fbpx

Los tres grandes mitos de la industria musical

Desde los pagos de Spotify hasta la base de usuarios globales de Youtube, la industria de la música está plagada de desinformación. Dejemos las cosas claras
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Rob Stark/ Adobe Stock

La música en streaming no es solo una gran parte del negocio de la música: básicamente es el negocio de la música. Según la firma RIAA Data, las plataformas de streaming como Spotify, Apple Music, Amazon Music y YouTube, contribuyeron con el 85% de los ingresos de la industria de la música en Estados Unidos durante los primeros seis meses del año pasado, y están encaminados a tener una presencia aún mayor en el futuro.

Pero dentro de todo este boom, los mitos y la desinformación abundan a lo largo de esta industria, desde el artista que aún produce en su habitación hasta los ejecutivos más poderosos. Algunos de estos mitos están impulsados por el optimismo y la emoción; otros gracias a la rabia y el escepticismo. Estos son tres de los más grandes mitos, más la información que se requiere para bajarlos de la nube cada vez que alguien los mencione.

  1. “Este es el periodo más lucrativo para la industria musical en la historia, gracias al streaming”.

No. Según el organismo de comercio mundial IFPI, el negocio mundial de la música generó 20.200 millones de dólares en el transcurso de 2019 (las cifras de 2020 se darán a conocer a finales de este año). Ese fue el mayor recaudo oficial de ingresos globales para artistas y sellos discográficos desde 2004, cuando la industria discográfica mundial generó $ 20.3 mil millones. Pero antes de 2004, esta cifra era aún mayor: en 2003 llegó a 20.400 millones de dólares; en 2002 alcanzó los 21.900 millones de dólares; en el apogeo de la era de los CD en 2001 alcanzó los 23.400 millones de dólares.

El mito “más lucrativo” realmente se desmorona cuando se agrega la inflación a la ecuación. Por ejemplo, en 2005, el negocio mundial de música generó $19.8 mil millones en ingresos comerciales, según datos de la IFPI. Esto puede parecer una suma menor que los $20,2 mil millones de 2019, pero cuando se le aplica la inflación retrospectiva y se convierte la cifra de 2005 a dólares de 2019, el total aumenta a $25,92 mil millones.

  1. “No hay artistas nuevos que estén haciendo dinero con el streaming”.

Evidentemente falso.

El año pasado, Spotify confirmó que tiene 43.000 artistas entre sus recaudadores de “nivel superior”, que obtienen el 90% de las reproducciones en la plataforma. Bajo el modelo de negocio de “bajo un mismo techo” de Spotify, ese 90% de las reproducciones se traducen aproximadamente en el 90% de los pagos de regalías de Spotify, lo que significa que esos 43,000 artistas habrían generado alrededor de $ 3,000 millones en conjunto solo en los primeros nueve meses de 2020. Eso es un pago por cabeza promedio de aproximadamente $69,000 dólares durante este período de nueve meses, o cerca de $100,000 para todo el año. (Estos cálculos se basan en el hecho de que los ingresos totales de Spotify ascendieron a USD $6,36 mil millones en enero-septiembre de 2020, y que previamente ha negociado acuerdos para pagar el 52% de los ingresos a los principales sellos discográficos y artistas. Por el bien de este ejercicio, no estamos teniendo en cuenta el recorte del 10% al 15% de los ingresos que Spotify paga a los compositores y editores de música).

Pero entonces, ¿por qué, si más y más artistas se ganan la vida con el streaming cada año, parece que la mayoría de los músicos están furiosos por el pago que reciben de Spotify?

La respuesta a esa pregunta puede estar en una presentación reciente del exjefe de Economía de Spotify, Will Page, a una investigación parlamentaria del Reino Unido. Page señaló que la sociedad de recaudación de regalías del Reino Unido PRS For Music, vio que su catálogo de artistas creció más del doble en la década de 2009 a 2019, un 145% más, de hecho. Page dijo: “Hay más voces expresando sus preocupaciones sobre la economía del streaming, es porque hay más artistas y compositores participando en el mercado que nunca”.

  1. “Spotify es la plataforma de streaming más grande del mundo”

Este es más un tecnicismo, pero sigue siendo un error generalizado. Spotify es la plataforma de transmisión de música más grande del mundo en términos de suscriptores de pago. A finales de septiembre de 2020, el servicio tenía 144 millones de suscriptores Premium en todo el mundo. Según Midia Research, Spotify reclama una participación de mercado del 32% del total de suscriptores en todo el mundo, casi el doble de la participación de su rival más cercano Apple Music (18%).

Spotify, gracias a su modelo freemium casi único, también parece tener la mayor cantidad de usuarios activos mensuales en todo el mundo. En septiembre de 2020, contaba con la módica suma de 320 millones de usuarios activos en todo el mundo, una cifra que aumentó un 29% año tras año.

Y, sin embargo, llamar a Spotify “la plataforma de streaming más grande del mundo” no es exacta por un par de razones. Primero, depende de la métrica de la que estés hablando. En las actualizaciones para inversores más recientes de Spotify, se habla de que su biblioteca musical supera los 70 millones de pistas, pero eso palidece en comparación con la cantidad de música disponible en su rival SoundCloud, que confirmó en noviembre de 2020 que alberga más de 250 millones de grabaciones. Por tamaño de catálogo, SoundCloud es sin duda la plataforma más grande.

Y si nos fijamos en los 320 millones de usuarios activos mensuales Spotify, estos se ven eclipsados ​​por el número que se jacta de la plataforma de transmisión de video y audio YouTube. En noviembre, YouTube anunció que unos 2 mil millones de usuarios registrados estaban reproduciendo al menos una pista de música en el servicio cada mes, también conocido como una cuarta parte del mundo entero.

A pesar de este abismo en la popularidad de los usuarios, Spotify aún paga significativamente más dinero a los sellos discográficos y artistas que YouTube, y los sectores influyentes de la industria de la música siguen descontentos con la cantidad de efectivo que ganan con el streamer de video en comparación con la avalancha de consumo de música que aloja. Sin embargo, YouTube, cuya aplicación de suscripción YouTube Music tiene más de 30 millones de suscriptores en todo el mundo, ofrece una respuesta contundente a esta acusación: la plataforma escribió en una presentación parlamentaria del Reino Unido a principios de este mes que “los sellos están de acuerdo en que es posible que nos convirtamos en la principal fuente de ingresos de la industria de la música para 2025 “.