fbpx

Los sueños de Paloma Mami

Hablamos con la artista chilena sobre Sueños de Dalí, su álbum debut
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Daniel Toledo

Paloma Mami es una de las nuevas caras del género urbano. Aunque su carrera no comenzó sino hasta hace poco, en ese mismo lapso de tiempo ha logrado conquistar parajes que pocos artistas alcanzan. A pocos meses de comenzar, se convirtió en la primera artista chilena en firmar con Sony Music Latin, ha colaborado con artistas de talla mundial como Major Lazer y C. Tangana, y durante la cuarentena grabó Sueños de Dalí, su álbum debut con el que piensa seguir mostrándole al mundo quién es Paloma Mami.

Bueno antes de comenzar, me gustaría saber un poco más de tu historia, naciste en nueva york y luego te mudaste a Chile, este cambio cómo afectó tu vida y tu música?

Afectó a mi música demasiado, más que nada. Porque primero que todo era lo que me hizo atreverme a hacer música. Mudarme a Chile fue la razón por la cual comencé a hacer música, como que en ese punto de mi vida no me importaba nada, ya estaba muy dolida por haberme tenido que ir de la ciudad en la que crecí y que tanto amaba, así que eso me dio ese empujón para seguir la música. Decía, “Qué importa si a nadie le gusta, qué importa si llegó a tantos views”, daba lo mismo, así que lo intenté.

¿Así que encontraste un refugio en la música?

Yo me enfoqué en eso nada más, cuando llegué a Chile escuché mucha mucha música, reggaeton, mucho de lo urbano que sonaba en el momento, y eso me influenció demasiado. Siempre tenía audífonos puestos, durante y después del colegio.

¿En qué momento llega la música a tu vida?

Solamente cantaba para mi familia, para mi hermana, y como que tenía mucho pánico escénico, me daba mucho miedo cantar frente a las personas y nunca me atreví a hacerlo, pero después algo cambió dentro de mí.

¿Y hoy en día sigues sintiendo nervios antes de una presentación?

En el principio me daba mucha, mucha ansiedad. Incluso aún me dan muchos nervios, aunque eso me encanta en verdad, pero al comienzo era otra cosa. Como que daba mucho miedo, hasta sentir que en verdad no podía salir, en mi mente decía “no, no, no” y como que imaginaba soluciones, “que salga otra persona por mí”, pero siempre al final me atrevía y después cuando estaba ya en el escenario

Al haber vivido tanto tiempo en Nueva York, podrías haber hecho cualquier tipo de música, ¿pero por qué música urbana latina? ¿Qué te llamó la atención de este género?

A mí me encanta el R&B, toda la vuelta urbana en el lado americano también, yo crecí escuchando esa música y obviamente creo que en español tenía otros sonidos muy frescos, y quería darle como mi identidad al género.

¿Cómo fue esa transición para convertirte en artista? ¿Cuál fue el mayor reto?

Yo aprendí mucho siendo solo Paloma, y siempre sentí que Paloma Mami era otro personaje, que no era yo, que tenía otra personalidad, pero yo me estaba reprimiendo, no era 100% yo misma. La verdad no me gustó eso, y si estaba iba a ser mi carrera y mi vida, pues quiero poder ser yo y que mis fanáticos me puedan conocer y amar por lo que soy. Así que ahora yo no lo veo como dos personas distintas.

Religiosa es tu más reciente sencillo…

Es una canción que muestra mi lado más vulnerable, más romántico y en verdad no muestro ese lado mucho, porque siempre me ha dado como cosita hablar de mis emociones. Nunca me gusta hablar de lo que siento y con esta canción como que me atreví más y creo que mis fanáticos les gusta mucho porque es un tema entretenido, lindo, tierno y perfecto para escuchar con alguien que realmente amas.

¿Esa incomodidad al hablar de tus sentimientos afecta la manera en la que escribes y compones?

Eso para mí es distinto. En el estudio casi que me puedo convertir en cualquier persona, en lo que yo quiera, y creo que justamente esa es la magia de ser artista. Cada día es distinto, puedo ser una mujer que recién le rompieron el corazón y otro día puedo ser cualquier otra cosa. Me encanta poder escribir desde distintas perspectivas y meterme en esos mundos. Pero cuando luego se trata de que todo el mundo y todos mis fans lo van a escuchar, ahí sí como que me entra un poco el miedito.

Cuéntanos sobre el proceso del nuevo álbum, ¿Por qué se llama Sueños de Dalí?

Se llama Sueños de Dalí por muchas razones. Yo he amado el arte toda mi vida, soy una amante del mundo del arte, no solo de la música, y siento que hay muchos artistas con los que me he podido identificar. Dalí es una de las personas que he podido relacionar con todo, cuando se trata del estilo de su arte, su pensamiento, la manera en que la gente lo ve, y creo que por eso fue que nombré el disco después de él, porque era una persona que creaba a partir de sus momentos más locos. El literalmente decía que cuando pintaba o creaba una imagen en su cabeza, era cuando estaba a diez minutos de de dormirse, él aguantaba el sueño por horas y horas, hasta el punto en que llegaba casi que a alucinar, en ese momento era cuando creaba sus pinturas. Yo llegué a un punto en el estudio en el que me sentía así.

Quisiera que me contaras más de tu colaboración con Major Lazer, cómo fue trabajar con ellos?

Fue muy bacano. Estuve en el estudio de Diplo y ahí creamos la canción, Que lo qué, en ese tiempo era como una versión muy cruda, y de ahí como que lo trabajamos y no lo tocamos por un par de meses, y después como que volvimos a escuchar y Diplo me dijo: “esta canción me gusta, la vamos a sacar”, así fue. Es una canción entretenida y fue increíble poder colaborar.