fbpx

Misticia, raíces de metal

Tras una larga historia, esta banda ha empezado a hacerse visible al articular hábilmente los sonidos e idiomas indígenas con el metal más potente.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Larry Cruz (Elexruz)

‘El año pasado cumplimos 20 años de formación’, dice Diego Cruz, guitarrista y vocalista de Misticia, desde la frontera entre España y Portugal. A finales de los 90 Diego entró a tocar en Ánima, una banda de metal que cantaba en español y hablaba sobre mitos y leyendas de la tradición colombiana; en 1999 él decidió irse a probar suerte en Alemania, donde empezó a trabajar con una agrupación de música andina con la que aprendió a tocar quena, zampoña y otros instrumentos propios de ese folclor.

“Es muy difícil mezclar la música que hacemos, que prácticamente es death metal, con la música indígena, que es más meditativa y lenta”, señala Diego. Al principio el sonido se acercaba mucho al doom metal, y en su evolución ha sido necesaria muchísima investigación en el manejo de las sonoridades y en el aprendizaje de los lenguajes ancestrales que emplea Misticia para recordarnos los horrores de la Conquista. Buena parte de esa investigación se ha llevado en el Archivo General de Indias, en Sevilla, y a través de personas con raíces indígenas que les han mostrado una cantidad de elementos antes desconocidos para ellos.

LA FORMACIÓN ACTUAL: Hernán Martínez (guitarra), Boris Rodríguez (batería), Diego R. Cruz (voz y guitarra) y Jon Alba (bajo). Cortesía Prensa Misticia

“Yo creo que acá hay más cosas que allá”, dice Diego, indicando que a España terminó llegando gran parte de la documentación que estuvo en muchos casos a cargo de los sacerdotes que acompañaron a los invasores. De ese trabajo han salido canciones como Aperrear, que no tiene nada que ver con lo que cualquiera podría imaginarse en estos tiempos; es una canción escrita a partir de un relato de Fray Bartolomé de las Casas, en el que se habla de una práctica espantosa que consistía en utilizar perros para atacar a los indígenas.

Lanzaron su primer EP en 2003 y, aunque su producción discográfica no es muy abultada, han descubierto un camino y han dejado a un lado muchos de los clichés que caracterizan a las bandas de metal nacional, que suelen bautizarse en inglés, cantar todo en inglés y soñar en inglés.

La historia de Misticia funcionando desde Europa, moviéndose entre España, Colombia y Alemania, ha estado marcada por todos los problemas que cualquier colombiano podría enfrentar al tratar de construir un proyecto de vida en el Viejo Continente sin el apoyo necesario. Con amigos chilenos, peruanos, bolivianos y ecuatorianos han tenido allá más contacto con el mundo indígena del que tenían cuando estaban radicados por completo en Colombia.

METAL ECLÉCTICO: Esta imagen fue captada durante la grabación del videoclip de Suacha, una canción del metal más pesado que narra la llegada de los conquistadores a América, y rinde un evidente tributo a Gustavo Cerati. Cortesía Prensa Misticia

El nombre de la agrupación surge de combinar las palabras ‘mística’ y ‘milicia’, y el proyecto nació en el municipio de Suacha (para ellos no es Soacha), donde Darkness también tuvo fuertes raíces. Ese vínculo se evidencia en la versión que grabaron de Metalero junto a Arley Cruz (ex Neurosis) y Álex Okendo, líder de Masacre.

Las canciones de Misticia hoy contienen mayoritariamente textos en español y en idiomas originarios como el quechua, el chibcha o el mapudungún (mapuche). En XVA, el álbum publicado en 2019, solo hay una canción en inglés (Thanksgiving Day) porque hace referencia a los iroqueses de los Estados Unidos. Ese disco fue producido por Daniel Bergstrand, el sueco reconocido por su trabajo con Meshuggah, Devin Townsend, Behemoth o In Flames.

“Para nosotros Cerati era lo máximo”, confiesa Diego, y XVA se empezó a grabar en septiembre de 2014, el mismo día en que el cerebro de Soda Stereo falleció. Ahí está la razón para que el disco se abra con Suacha y la frase de “Meses navegando, barco a la deriva”, pero cambiándola para decir que “Nada volverá a ser como fue” con la llegada de los españoles a América. “Fue un homenaje a él, pero cambiándole todo el trasfondo a la canción”.

XVA es un álbum muy interesante, denso, profundo y versátil, uno de esos discos que enseñan cosas y abren nuevos mundos. Fácilmente es una de las producciones más valiosas que el metal colombiano ha ofrecido en muchos años. Sus historias son estremecedoras, y nos recuerdan el pasado sangriento que ha dado forma a este presente lleno de masacres que olvidamos en cuestión de días. Nos dice de dónde venimos para ayudarnos a entender cómo llegamos a esto.

INTERCONTINENTAL: Algunas bandas colombianas de metal han tocado en Europa, pero Misticia ha llegado a presentarse también en el continente africano. Cortesía Prensa Misticia
Previous
Next