fbpx

Mira a Diamante Eléctrico inundar Bogotá con cumbia en su más reciente Tiny Desk Concert

La presentación del dúo estuvo acompañada por Mario Galeano y su proyecto Frente Cumbiero
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Con lápices, pupitres, consolas análogas y una orquesta de cumbia, Diamante Eléctrico reversionó algunas de sus canciones en su más reciente presentación en el Tiny Desk Concert de NPR.

Los mundos del rock y la cumbia se encuentran y se reconcilian durante los cuatro cortes que componen el concierto: Un solo de percusión con lápices es el encargado de darle inicio a esta versión de ‘Rotos’, en la que Juan Galeano deja el bajo para darle espacio a las tubas y los vientos de Frente Cumbiero, dirigidos por Mario Galeano, las segundas voces y guitarras de Daniel Álvarez, el Wurlitzer de Andrés Keguan.

‘Suéltame Bogotá’,encuentra su tumbao’ gracias a la guacharaca y a los coros de Karen Castiblanco y Lafer Angova para luego sacar su lado más crudo y bogotano con las rimas de Nicolai Fella de LosPetitFellas. Los saxofones y las percusiones abrazan a ‘Amalia’, mientras ‘A Veces’ se convierte en la voz de los estudiantes, las primeras y segundas líneas y los campesinos y minorías del país. 

 Nathalie Guio

ROLLING STONE habló en exclusiva con Daniel Álvarez sobre el proceso creativo detrás de estos nuevos arreglos, la responsabilidad social del dúo y el nuevo mundo de sonoridades en el que se están adentrando. 

¿Por qué asumieron el reto de colombianizar las canciones del Diamante?

Siempre hemos sido muy cuidadosos, ya que un formato como el de Tiny Desk, se presta para cualquier imprevisto, y es un lugar donde la gente va a descubrir, y siendo Tiny Desk un formato anglo de tanto prestigio por el que han pasado tantas personas; pues llevar música de raíces anglo bien tocada es llevar arena al mar y más con el componente de hacerlo desde casa, y esa casa es Bogotá, sobretodo por lo que está pasando políticamente. Así que dijimos que ‘esto tiene que sonar auténtico, a nuestro hogar, a un Diamante bien colombiano sin violentar lo que somos’. Es necesario ser auténtico para que el mensaje llegue y para aprovechar esta plataforma para contar quienes somos, de qué somos capaces y qué es lo que pasa en nuestra casa.

Nathalie Guio

¿Este tipo de sesiones hacen que se abran nuevos caminos creativos?

A diferencia de Juan (Galeano), que es un tipo que ha escuchado cumbia toda su vida, yo he sido alguien que ha escuchado cosas muy anglo durante muchos años y para mí esto fue una experiencia que me abrió los ojos y me cambió la vida muchísimo. Desde MLQMHC, venía muy pegado al afrobeat y cuando conocí a Mario (Galeano) dije, ‘La cumbia no es como aquella cosa de corte folclórico que nos muestran, sino que la cumbia entendida a través de Mario Galeano y de Frente Cumbiero es una cumbia de ciudad, psicodélica. Él me introdujo al movimiento chichero del perú, y a todo lo que pasa en áfrica con la guitarra. Esto definitivamente va a influenciar el próximo disco, así como tocar con los Rolling Stones influenció a La Gran Oscilación y Coachella con Buitres

¿Cuál es el compromiso sociopolítico del Diamante?

El compromiso más grande que tenemos es: ‘La voz es para usarla’. Es muy irresponsable tener la capacidad de aglomerar opiniones, gente, pensamientos, alrededor de uno como figura, como dúo y no alzarla para decir lo que no está bien y con lo que no se está de acuerdo. Nuestro compromiso es hablar, denunciar, darle voz a los que no la tienen, avalar movimientos y musicalizarlos, visibilizar todo lo que lo necesite, que la gente vote y contar que todo lo que pasa en Colombia no es normal, todos los niveles de desigualdad, inequidad, violencia y desamparo del Estado y todo lo que deriva de ahí no debería ser normal y siempre seremos voz para que el mundo lo sepa.