la grabación al dueño, quien le contó el pasado de la casa, aunque el vocalista no puede hablar al respecto. “Él está intentando venderla, así que tuve que firmar un contrato de confidencialidad”, explicó.

Al final lograron acabar la grabación. Una de las canciones tiene un riff en el que Grohl ha estado trabajando por 25 años. “La primera vez que lo grabé como un demo fue en mi sótano en Seattle”, reveló.Foo Fighters no es la primera banda que ha grabado bajo circunstancias supernaturales. Black Sabbath escribió Sabbath Bloody Sabbath, su disco de 1973, en una casa embrujada. Los Red Hot Chili Peppers se toparon con fantasmas mientras hacían Blood Sugar Sex Magik. Nine Inch Nails terminó The Downward Spiral donde Sharon Tate vivió durante las masacres de la familia Manson. Radiohead trabajó en OK Computer en una casa que Thom Yorke describió como “muy embrujada”.